Mis blogs

Mis blogs son Altamira (Historia del Arte, Cine, Televisión, Fotografía, Cómic), Heródoto (Ciencias Sociales y Pensamiento) y Mirador (Joan Miró, Arte y Cultura Contemporáneos).

jueves, septiembre 08, 2011

Cronología biográfica de Joan Miró (1893-1983).

1859.
Miquel Miró i Adzeries (Cornudella, 1859-Mont-roig, 1926), padre de Joan Miró, nace en Cornu­della, pueblo del interior de Tarragona. Su padre, Joan Miró ─de quien tomaría el nombre el nieto─, era un modesto herre­ro en Cornude­lla, y su madre Isabel Adzeries (o Adzerias en castellano), también de Cornudella.

1864.
Dolors Ferrá i Oromí (Palma de Mallorca, 1864-Barcelona, 1945), madre de Joan Miró, nace en Palma de Mallor­ca. Su padre, Josep Ferrà, un ebanista ma­llor­quín, había conseguido una saneada posición y su madre, Jose­fa Oromí, era hija de un zapa­tero barcelonés, por lo que Dolors pasará largas tem­po­radas con sus abue­los maternos en Bar­celona, donde cono­cerá a Miquel Miró.

1880.
Miquel Miró, tras un tiempo de aprendi­zaje en Reus, se ins­tala en Barce­lona hacia 1880 como relojero y joye­ro, y con­seguirá al cabo de los años una muy sa­neada situación eco­nó­mi­ca. Estable­ce su domicilio en el 4 del Pasaje del Cré­di­to, y su joye­ría-re­lo­je­ría, El Acua­rium, en la cer­cana Pla­za Real.

1890.
La Sala Parés, fundada en 1877, expone conjuntamente a Casas, Claras y Rusiñol, con un gran éxito que les consagra; repetirán su muestra conjunta en 1891 y 1893, y nuevamente en 1915 para celebrar el 25 aniversario de la primera.

1891.
Miquel Miró y Dolors Ferrà se casan en Barcelona el 11 de septiem­bre de 1891. Miró explicará que sus padres eran muy opuestos: la ma­dre, con una fuerte perso­nalidad e inteligente, al principio opuesta a su carrera artís­tica, pero al final muy interesada en esta; su padre, muy poco imagina­tivo, siempre contrario a su vocación artística.

1892.
Se aprueba el 27 de marzo de las Bases de Manresa, sobre las que se funda el programa político del catalanismo en los siguientes decenios. Torras i Bages publica su Elogi de la paraula, un texto fundamental entre los católicos catalanes, como lo fue muy significadamente la familia de Miró.

1893.
Joan Miró i Ferrà (Barce­lona, 1893-Son Abrines, Palma de Mallorca, 1983) nace el día 20 de abril, entre las 9 y las 10 de la noche. El parto tiene lugar en la casa familiar del Pasaje del Crédito, como el resto de los nacimientos familiares.
Sucede el 7 de noviembre el famoso atentado anarquista del Liceo (Liceu en catalán) de Bar­celona, en una época de fuerte conflictividad social.

1894.
Nace un hermano, Miquel, el 9 de diciembre.
Lluís Millet y Amadeu Vives fundan en Barcelona el Orfeó Català, para promover la música catalana.

1895.
Muere su hermano Miquel, a la edad de cinco meses, el 12 de mayo de 1895.
Joan Maragall publica sus Poesies, poemario que transita del romanticismo al modernismo e influye decisivamente sobre la juventud vanguardista catalana.
Comienza la segunda Guerra de Independencia de Cuba.

1896.
Nace una hermana, Josefa, el 16 de marzo; fallece al poco tiempo.
El dramaturgo Àngel Guimerà estrena en Barcelona Terra baixa.

1897.
Nace la única hermana sobreviviente, Dolors Miró Ferrà, el 2 de mayo; Joan Miró se sentirá siempre muy unido a ella.
Isidre Nonell se instala en París.
Asesinato del presidente del gobierno español, Antonio Cánovas.

1898.
Guerra hispano-americana, que acaba con la derrota española y una gran crisis política, económica, social y cultural en España y Cataluña por la pér­dida de las colonias de Cu­ba, Puerto Rico y Fi­lipi­nas.

1899.
Prat de la Riba y un grupo de catalanistas fundan el diario “La Veu de Catalunya”. Negativa de los contribuyentes catalanes a pagar el impuesto industrial y como protesta cierran numerosos establecimientos comerciales de Barcelona el 12 de octubre y, exacerbados los ánimos, nuevamente entre el 2 y el 16 de noviembre.

1900.
Miró celebra su Primera Comunión. Asiste entre 1900 y 1905 a la escuela de San Antonio, conocida como Academia Marqués por ser un Colegio-Aca­demia pro­pie­dad de los se­ñores Marqués, padre e hijo, en la calle Rego­mir, 13; resulta un mal estudiante, que sólo se aplica en las clases de di­bujo del maestro Civil, que influirá en sus primeros dibujos, probablemente en el libro Cuentos de niñez, probablemente en el libro Cuentos de niñez, que probablemente comienza en este año. Desde 1900 hasta 1910 pasa regularmente las vacaciones de verano entre las casas de sus abuelos paternos en Cornudella y la abuela ma­terna en Pal­ma de Mallorca.
En “Els 4 Gats” se presenta la primera muestra individual de Picasso, antes de su primer viaje a París, y se reúne con varios de los más destacados miembros laicos de la vanguardia barcelonesa: Miguel Utrillo, Casas, Rusiñol, Nonell, Mir, Josep Dalmau, Manolo...
Freud publica su Interpretación de los sueños, fundamento de la teoría sobre el onirismo y la sexualidad que influirá mucho después en los surrealistas.

1901.
Miró realiza sus primeros dibujos datados con seguridad como vasos de flores, una tor­tuga, un paraguas, una herramienta de albañil, una se­sión en casa del pedi­curo...; son piezas muy rea­listas, en las que comienza a usar el color, y que muestran su temprano interés por motivos recurrentes a lo largo de su carrera: la naturaleza, los útiles artesanales, el pie...
Picasso y Casas exponen en la Sala Parés de Barcelona. Picasso inicia su etapa “azul” (hasta 1904).
Prat de la Riba funda la Lliga Regionalis­ta el 25 de abril, que celebra su primer congreso el 24 de mayo bajo su dirección; se convierte hasta 1922 en el par­tido hegemónico en Cataluña. Los catalanistas logran su primer gran triunfo electoral en Barcelona.

1902.
Miró abandona sus cuadernos de dibujos hasta 1905.
Se crea en Barcelona la Junta Municipal de Museos y Bellas Artes, que organiza una gran exposición de arte antiguo en el Museo Municipal de Bellas Artes (en el Salón de la Reina Regente desde su inauguración en 1891 y hasta su traspaso al Museu d’Art i Arqueologia de Barcelona en el Parc de la Ciutadella en 1915), con 1.890 obras de colecciones públicas y privadas que concita el interés del público y la crítica; la familia Miró probablemente la visita. Miró acudirá al parecer a menudo en los años siguientes, hasta 1915.
Huelga general en Barcelona del 16 al 24 de febrero, en petición de la jornada laboral de nueve horas; los disturbios causan 12 muertos y 44 heridos; la protesta acaba con la declaración del estado de guerra; dos años después (16-IV-1904) se fundará la Caixa de Pensions de Barcelona con la finalidad de ayudar a las víctimas.
Se proclama el 17 de mayo la mayoría de edad del rey Alfonso XIII, cuyo reinado sufrirá una grave y permanente inestabilidad política: entre 1902 y 1923 se suce­den 32 gobiernos, con 16 presi­dentes.

1903.
Miró acaba a los diez años la primera etapa de formación primaria e inicia la segunda: es un mediocre alumno de Geografía y aun peor de Matemáticas; sueña con ser ingeniero o mé­dico.
Muere Paul Gauguin, uno de los pintores que más admirará Miró en su juventud.
Se prepara en París la Entente Cordiale entre Francia y Gran Bretaña, iniciando el juego de alianzas que llevará a la Gran Guerra.

1904.
Miró continúa la segunda etapa de formación primaria y sigue sin dibujar.
Nace Pilar Jun­cosa Iglesias, futura esposa de Joan Miró, el 18 de julio, en la casa fami­liar de la calle Minyo­nes, 11, de Pal­ma. Sus padres, Lam­berto y Enrique­ta, tenían oríge­nes catala­nes. Lamberto Juncosa consiguió una excelente posi­ción económica, como industrial y comerciante de muebles.
Picasso se establece definitivamente en París, siguiendo la estela de tantos otros artistas españoles de vanguardia. Los fauves se muestran en París, iniciando uno de los movimientos que influirán más a Miró en su juventud. El Salon d’Automne muestra retrospectivas de Redon, Renoir, Toulouse-Lautrec y Cézanne.
La Lliga Regionalista catalana se escinde en dos ramas, conservadora y progresista. Visita del rey a Barcelona en abril; se suceden actos de afirmación catalanista.

1905.
Miró termina la enseñanza primaria y comienza la secundaria, con malas notas.
Inicia una serie de dibujos fechados en 1905 por el artista, que parecen tomados de fotos y dibujos y serían ejercicios didácticos (en dos casos hay una nota del maestro).
Es el año de la consolidación del noucentisme, el movi­mien­to que dominará la vida cultural y artística catalana durante la juven­tud de Miró. Prat de la Riba publica El nacionalisme català; Eugeni d’Ors comienza a publicar sus glosas.
El Salon d’Automne de París (18 octubre-24 noviembre 1905), presidido por Auguste Renoir y Eugène Carrière, muestra antológicas de Ingres y Manet, y por primera vez a los fauves (Matisse, Manguin, Derain, Guérin, Valtat, Puy, Vlaminck), provocando el escándalo entre la crítica y el público, y el interés de los jóvenes pintores. En Dresde se forma el grupo Die Brücke (El Puente) con Ernst Ludwig Kirchner, Erich Heckel, Karl Schmidt-Rottluff y Fritz Bleyl.
Oficiales del ejército español atacan el 25 de noviembre las redacciones de “Cu-Cut” y “La Veu de Catalunya”.
Termina la guerra ruso-japonesa y estalla la primera revolución rusa.

1906.
Miró pasa el verano en Cornudella y Mallorca. Continúa sus cuadernos de dibujos, especialmente el primero que se ha conservado íntegro (FJM 44-94), elaborados a lápiz, car­bon­cillo, san­guina y pastel, y tomados al natural en Cornude­lla y sus con­tornos, y en Ma­llorca, con sus bar­cas y molinos.
D’Ors publica las Glosas y Prat de la Riba La nacionalitat catalana. Se celebra el I Congrés Interna­cional de la Llengua catalana.
Muere Paul Cézanne, en el decenio siguiente uno de los maestros de Miró en la composición, el colorido y la mirada sobre la naturaleza. El arte africano inicia su influjo en los coleccionistas y en la vanguardia parisina: Braque, Derain, Matisse, Picasso, Vlaminck...
Nace el 3 de agosto el movimiento político Solidaritat Catalana, coalición elec­t­oral conformada por la Lliga y otros par­tidos catalanistas.

1907.
Miró suspende ese curso de la enseñanza secunda­ria (en esa época el Bachillerato duraba seis años), al parecer en el Instituto Provincial de Barcelona, y abandona la enseñanza oficial. Su padre, como miembro de una fami­lia de tradición artesa­na, pretende que al menos tenga una preparación profesional y le matri­cula en la Escuela de Comercio de Bar­celona, con la previsión de en­viarle luego a Londres con su tío materno, que tenía un impor­tante negocio; estudia contabilidad entre 1907 y 1910.
Miró c­onsigue, a cambio, ini­ciar su forma­ción ar­tís­tica en la Es­cuela de Bellas Artes de la Llot­ja de Bar­ce­lona (1907-1910), donde es discípu­lo, en las clases de ense­ñanza libre (para alumnos no matricula­dos en todo el cur­so de la Llotja), primero hacia 1907-1909 con Modest Ur­gell Ingla­da (pai­sa­je) y hacia 1908-1910 con Jo­sep Pascó Merisa (ar­tes decorati­vas). Am­bos le influyen profun­da­men­te en su técnica y temáti­ca. Coincide en la Llotja con su vecino Joan Prats (artista frustrado, sombrere­ro de presti­gio, gran animador cultural), con el que man­tendrá desde 1913 una estrecha a­mistad, que durará toda su vi­da.
Picasso pinta Les demoiselles d’Avignon. Derain esculpe El hombre sentado, una de las primeras esculturas de influjo africano. Cézanne tiene una retrospectiva póstuma en el Salon d’Automne. Kahnweiler abre su galería en París. Se funda en Berlín el Deutscher Werkbund, fusionando arquitectura y diseño industrial.
Solidaritat Cata­lana obtiene el 21 de abril hay un gran triunfo electoral. Prat de la Riba es elegido Presidente de la Diputación de Barcelona y crea el Institut d’Estudis Catalans, que realizará una extraordinaria labor favorable a la normalización de la len­gua catalana.

1908.
Miró estudia paisaje con su maestro romántico Modest Urgell, que le influye en la composición, el gusto por los espacios vacíos y el sen­timiento poé­tico de los paisajes nocturnos. Realiza en este año una serie de dibujos al lápiz grafito y gouache y su técnica mejora lenta­mente. Ejecuta su primera pintura catalogada, un pequeño óleo titulado Paisaje.
Aparece públicamente el movimiento cubista, de la mano de Picasso y Braque, que influirán decisivamente en Miró en el decenio siguiente. Las ideas estéticas se debaten con pasión entre los vanguardistas: Henri Matisse teoriza sobre el colorido en Reflexiones sobre la pintura para “La Grande Revue” (XII-1908) ─que Miró lee con provecho en los años siguientes─ y Wilhelm Worringer plantea el estilo de la abstracción en Abstraktion und Einfühlung (Abstracción y empatía) y defiende que los pueblos nórdicos propenden a la abstracción y los mediterráneos al naturalismo, una teoría que influye decisivamente sobre los noucentistas catalanes. Apollinaire publica L’Enchanteur pourrissant, ilustrada con grabados de Derain; esta obra inspirará algunas imágenes de Miró en los años 20.
El 2 de enero se suspenden en Barcelona las garantías constitucionales a causa del terrorismo anarquista. Lerroux funda el Partido Radical, que desarrolla una política anticatalanista entre los obreros y la pequeña burguesía de Cataluña.

1909.
Miró estudia artes decorativas con su maestro modernista Josep Pascó, que le influye con su de­corativismo y gusto por el arte popular.
San­tiago Segura inaugura en Barcelona la galería El Faianç Ca­talà, pro­motora del arte de vanguardia, a cuyas exposiciones acudirá a menudo Miró. Aparece en Barcelona la revista satírica “Papitu”, con ilustraciones de ‘Apa’, Aragay, Gris, Junoy, Lata, Nonell, Pidelaserra...; será una de las lecturas favoritas para el joven Miró y muchos otros artistas catalanes.
Marinetti publica en “Le Figaro” de París (20-II-1909) el Manifiesto del futurismo, primera proclama de modernidad que influye, entre otros, en los artistas italianos Balla, Boccioni, Carrà, Russolo y Severini (que publican su Manifiesto técnico de la pintura futurista en Milán en 1910); en Barcelona sobre la poesía de Salvat-Papasseit y la pintura cubofuturista de Miró a finales del siguiente decenio; y muestra el instrumento del panfleto político-estético a los dadaístas y surrealistas.
En las elecciones municipales de mayo Solida­ritat Catalana, dividida el año anterior, sufre una derrota ante el parti­do repu­blicano radi­cal de Lerroux. Acontece la Semana Trágica de Bar­ce­lona, del lunes 26 al sábado 31 de ju­lio: es una revuelta popu­lar contra el envío de tro­pas a la gue­rra de Ma­rruecos, con deriva­ciones sociales y anti­cle­ri­ca­les (son incendiados sesenta esta­blecimientos eclesiásti­cos); sucede una fuer­te represión, en la que es fusi­lado el pedagogo anarquista Fran­cesc Fe­rrer i Guàrdia.

1910.  
Los padres de Miró compran al mar­qués de Mont-roig (un pueblo en la co­marca del Baix Camp de Tarrago­na, cerca de la costa) la masía Ferratges, que al cabo se llama­rá Mas Miró; será un lu­gar funda­men­tal en la vida y obra de Joan Miró. La familia tendrá pronto un só­lido papel social en el seno de esta comunidad rural: en su casa se rea­li­zan concurridos reci­ta­les de pia­no y en su amplia capi­lla se ce­le­bran las misas dominicales para los pro­pieta­rios y campesi­nos del lla­no circundante.
Miró termina sus estu­dios en la Escuela de Comer­cio y hace una breve visita veranie­ga a Ma­llorca (no volverá hasta 1915). Tras su regreso a Barcelona su pa­dre le co­loca como meri­to­rio de con­ta­bi­lidad en la drogue­ría de Can Dal­mau i Oli­veres (entonces de las más importantes de Barcelona; en los años 30 tuvo incluso una afamada filial de artes gráficas), sita en las Ramblas. Su desagradable trabajo acentúa el ca­rácter soñador y rebel­de del artis­ta; no se adap­ta y probable­men­te es des­pedido o abandona al poco tiem­po­­­­­, hacia abril de 1911. Mien­tras traba­ja en la dro­guería, prosigue los estu­dios nocturnos en la Llotja hasta noviembre.
Es posible que Miró participe por primera vez, con traba­jos reali­zados en la Llotja, en una exposición colectiva de retratos y dibujos antiguos y modernos que organiza el Ayuntamiento de Barcelona.
Se constituye en Barcelona el grupo “Societat de Les Arts i els Artistes”, cuyo primer salón se abre en abril y que duran­te veintiséis años representará el Aarte oficial” novecentista, aunque abierto a la modernidad del periodo de entreguerras. Gaudí termina la Casa Milà (o La Pedrera), un edificio que fusiona en un todo la arquitectura funcional y orgánica con la escultura de la naturaleza; Miró admirará sus formas onduladas e imaginativas.
Picasso y Braque experimentan el cubismo analítico. Kandinsky pinta su primera acuarela abstracta. Freud analiza la inspiración en el instinto sexual y el onirismo de los artistas en Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci, libro asumido por Breton, Dalí y otros surrealistas como un canón de interpretación del arte.
En España comienza el gobierno de Canalejas el 2 de febrero, que emprende audaces reformas. Se producen manifestaciones el 2 de octubre en Barcelona y en gran parte de España contra su política anticlerical.  

1911.  
Joan Miró reside en Barcelona a principios de año, trabajando en la oficina del almacén de Dalmau i Oliveres. A principios de abril, durante las vacaciones de Pascua, Miró viaja a Palma de Mallorca, y comunica por carta a sus padres su intención de abandonar su empleo para dedicarse a la pintura. Sus padres rechazan su petición.
Una epidemia, posiblemente de tifus, afecta a Miró, quien explicará mucho después que se debió a una ten­sión nerviosa (¿una de­pre­sión?), probablemente en la primavera de 1911, guardando cama durante un mes (¿abril-mayo?). A continuación, convalece unos dos meses (¿mayo-junio?) en la masía de Mont-roig, donde se repone por completo y al fin consigue que su familia acepte su decisión de dedicar­se ex­clu­sivamente a la pintu­ra, aun­que se le reco­mienda que, para poder vi­vir, ­haga la carrera de sacer­dote o militar. Miró vuelve a Mont-roig, para pasar el verano (julio-septiembre), iniciando así esta larga costumbre.
Miró pinta en 1910-1911 gran­des paisajes al pas­tel. Visita en abril la exposición <Joaquim Sunyer> (11-30 abril) en el Faianç Català, que le impresiona profundamente, y visita también la exposición <Nonell> en la misma galería, y acude asimismo a la *<VI Exposición de Arte In­ter­na­cio­nal­> de Barcelona, en la que él participa con una obra (es su primera exposición colectiva indubitablemente documentada) y exponen la mayoría de los modernistas catalanes, un referente estético suyo en estos años.
Mueren en Barcelona el poeta Joan Maragall y el pintor Isidre Nonell, ambos muy admirados por Miró y los jóvenes vanguardistas catalanes. D’Ors dirige en febrero la publicación del Almanach dels noucentistes, con el que arranca el noucentisme en Cataluña, un movimiento intelectual y artístico que influye decisivamente sobre Miró y sus contemporáneos. D’Ors publica también la novela La ben plantada, que configura el ideal femenino de los noucentistas y el joven Miró.
El pintor impresionista Darío de Regoyos expone setenta obras en el Faianç Català del galerista Segura. Se funda en Múnich el grupo expresionista alemán “El Jinete Azul” (Kandinsky, Jauwlensky, Kubin, Marc...). Kandinsky comienza a teorizar sobre el arte abstracto en De lo espiritual en el arte y en la pintura en particular; sus ideas serán leídas y en parte asumidas, sobre todo el simbolismo y la composición espacial del colorido, por Miró y muchos vanguardistas.
Se funda en Barcelona el sindicato anarquista CNT, que hasta 1939 será el dominante entre la clase obrera catalana. Se aprueban las bases de la Mancomunidad de Cataluña el 17 de octubre. Nueva crisis internacional debido a las pretensiones sobre Marruecos de Francia y Alemania.

1912.


Joan Miró se matricula en la Escola d’Art de Francesc Galí, en la calle Cucuru­lla, en la que permanecerá hasta el vera­no de 1915. Acude a las clases, de tres a cinco de la tarde, y se queda a menudo a las audiciones de música y las lecturas de poesía que se hacen des­pués. Galí aplica una nueva pedago­gía: modelo natural, dibujo de sensaciones táctiles, excursiones y visitas a museos. Miró coincide en la acade­mia de Galí con los artistas ­Jo­sep Aragay, Ra­fael Benet, Heribert Casany, Marià Es­pinal, Jaume Mercadé, Joan Prats, En­ric Cristòbal Ri­cart y Josep Fran­cesc Ràfols; y tal vez conoce a Josep Llorens Artigas. Su amistad con Prats es algo posterior, a partir de 1913-1914 en el Cercle de Sant Lluc, mientras que la que enta­bla con Ricart y Ràfols será muy intensa durante bastantes años hasta que entrará en crisis durante su estancia en París.
Miró visita en las Galerías Dalmau las exposi­ciones de *<Miniaturas per­sas> (15 enero-15 febrero 1912), que influyen en su iconografía de los próximos años, y *<Arte cu­bista> (20 abril-10 mayo 1912), que cuenta con obras parisinas del español August Agero, Du­champ (su famoso Nu descendant un écalier), Gleizes, Gris, Laurencin, Le Fauconnier, Metzinger..., que son su primer contacto con el cubismo. Posiblemente visita en las Galerías Dalmau una exposición de artistas polacos residentes en París, como Mela Mutermilch, Nadelman, Zak...; la exposición de dibujos del periodo azul de Picasso (febrero); y la última exposición del impresionista Regoyos; y probablemente también contempla en el Cercle de Sant Lluc la *<Primera Exposición Internacional de Evoluciones Últimas del Arte> (desde 2 junio), con 54 obras posimpresionistas, puntillistas, fauvistas...
Aparece en Barcelona la revista satírica “Picarol”, con la participación de destacados artistas vanguardistas catalanes. Los futuristas italianos presentan una gran exposición itinerante por París (Galerie Bernheim-Jeune en febrero), Londres, Berlín, Bruselas, La Haya y Amsterdam; su éxito llega a la prensa de Barcelona, donde el futurismo se pone de moda.
Ocurre el asesinato del presidente del gobierno español José Canalejas el 12 de noviembre.

1913.
Joan Miró se matricula el 15 de oc­tubre en el Cercle Artís­tic de Sant Lluc, una asociación de artistas que también fun­cio­na como academia libre de dibujo, en la que sobre todo se asiste a sesiones de modelo. Lo frecuentan el arqui­tecto Anto­ni Gau­dí, Prats y Ràfols, y allí Miró conoce al or­febre Ramon Sunyer, el pintor Josep Obiols y Vicenç Nubiola. Consolida su amistad con Prats. Participa de inmediato en las concurridas exposiciones colectivas de la institución.
Miró realiza en 1913-1918 muchos cuadernos de desnudos, dibu­jos de bailarinas, personajes de circo y del music-hall, así como escenas de la calle y el puerto, que toma del natural al salir de la Academia y del Cercle, acompañado en esa época por su amigo Joan Prats y después también por Sebastià Gasch.
Apolli­naire, André Billy, André Salmon, Tudesq y René Dali­ze publican la revista “Les Soirées de Paris” (noviembre 1913 a agosto 1914, luego siguió más esporádicamente hasta 1918, con un equipo editorial más reducido, debido a que la mayoría de sus miembros fueron movilizados), que defiende la cultura y el arte de vanguardia, y es una impor­tante plataforma inte­lectual de la vanguardia parisina; Miró probablemente la conoció a finales de 1913 o más adelante en 1914-1915. Apollinaire publica el libro Los pintores cubistas, donde defiende a sus amigos Picasso y Braque, que dentro de la poética del cubismo sintético, experimentan con los primeros collages y la incorporación de letras en los cuadros. Comienzan las exposiciones de arte contemporáneo en el “Armory Show” de Nueva York, con notable éxito y escándalo; la controvertida selección pasa después a Boston y Chicago.
Se aprueba la concesión de la Mancomunidad a Catalu­ña. Pompeu Fabra establece a través del Institut d’Estudis Catalans las normas ortográficas de la lengua catalana.
Estalla una nueva guerra en los Balcanes, anunciando la Gran Guerra.

1914.
Joan Miró esta­blece con una joven relaciones sentimentales, que duran hasta finales de año. Alquila en el otoño su primer taller, compartido con Ri­cart, en la calle Arc de Jonque­res, hasta 1916, en donde reci­birán a varios artistas; será asidua Lola Anglada, una de sus mejores amigas en esta época. Durante el verano-otoño estalla una viru­lenta epide­mia de tifus en Barcelo­na, con miles de vícti­mas mortales, lo que lleva al cierre el 24 de octubre de varias fuentes públicas; a pesar de ello, los Miró vuelven a Barcelona hacia octubre; su madre contrae el tifus a finales de noviembre y está a punto de morir; a finales de diciembre Miró la acompaña en su convalecencia en Calde­tas.
Miró comienza a pintar su pri­me­ra serie de pin­turas: El campesi­no, El boti­jo, Paisaje de Mont-roig y Casa de Poca, que denotan una variada influencia vanguardista. En esta época lee poesía francesa y tal vez descubre a Apollinai­re en su re­vis­ta de van­guardia “Les Soirées de Paris”.
Se suspenden las obras del Parque Güell que dirige Gaudí.
Picasso, Braque y Gris componen las primeras obras con técnica de assemblage, que revoluciona la escultura moderna, y será con el tiempo el método favorito de Miró en esta faceta. Los artistas de vanguardia europeos sufren la guerra: muchos son movilizados y en la contienda algunos mueren y otros son heridos, muchos abandonan sus países para refugiarse en lugares neutrales; al tiempo se interrumpen las exposiciones y el mercado del arte se hunde. Muchos artistas catalanes instalados en París vuelven a Barcelona entre este año y el siguiente: Hermén Anglada Camarasa, Ricard Canals, Enric Casanovas, Pablo Gargallo, Manolo Hugué, Joaquim Sunyer... lo que revitaliza el ambiente artístico barcelonés ya antes de que se refugien a lo largo del conflicto muchos artistas europeos.
El 6 de abril se constituye la Mancomunidad de Catalu­ña, con Prat de la Riba como presidente; la nueva institución realiza una im­portante labor política, económica y cultural.
Estalla en agosto la Gran Guerra: España se declara neutral pero se divide en dos bandos, muy evidentes en Cataluña: los mayoritarios francófilos (progresistas, entre los que se conta­rá Joan Miró) y los germanófi­los (conservadores). Miles de volunta­rios catalanes lu­charán en las filas francesas. Varios artistas europeos de vanguardia comienzan a refugiarse en Cataluña.

1915.
Joan Miró permanece con su madre convaleciente en Cal­detas desde enero a mediados de marzo. La lejanía rompe su primer noviazgo, pero se repone en­seguida. Es convocado en enero para cumplir el servicio militar y su padre sólo paga una liberación par­cial; Miró repartirá su tiempo de nue­ve meses a lo largo de tres años, de 1915 a 1917, con una gran flexi­bili­dad puesto que se le destinó a cubrir bajas, con un primer pe­riodo (tercer trimestre de 1915) en Mallorca y los dos siguientes (cuartos trimes­tres de 1916 y 1917) en Bar­celo­na, en el Regimiento de In­fante­ría Ver­ga­ra, nº 57, 1º Batallón, 4ª Compañía de ametralla­doras. Sus ideas reli­giosas y morales en esta épo­ca son muy con­serva­do­ras.
Miró trata en la Academia Galí al futuro ce­ra­mista Jo­sep Llo­rens Ar­ti­gas, al que tal vez ha conocido antes. Desde el verano deja sus estudios con Galí al pasar este a di­rigir la oficial Escola de Bells Oficis. Fre­cuenta mucho más el Cer­cle Ar­tís­tic de Sant Lluc junto a su grupo de amigos y seguirá su curso de modelado y sus sesiones de dibujo con modelos humanos desnudos entre 1915 y 1918 (des­pués sólo acudirá en el Cer­cle para asistir a algunas reu­niones), lo que se plasma en numerosos dibujos.
Pasa el principio del verano en Mont-roig y luego presta su primer pe­riodo de servicio militar durante el verano (probablemente antes de 10 de junio, aunque contando oficialmente como periodo de ju­lio-septiem­bre), que transcurre en su mayor parte en un cuartel de Mallor­ca. Vuel­ve en octubre a Mont-roig y luego a Barcelona, donde sigue trabajando en el taller de l’Arc de Jonqueres.
Sigue leyendo poesía francesa (probablemente Apollinai­re). Visita, junto a Ricart y Ràfols, en las Galerías Dalmau la exposición <Kees van Dongen> (23 diciembre 1915-6 enero 1916).
Pinta desnudos femeninos bajo la influencia de su maestro Galí. En Mont-roig pinta paisajes y bodegones influidos por Van Gogh, Gauguin, Cé­zanne, Matisse y los fauves, pero aún no mues­tra el influjo del cubismo.
Santiago Segura inaugura en agosto las Galerías Layetanas, nuevo nombre (por ampliación del local) del Faianç Català. La Sala Parés expone una vez más una colectiva de Casas, Clararó y Rusiñol con gran éxito. Se abre el Museu d’Art i Ar­queologia de Bar­celo­na, el 7 de noviembre, después de 11 años de obras, en el anti­guo polvo­rín de la Ciudadela, creado por la Junta de Museus de la Manco­muni­dad.
Malevich da a conocer el suprematismo, una tabula rasa sobre la que edificar un arte esencial; su impacto llega pronto a la abstracción geométrica e indirectamente influirá en el despojamiento de las obras de madurez de Miró. Duchamp y Picabia se refugian en EE UU.
La Lliga Regionalista vence por fin en las municipales de Barcelona, tras doce años de dominio republicano. La Gran Guerra sigue dividiendo en dos bandos el país, al tiempo que favorece una gran prosperidad agrícola e industrial, aunque con una grave inflación.

1916.
Joan Miró reside en Barcelona (invierno-primavera) y en Mont-roig (verano). Conoce al gale­rista Josep Dalmau, gran im­pul­sor de la vanguar­dia en Barce­lo­na. Por derribo del edifi­cio del taller ante­rior, Miró y Ricart se trasladan en el otoño a un nuevo ta­ller, en la calle Sant Pere més Baix, 51, cer­ca de la ca­te­dral; Ràfols estuvo a punto de compartirlo con ellos.
Pinta bajo la influencia de Cézanne, el fauvismo y la incipiente del cubismo obras paisajísticas de su pueblo, Barcelona y una serie de bodegones.
Pasa su segundo periodo de servicio militar, del 1 de oc­tubre al 31 de diciem­bre, en Barcelona. Visita en las galerías Dalmau la exposición <Albert Gleizes> (29 noviembre-12 diciembre 1916).
Mueren en la guerra los futuristas italianos Umberto Boccioni y Antonio Sant’Elia. Fallece el 6 de julio el pintor simbolista Odilon Redon, un destacado precedente de surrealismo y muy admirado por Miró. El dadaísmo comienza sus actos el 21 de febrero en el Cabaret Voltaire de Zúrich, liderado por Arp, Ball, Janco, Tzara...; su pensamiento transgresor fecunda las vanguardias y llega a Miró poco después. Picabia reside en Barcelona desde agosto de 1916 hasta marzo de 1917, sin que se produzca un contacto cierto con Miró.
Muere el 6 de febrero el obispo de Vic y activo pensador católico Josep Torras i Bages, muy admirado por los catalanistas católicos, entre los que se cuenta Miró. Josep Jujol concluye las obras de la modernista Torre de la Creu en Sant Joan Despí, fruto de una imaginación desbordante con grandes afinidades con las bioformas del Miró maduro, que admirará asimismo su técnica del “trencadís”.
En las elecciones legislativas españolas de abril se produce la victoria en las circunscripciones de Cataluña de la Lliga Regionalista.
La Gran Guerra languidece con terribles pérdidas humanas, culminadas en la batalla de Verdún. La opinión pública aliadófila se organiza en España.

1917.
Joan Miró establece una relación permanente con el galerista Josep Dal­mau, que será su marchante en sus primeros años. En las Galerías Dalmau, gran punto de reunión de artistas y escritores, trata (tal vez sólo superficialmente) a Gleizes, los Delau­nay, Marie Laurencin, Max Jacob y probablemente escucha a Fran­cis Pi­ca­bia y conoce al crí­tico Mau­rice Ray­nal (después uno de sus mejores introductores en París). Entabla amistad con J. V. Foix, con el que coincide como soldado en la misma leva, cuando acostumbran salir juntos del cuartel; Foix le introduce en la poesía de vanguardia y le presenta al poeta y crítico Josep Maria Junoy. Miró vi­si­ta en el Palau de Belles Arts de Barcelona la enorme *<Exposition d’Art Fran­çais> (23 abril-1 julio 1917) orga­ni­zada por Vollard, donde fi­guran en­tre otros Dau­mier, Courbet, Degas, Manet, Gauguin, Cé­zanne, Monet, Seu­rat, Toulou­se-Lautrec, Bonnard, Vuillard, Re­don y Matisse. Desde esta épo­ca lee con mucha más frecuencia poesía fran­cesa (Bau­delaire, Ma­llarmé, Rimbaud, Ver­laine, y ahora o tal vez ya el año anterior Le Poète assassiné de Apo­llinai­re...) y revis­tas de van­guardia como “Sic” (1916-1919), “Nord-Sud” (1917), “391” (1917).
Pasa el verano en Mont-roig. Cumple en Cata­lu­ña su tercer y último periodo de servicio mili­tar, durante unos días de agosto (hacia 18-25), en los que su regi­mien­to par­ticipa en la re­presión de la revolución (aunque Miró no dispara) y en oc­tubre-di­ciem­bre (en este tiempo lee a Apollinaire y Van Gogh y continúa pintando).
El 10 de noviembre asiste en el Liceo de Barcelona con su amigo Prats a la re­presenta­ción del ballet Pa­ra­de, con decorados de Picasso, a quien tal vez sólo le presen­tan; probablemente también asiste a las representaciones de El pájaro de fuego y de Cleopatra; su interés por la danza se plasma en sus primeros dibujos de bailarinas. Visita en las Galerías Dalmau la exposición <Rafael Barradas> (1-15 diciembre 1917), al mismo tiempo que otra de Torres García.
Multiplica su productividad, con una gran seguridad técnica y estética, incorporando rasgos cubistas y futuristas, y elementos simbólicos recurrentes en el resto de su obra (la mujer, la luna, los pájaros). Pinta en abril el Retrato de Vicenç Nubiola, y acude asiduamente a la fábrica de chocolate Cunill, donde se reúnen varios amigos. Pinta varias obras de predominio fauvista, durante el verano: paisajes de Mont-roig y los pueblecitos vecinos, como Pra­des, Ciurana (o Siurana), Cornudella, Cambrils, Vilanova; bodegones, retratos de ami­gos y conocidos, su primer auto­rretrato y asimismo su primer desnudo de una mujer sentada.
Mondrian y Van Doesburg publican el primer número de la revista neoplasticista “De Stijl” y desarrollan una pintura abstracta geométrica. Duchamp escandaliza al enviar un urinario, su ‘ready-made’ Fontaine, al Salon des Indépendants. Mueren el escultor Auguste Rodin (17 de noviembre) y el pintor Edgar Degas. El poeta Reverdy publica la revista “Nord-Sud”. El ballet vanguardista Pa­ra­de se estrena en mayo en el Thëàtre du Châtelet de París, con música de Satie, dirección de escena de Cocteau, coreografía de Massine, y decoración y vestuario de Picasso; el programa contiene un texto de Apollinaire con la primera referencia al “su-réalisme” (Miró contemplará este ballet en noviembre en Barcelona). Apollinaire estrena el 24 de junio su obra Les Mamèlles de Tirésias, subtitulado “un drame surréaliste”, que será una importante fuente literaria para Miró en los años 20.
Un numeroso grupo de artistas y escritores extranjeros: Arthur Cravan, Albert Gleizes, Marie Laurencin..., se refugia en Barcelona, donde Picabia publica la revista “391”, bajo los auspicios de Dalmau. El escultor Manolo Hugué expone con éxito en las Galerías Layetanas de Barcelona.
En Espa­ña hay un gran malestar económico-social, debido a la in­fla­ción ocasionada por la I Guerra Mundial y la guerra de Ma­rrue­cos. Se encona una gra­ve cri­sis políti­ca, iniciada por los oficia­les (reunidos en las Jun­tas de De­fen­sa militar), seguida por la burguesía catalana (Cambó exige la convocatoria de Cor­tes), por los radi­cales re­publicanos y por el proletariado organizado por so­cialistas y anar­quis­tas. Se reúne una Asam­blea de Parla­menta­rios que pide unas Cor­tes Cons­ti­tu­yentes, un pac­to repu­blicano y la autonomía ca­tala­na. Todo culmina con la huelga gene­ral revo­lu­cionaria del 13-17 de agos­to, que es sometida por el Ejér­ci­to, con el apo­yo de los parti­dos monár­quicos y de la bur­gue­sía (en Cataluña la Lli­ga). La re­presión en Bar­celona causa 32 muertos, cien­tos de heridos y 2.000 deteni­dos (entre ellos el destacado político catalanista Com­panys). Desde este momento el ejército vuelve a tener una activa in­ter­vención política, como en los peores momentos del siglo anterior. Comien­za un periodo de breves gobiernos de concen­tración en los que inter­vienen casi todos los partidos del sis­tema de la Restauración: entre 1917 y 1923 hay trece cambios de gobierno y treinta crisis par­ciales, lo que ahonda la imagen de irrepa­rable crisis en la política es­pañola.
El líder catalanista Prat de la Ri­ba muere el 2 de agosto. Puig i Cada­falch le su­cede el 29 de noviembre en la presiden­cia de la Mancomu­ni­dad. La Lliga Regionalista se modera y, como el resto de la burguesía española, atemorizada por la crisis general y la amenaza de una revolución, colabora en el Gobierno cen­tral (Cambó es ministro), sin con­seguir empero una ma­yor autono­mía para Cataluña, así que los catalanistas más progre­sistas se alejan de ella.
Estalla la re­volución rusa de febrero y tras un tiempo sigue en octubre el triunfo de la revolución comunista, dando inicio a lo que con el tiempo será la URSS. EE UU declara la guerra a Alemania el 2 de abril, lo que precipitará la pronta victoria aliada.

1918.
Joan Miró celebra en febrero su primera exposición individual, en las Galerías Dalmau, con un total fracaso de pú­blico, un gran escándalo y una mala o solo re­gu­lar acogi­da de la crí­ti­ca, excepto de su amigo Arti­gas en “La Veu de Catalunya”. Miró comienza a pensar en viajar a París y establecerse allí.
Participa en la fundación en fe­brero de la Agrupació Courbet, impulsa­da sobre todo por Llorens Artigas. Con este grupo partici­pará en tres ex­po­siciones colec­tivas en 1918-1919: las Exposicio­nes de Pri­ma­vera del Ayuntamiento de Bar­celona en 1918 y 1919 y una de di­bujos en las Galerías Layeta­nas en mayo de 1919, las dos pri­meras dentro de la representa­ción del Cercle de Sant Lluc, del que empero Miró se aleja desde 1918, en parte por entender que la nueva direc­tiva está abandonando el con­ser­vaduris­mo religioso en el que cree.
Profundiza su amistad con los poetas Salvat-Papas­seit, de la revista “Arc Voltaic” (dibuja un desnudo femenino para la por­tada del nº 1, de febrero) y Josep Maria Junoy y Foix, redactores de la re­vista “Troços” (titulada “Tros­sos” desde el nº 4, de marzo, en el que Miró pu­bli­ca un dibujo).
Posiblemente visita en marzo la exposición “vibracionista” de Barradas en las Galerías Dalmau.
Tal vez pinta antes del 8 de abril los retratos de Heribert Casany y Raimon Sunyer.
En abril, durante las vacaciones de Pascua, visita Mallorca y se relaciona con su amigo Bar­tomeu Ferrà; el 14 está en Pollença. El 11 de junio asiste a la representación por los Ba­llets Rusos de Pe­trushka, de Stravinski, en el Liceo de Barcelona.
Entre el 1 de julio y principios de diciem­bre reside en Mont-roig, donde pinta paisajes y bodegones con un nuevo esti­lo, realista y detallista, influi­do por la miniatura persa, la pintura chi­na, el románico, el primitivismo ingenuista del Aduanero Rous­seau. Des­tacan los paisajes La casa de la palmera, El huer­to del as­no, El sendero y Tejar en Mont-roig, el Bodegón del molinillo de café, y el Desnudo de pie.
Planea hacer un viaje en otoño a Madrid, para una exposición del grupo Courbet y conocer la obra de Goya y El Greco, pero la amenaza de la terrible epidemia de gripe de aquel otoño hace que él y su familia se queden en Mont-roig.
A principios de diciembre vuelve a Barcelona y trabaja en su taller, pero Ricart deja en algún momento de este año el taller compartido, en el que Miró permanece en solitario hasta 1920, aunque dejándolo ocasionalmente a Ricart.
Estalla una gran conflictividad social en Cataluña. Llega a Barcelona en octubre la gran epidemia de gripe “española”, que mata en Europa a millones de personas, con Guillaume Apollinaire y Egon Schiele entre otros.
Termina la I Gue­rra Mundial con el armisticio del 11 de noviembre.

1919.
Joan Miró reside en Barcelona. En una fe­cha desconocida co­noce al pin­tor y después importante crí­tico Sebas­tià Gasch (quien se ha inscrito en el Cer­cle Artístic Sant Lluc el 22 de ene­ro). Pasa el verano en Mont-roig entre el 29 de junio y 22 de octubre­, realiza excursiones por los alrede­do­res y hace prepa­rati­vos para su primer viaje a París. En noviembre planea exponer en el Salón de Otoño de Barcelona. Deja su ta­ller, probablemente a finales de año o a lo máximo a principios de 1920.
Expone dos veces en Barcelona con la Agrupació Courbet, que se disuelve en la práctica a finales de año. En la Exposi­ción Municipal de la Primavera presen­ta pinturas hechas sobre el Camp de Tarragona, algu­nas del año an­terior: La riera, El forn d’obra, La casa de la palmera.
Pinta pai­sajes, como Pueblo e iglesia de Mont-roig, y varias pin­tu­ras figurativas importantes, como Des­nudo delan­te del espejo, y Retrato de niña (La Vaileta) y Autorre­trato (que formará parte de la co­lección privada de Picasso). Realiza en junio un cartel, finalmente no publicado, para la revista “L’Instant”.
El grupo catalán Nou Ambient expone por primera vez, en las Galerías Dalmau.
Se incrementa la crisis económica que se propaga por el mercado del arte. En París Tzara llega, coincidiendo con el apogeo del foco parisino de Dada, comienza a publicarse la primera obra de escritura automáti­ca, Champs mag­né­tiques, de Bre­ton y Soupault, y se inaugura el Musée Rodin, al tiempo que Matisse expone con gran éxito sus últimas obras en la Galerie Bernheim-Jeune. Muere el pintor Auguste Renoir (2 de diciembre). Se funda la Bauhaus en Weimar, dirigida por Gropius, que reunirá un importante grupo de arquitectos, pintores, escultores, grabadores, diseñadores, profesores de arte...
Fracasan las pe­ti­ciones de una mayor autonomía catalana. Huel­ga en Barcelona de la Canadiense (febrero-marzo), seguida de la huelga general (mar­zo-abril) y el cierre patronal (noviembre); al tiempo que co­mienza el “pistolerismo” con un terrorismo mutuo entre empresarios y sin­dicalistas, durante el mandato del gobernador civil Martínez Anido.
Se firman los tratados internacionales en París que ponen punto final a la Gran Guerra y crean un nuevo orden internacional, dividiendo varios de los imperios anteriores a 1914 y estableciendo el principio de las nacionalidades para configurar los estados-nación en Europa. Se crea la Sociedad de Naciones.

1920.
Joan Miró vive en Barcelona durante los meses de enero-febrero. Los miembros de la Agrupació Courbet, incluido Miró, se reúnen por última vez en febrero y en­tran hacia la primavera en la asociación ‘Les Arts i els artis­tes’, que reú­ne a la mayoría de los artistas noucentistas. Miró no parti­ci­pará en sus acti­vidades, pese a estar de acuerdo con la unión.
Realiza su primer viaje a París: planeado para fines de febrero, llega entonces o el 1 de marzo, y perma­nece hasta fines de junio. Se aloja en el Hôtel de Rouen, rue Notre-Dame-des-Victoires, 13, donde le acogen sus amigos artis­tas Artigas y Ri­cart (ha llegado el 20 de febrero) y los escrito­res Salvat-Papas­seit y Josep Pla. Torres García les visita más tarde, de paso hacia América. Miró visita, junto a Ricart, por primera vez a principios de marzo a Pi­casso, que le impacta es­pe­cial­men­te; en lo sucesi­vo los dos es­tarán unidos por una amistad y una admi­ra­ción re­cí­procas. Vuelve a visitarle en abril, junto a los hermanos Mompou. Probablemente conoce al poeta vanguardista español Pérez-Jorba, pues a su vuelta a Barcelona comunica a Dalmau su dirección, así como la del escritor católico Pierre Reverdy, a quien conoce este año o el siguente por mediación de Maurice Raynal. El 26 de abril visita Reims. El 26 de mayo asiste al famoso festi­val Dadá en la sala Gaveau, en el que participan Ribemont-Dessaignes (Le Célèbre illusioniste) y Tzara (La Deuxième Aventure de monsieur Aa l’Antipyrine); también acuden conocidos suyos de Barcelona, como Charchoune. Miró no pin­ta entonces, aunque sí dibu­ja en la acade­mia de la Gran­de Chau­mière, donde posible­mente conoce al gran pro­fe­sor y escultor Antoi­ne Bourdelle, en­cargado de las clases de dibujo y pintura de desnu­dos. Ade­más visita las ga­le­rías y los museos (con seguridad el Louv­re, el Lu­xem­bur­g y el Rodin), las exposiciones de Picasso y de otros cubistas, y en mayo la expo­sición an­tológica de Odi­lon Redon y otra con obras de Matisse y Rousseau. Con los hermanos Josep y Frederic Mompou visita las colecciones privadas de Durand Ruel y de Pellerin (que cuenta con numerosas obras de Cézanne).
Vuelve a Barcelona a mediados de junio. En el verano, de re­greso a Mont-roig, donde está desde finales de jun­io a mediados de octubre, excepto la primera semana de septiem­bre en Cam­brils, pinta bode­gones, como Bodegón del caballo de juguete, La mesa (Bodegón con conejo), El juego de car­tas­, in­flui­dos por el Art Nouveau y especialmente por el cubismo (el impacto de Picasso es indudable en estas obras), con un mi­nu­cioso deta­llismo y una pre­dilec­ción por los obje­tos y los ani­ma­les de Mon­t-roig. Co­mienza a esbozar los dibujos preparatorios de su pri­mera obra maestra, La ma­sía. En París había previsto pasar la temporada del otoño en Mallorca para pintar paisajes, pero no está confirmada esta estancia. En noviembre-diciembre pinta en Barcelona, en el taller de Josep Dalmau, en la calle Perot lo Lladre.
Salvat-Papasseit publica el folleto Contra los poetas con minúscula (subtitulado Primer manifiesto catalán futurista). Numerosos artistas catalanes se establecen durante temporadas en París, con ejemplos como Miró (parte de los inviernos hasta bien entrada la primavera), Artigas (gracias a una beca se quedará de modo permanente), Ràfols, Ricart, Togores...
Muere el artista Amedeo Modigliani en París el 24 de enero, pocas semanas antes de la llegada de Miró. Breton y Soupault publican el poema automático Les Champs magnétiques.
Se inicia una grave crisis económica en España, que dura hasta finales de 1923. Se padece una gran conflictividad político-social, con numerosos atentados en Barcelona, donde luchan san­grienta­mente la burgue­sía más conservadora apoyada en el Sindicato Libre a su servicio contra la CNT y sus organizaciones más radicales: solo en 1920 hubo casi 400 muertos en las ca­lles de Barce­lona y otros tantos en el resto de España. El Gobierno autoriza la transferencia de servicios de las diputaciones a la Mancomunidad catalana. Nace el Partido Comunista de España (PCE), una escisión del PSOE.
Hacia 1920 el mercado del arte europeo, sobre todo el francés, se recupera a pesa de la crisis económica, y luego se expande extraordina­riamente hasta 1929.

1921.
Joan Miró reside en Barcelona en enero-febrero, pintando varias obras. Parte a Francia hacia el 8-10 de febrero. El 11 de febrero visita con Espinal el Musée Ingres, en Mon­tauban (Francia) y a mediados de febrero llega a Pa­rís y se alo­ja en el ho­tel Inno­va, bou­le­vard Pas­teur, 23. En mayo se traslada al hotel Namur, rue Delambre, 39. Gracias en parte a una mediación de Artigas, el escultor Gargallo le cede el 22 de febrero, para este in­vierno y los siguien­tes, su ta­ller situado en el 45 de la rue Blomet, en el cé­lebre Montparnasse de la ori­lla izquierda del Sena. Mantiene amistad con Max Jacob (a quien probablemente conocía desde 1917) y trata gracias a él a escritores vanguardistas, ­como el dadaísta Tristan Tza­ra, mientras profundiza su relación con Mau­rice Ray­nal, con quien se reúne el 21 de febrero para preparar su exposición parisina y que, a su vez, le presenta este año (o tal vez ya el anterior) al escritor católico Pierre Reverdy. Picasso visita a Miró el 22 de febrero en el Innova y le ofrece mediar para que le visiten unos marchantes y, de resultas pronto ­­­le visi­tan ­Paul Rosenberg (el 26), y Daniel-Henry Kahnweiler (en fecha desconocida). Rompe casi del todo, hacia marzo, su rela­ción de amistad con Ricart, al que volverá a ver sólo espo­rádi­camente en el futuro; su enfrentamiento probablemente se debe a que Ri­cart defiende un estilo siempre fiel a la figura­ción noucen­tista, y a que mantiene una posición católica integrista mien­tras que Miró evoluciona en París a posiciones más moderadas.
El 29 de abril se presenta la primera exposición indivi­dual de Miró en París, en la Galerie La Licorne, en la rue La Boétie, orga­nizada a distanciai por Dalmau y con un prefacio escrito por Maurice Raynal. Pese a las buenas críticas, sufre un fracaso total de ventas. Las obras, propiedad de Dalmau, más tarde pasa­rán por insol­ven­cia de este a Girar­din, director de la galería, y luego las com­prará Pierre Loeb.
Miró posiblemente visita la mayor exposición dadaísta, el *<Salon Dada, Exposition Internationale>, en la Galerie Montaigne (6-30 junio) con 81 obras de Arp, Aragon, Eluard, Péret, Man Ray, Tzara... Miró vuel­ve cansado y frus­trado a Bar­ce­lo­na hacia el 12-13 de junio.
Pasa el verano y casi todo el resto del año en Mont-roig (27 junio-diciembre), donde pinta Bai­larina española, Retrato de una bai­larina española, Desnudo de pie, Bodegón del guante y el periódico, y empie­za a pintar La ma­sía, que ter­mi­nará en 1922 en la rue Blomet de París.
La galería parisina Bernheim-Jeune expone a Dufy y Van Dongen. Alcanza su cenit en Madrid el ultraísmo, movimiento poético que favorecerá a Miró en sus escritos.
Prosigue la violencia social en Cataluña. Eduardo Dato, presidente del Gobierno, es asesinado (su hija Isabel promocionará años después a Miró en París). Se produce desde el 21 de julio el grave Desastre de Annual, en el que es aniquilado el ejército español en Marruecos.

1922.
Joan Miró en enero-marzo reside y pinta en Barcelona, trabajando en La masía. Vuelve a París a finales de marzo o principios de abril, hasta finales de junio. Reside en el hotel de la Haute Loire, 203 del boulevard Ras­pail, y trabaja en el taller del 45 de la rue Blomet, estrechando por fin su amistad con André Masson, un pintor promovido por Kahnweiler, al que Masson trata de acercar nuevamente, pero sin éxito, a Miró. Es probablemente entonces que contempla en el taller de Masson un álbum de reproducciones en color de Klee, su primer contacto con este maestro.
En el taller de Masson y en los cercanos locales de ocio se está formando (un proceso que se alarga entre 1922 y 1924, con fechas distintas para a integración de sus miembros) el lla­mado grupo de la rue Blomet, sin una disciplina unitaria, en el que se reúnen escri­tores jóve­nes, muchos de los cuales se convertirán en importantes amigos de Mas­son y Miró: Antonin Ar­taud, Georges Bataille, Jean Dubuffet, Robert Des­nos, Marcel Jouhandeau, Michel Lei­ris, Geor­ges Lim­bour, Armand Sa­la­crou, Roland Tual (su amistad con Miró es segura desde este año), a los que se su­marán los miembros del gru­po de la rue du Château, formado por Mar­cel Duha­mel, los hermanos Jac­ques y Pierre Pré­vert, Raymond Que­neau, Yves Tanguy. Miró conoce las obras de Arp con biomorfismos, probablemente gracias a Masson y sus compañeros.
Termina hacia mayo La ma­sía, que deposita el 1 de junio en la galería de Léonce Rosenberg, que por una petición de Picasso actúa durante unos meses como su marchante de facto, pero sin entusiasmo. Esta obra culmina y sintetiza todo el primer periodo de Miró, con su mundo rural, el color, el miniaturismo realista, el cubismo, etc. A partir de entonces y notablemente en el invierno comienza su evolución desde una influencia predominantemente purocubista hacia el presurrealismo.
Reside desde principios de julio a finales de año en Mont-roig. Comienza a pintar en Mont-roig una serie de obras, las últimas del estilo detallista, entre las que destaca Interior (La granjera o La masove­ra) (1922-1923).
El 12 de octu­bre se casan en Barcelona su hermana Dolors y el terrateniente gerundense Jau­me Ga­lobart Sanmartí; Pilar Juncosa visita Barcelo­na y Joan Miró se siente atraído por ella, pero su relación no sigue ade­lante pues en esta época ella tiene un novio en Mallorca. Es posible que Miró visite en las galerías Dalmau la exposición <Francis Picabia> (18 noviembre-8 diciembre 1922) y que asista en el Ateneo barcelonés a la conferencia del 17 de noviembre de Breton, que había venido con Picabia para presentar la muestra.
Se produce una ruptura entre Breton y Tzara, lo que acerca el punto final del movimiento Dadá en París, mientras Bre­ton y su grupo más próximo se orientan hacia el surrealismo. El médico alemán Hans Prinzhorn publica sus estudios sobre La creación plástica de los enfermos mentales, que influyen en Klee, Kandinsky, los dadaístas y los surrealistas.
La violencia social continúa en Barcelona. Se escinde de la Lliga Regionalista, en decadencia desde 1919, la Unió Catalana, situada más a la izquierda. El gobernador civil Martínez Anido es relevado el 24 de octubre, pero continúan los asesinatos políticos en la ciudad.
Mus­solini toma el poder como primer ministro en Italia el 30 de octubre; Stalin asciende al mando en la URSS.

1923.
Joan Miró reside en enero-febrero en Barcelona, retenido por una enfermedad de su madre. En París, donde está en marzo-junio, vive en el hotel de la Haute-Loire hasta que alqui­la un apartamento amueblado en la rue Bertho­llet, 10; al mismo tiempo trabaja desde marzo en el taller de la rue Blomet, 45, salvo unos meses (¿abril-junio?) en los que probablemente ocupa el taller de Jean Dubuffet en la Rue Gay-Lussac, hasta que puede alquilar de nue­vo el taller de la rue Blo­met, donde continúa su relación con el grupo de Masson, cada vez más amplio, y conoce probablemente en este año a los escritores Ernest He­ming­way, Evan Ship­man, Henry Mi­ller y Ben­jamin Pé­ret (que entra este año en el grupo de la rue Blomet). Tal vez desde este año practica el boxeo en un gimnasio con el pintor español Manuel Ángeles Ortiz, que ha llegado a París en octubre del año anterior.
Miró lee a Sade, Lau­tréa­mont, Rim­baud, Mallarmé, Jarry, Nietzsche, Apo­lli­naire, Saint-Pol-Roux. Asiste a sendas lecturas públicas de dos obras de Jarry: Le Sur-mâle y Ubu roi. Participa en las sesiones de sueños hipnóticos de Robert Desnos.
Termina ­Interior (La granjera) (o La masovera), una alegoría del campo y de la tierra, y seis bodegones (La espiga de trigo, La lámpara de carburo, Parrilla y lámpara de carburo, Flores y mariposa...)­­, que consigna a Leónce Rosen­berg. El 21 de junio visita Nemours Seine-et-Marne con Michel Leiris y el matrimonio An­dré y Odet­te Mas­son.
Pasa el verano (julio-finales de diciembre) en Mont-roig, don­de comienza a pintar Tierra lab­ra­da, Pai­saje cata­lán (El cazador) y Pas­torale, que denotan un ra­di­cal cam­bio de esti­lo, metaforseando la realidad con un sis­tema de sig­nos.
Pasa el invierno en Barce­lona, hasta mar­zo de 1924 y se rela­ciona con el Grupo de Sabadell: Joan Prat (con el seudónimo Armand Obiols), Francesc Tra­bal y Joan Oliver (muy conocido por su seudónimo poético de Pere Quart), que impul­san la cultura de van­guar­dia.
Mueren el pintor Joaquín Sorolla (10 de agosto) y el ingeniero Gustave Eiffel (27 de diciembre). Se venden en subasta cientos de cuadros de vanguardistas (Braque, Derain, Gris, Léger, Picasso, Vlaminck...), en la cuarta y última parte (las anteriores se vendieron en 1921 y 1922) del embargo Kahnweiler, en el Hôtel Drouot (7-8 de mayo), cuando Miró ya está en París. El fin de esta masiva venta que ha hundido imprevistamente los precios aliviará la crisis del mercado de arte moderno en los años siguientes. Primera exposición de Mondrian en París, en la Galerie Rosenberg. El dadaísmo fenece el 6 de julio, con el postrer enfrentamiento de Breton y Tzara en la frustrada representación de la obra de éste La Soirée du coeur à barbe en el Théâtre Michel, organizada por Iliazd.
En Barcelona es asesinado el dirigente cenetista moderado Salvador Se­guí, y el partido Acció Catalana vence en las elecciones locales a la Lliga Regionalista. El general Primo de Ri­vera ejecuta el 13 de septiem­bre un incruento golpe de Estado en España: co­mienza la Dictadura (1923-1930), que suspende la Constitución y los parti­dos po­lí­ticos e interviene en las instituciones catala­nas; el idioma ca­talán es prohibido en la enseñanza pública y la admi­nistración.

1924.
Joan Miró en enero-febrero alterna Barcelona con Mont-roig. De marzo a junio reside en París, donde vive y trabaja en la rue Blomet, 45, cuyo grupo de poetas y artistas se amplía, aunque su centro lo componen Masson, Jacob, Leiris, Limbour, Péret, Salacrou y Tual; el 5 de mayo Miró asis­te con ellos y Robert Desnos al estreno de la primera performance­ de Raymond Rous­sel, titulada L’É­toile au front, y a la mani­fes­ta­ción que esta pro­voca; el 14 de junio acude a la representa­ción del ballet Mercure en el Théâtre de la Cigale, con música de Satie (que morirá el 1 de julio del año siguiente), coreografía de Massine y decorados y telón de Picasso.
Asimismo par­tici­pa en los experimentos de los poetas del grupo de la rue Blomet. Lee a Rim­baud, Lau­tréa­mont, Jarry, Apo­lli­naire, y probablemente por primera vez las obras de Breton, pese a que no se conocen aún. El in­flujo de la poe­sía vanguardista le lleva a profundizar su cam­bio de estilo y acaba las obras iniciadas el año anterior, transformando el mundo simbólico de La masía, en Tierra lab­ra­da, Paisaje catalán­­ y Pas­toral.
Vive en Mont-roig desde finales de junio a mediados de diciem­bre. Pinta numerosas obras, como Re­trato de Madame B, Retrato de la señorita K, Materni­dad, La familia, La botella de vi­no, Bailarina española, La ermita... y empieza El carnaval de Arlequín y Diá­logo de in­sec­tos, que ter­mi­nará en 1925. Pinta de acuerdo con su nueva manera, menos realista y más imagina­ria, las se­ries de “fondos grises” y “fondos amarillos”, cuyas últimas pin­turas son ya plenamente oníricas; incorpora letras y pala­bras a Sourire de ma blonde.
Pasa la segunda quincena de diciembre descansando en Barcelona.
Se celebra en Madrid la exposición de los “Artistas Ibéricos”, asociación de la que Miró formará parte en el futuro. Marinetti publica en Roma Futurismo y fascismo, que le aleja definitivamente de la vanguardia progresista. An­dré Breton conoce en septiembre a André Masson. El 1 de diciem­bre aparece el Manifeste du su­rréa­lisme, en el primer número de “La Révolution surréaliste”, editado por Pierre Naville y Benjamin Péret, iniciándose el movimiento surrealista, dirigido por Breton. Sale también el último número de la revista “Littérature”, dirigida por Breton, Aragon y Soupault. En París se celebran la primera muestra de Chagall, en la Galerie Barbazange-Hodebert, y la primera retrospectiva de Rouault, en la Galerie Druet. Torres García se instala en París, tras pasar por Barcelona, después de su completo fracaso en EE UU.
Se abre en junio en el Museu del Parc de la Ciutadella (abierto en 1915) la colección de los frescos románicos que en los años 1919-1923 se han arrancado de sus templos pirenaicos; Miró acudirá a verlos con fre­cuen­cia. Muere su amigo el poeta Joan Salvat-Papas­seit el 7 de agosto.
El 9 de enero la Dictadura interviene la Mancomunitat catalana; se nom­bra presidente a Alfons Sala, un monárquico centra­lista.
Aumenta la confianza económica en Europa (en especial en Francia y Alemania), una ola de prosperidad que dura hasta finales de 1929. En Rusia la muerte de Lenin precipita la lucha por el poder entre Stalin y Trotsky. El partido fascista gana las elecciones en Italia. Al contrario, la coalición de izquierdas de los partidos radical y socialista gana las elecciones generales en Francia.

1925.
Joan Miró vuelve a París hacia el 12 de enero, donde reside hasta principios­ de ju­lio. Son seis meses decisivos: los comienza sintiéndose aún miembro del abierto grupo de la rue Blomet y los termina ya en el seno del grupo surrealista, aunque sin ser un militante muy activo. Vive y trabaja en la rue Blomet, 45, donde en su ausencia ha seguido trabajando Gargallo, destituido de sus cargos en Barcelona. Ha traído unas sesenta obras terminadas el año anterior en Mont-roig.
Por medio de Masson comien­za hacia enero su rela­ción con Eluard, Ara­gon y Navi­lle y, poco después del 10 de febrero, con Bre­ton, y acto seguido se une a las actividades públicas del gru­po su­rrea­lista, gra­cias a cuyo apoyo el mar­chante Jacques Viot, gerente de la Galerie Pierre (en la rue Bonaparte), le propo­ne un con­trato, que firma el 1 de abril y le ase­gura una cierta estabi­lidad económica.
El gru­po de Breton le ampara en junio en su prime­ra gran exposi­ción de éxi­to (de pú­bli­co, aun­que con pocas ven­tas), organizada por Viot en la Ga­lerie Pie­rre, del 12 al 27 de junio. Breton le compra dos pinturas, El cazador y El gentleman, e influye para que el coleccionista Jacques Doucet le compre varias telas más. Su esposa, Simone Breton re­gala a Miró el libro de Fa­bre La vie des in­sectes, que será una de sus fuentes de inspira­ción sim­bólica en estos años.
Miró par­ticipa el 2 de julio en el banquete en el res­tau­rante La closerie des Lilas del polé­mico home­na­je a Saint-Pol-Roux, en el que grita “¡Abajo el Mediterráneo!”, con el que pretente criticar la tra­dición conservadora de la cultura grecolatina, una transgresión que derivará después en su idea del “asesina­to de la pintura”. El 15 de julio se repro­du­cen en el nº 4 de “La Révolu­tion surréaliste” dos obras su­yas: Paisaje catalán (El cazador) y Materni­dad.
Miró probablemente visita en París la famosa *<Exposition International des Arts Décoratifs et Industriels Modernes> del Art Deco (28 abril-octubre 1925).
De vuelta en Mont-roig, después del 5 de julio hasta principios de noviembre, comienza las pinturas “oníricas”.
Miró está de regreso en París a principios de noviembre. Hacia el 9 de noviembre Hemingway com­pra La masía (hay dudas si lo hizo directamente a Pierre Loeb o a través del poeta Evan Shipman) para regalársela a su esposa Hadley como regalo de aniversario. Miró ex­pone en la primera colectiva surrea­lista, que se inau­gura la medianoche del 13 de noviembre, con una multi­tud de asis­ten­tes. Miró conoce ya de antes la obra de Klee a través de Mas­son (que tiene una colección de reproducciones suyas en color) y visita la muestra <Paul Klee> en la Galerie Va­vin-Ras­pail (24 octubre-14 noviem­bre), que le impacta profun­da­mente e in­fluirá en su pró­ximo cambio de estilo. Probablemente vuelve a Mont-roig a finales de noviembre y está durante una sema­na, en las vacaciones de Na­vi­dad, en Bar­celo­na.
Termina este año un grupo de extraordinarias obras en un estilo a caballo entre 1924 y 1925: El carnaval de Arlequín y Diá­logo de in­sec­tos (ambas de 1924-1925), Pintura (El guante blanco), El nacimiento del mundo (un sorprendente antecedente del expresionismo abstracto, del gestualismo y del dripping), El acomodador de music hall, y parte de las series de Cabeza de campesino catalán (1924-1925) y Bailarina (1925-1926).
Asimismo, comienza en el verano las pinturas oníricas (también llamadas pintu­ras-poe­mas, pinturas-sueño o de ensoñación), que forman un conjunto de más de cien cuadros que realiza entre 1925 y 1927, con elementos muy estilizados sobre un etéreo fondo vacío y monocromo (gris, bistre, azul...), con un nue­vo sentido del espacio, muy esquemáti­cas, es­pontá­neas pero pre­ce­didas de bocetos en los cua­der­nos, con una inspiración variada, desde un objeto o un acontecimiento hasta un poema. Son obras como La siesta (una de las primeras obras con fondo azul), La suma (o Pintura, seguramente inspirada en los personajes de Ubu, una de las farsas grotescas de Jarry, o en el personaje de Sur-mâle, el supermacho copulador, de Jarry), Photo: Ceci est la couleur de mes rêves (con su texto enunciativo de raiz dadaísta), Personaje, Étoiles en des sexes d’escargot, Le corps de ma brune..., en las que aúna pintura y poesía, generalmente con referencias sexuales mediante elementos hermafroditas (estrella, caracol...), con mensajes muy complejos y herméticos, con títulos a menudo en francés, el idioma que utiliza cada vez más.
Cierra la revista LEsprit Nouveau de Ozenfant y Le Corbusier. Louis Aragon visita Madrid, donde el 18 de abril da una conferencia en la Residencia de Estudiantes (Max Jacob lo hará también en 1926) para difundir el surrealismo en la capital. Se celebra en mayo la primera exposición, en el Palacio de Velázquez de Madrid, de la Sociedad de Artistas Ibéricos, de la que Miró formará parte, y que incorpora a artistas afines como Bores, Dalí, Ferrant, Palencia, Alberto Sánchez...
Se da la primera exposición individual de Dalí, en las Galerías Dalmau (14-25 noviembre), a la que Miró no asiste porque está en París, y que aún no recoge su posterior influencia en Dalí. En París, Miró y los demás surrealistas viven una fébril admiración por el baile negro ─gracias al éxito de la Revue nègre de Josephine Baker en el Théâtre des Champs-Elysées─, el jazz, el arte africano...
El fascismo inicia la imposición del totalitarismo en Italia. En la URSS Stalin triunfa sobre Trotsky. Los surrealistas protestan por la intervención francesa en Marruecos, pero Miró se mantiene al margen (¿tal vez para no ser expulsado de Francia?).
En Cataluña es suprimida el 21 de marzo la Mancomunidad, con fecha efectiva de julio. Se produce el desembarco de tropas franco-españolas en Alhucemas el 8 de septiembre, que pondrá fin en 1927 a la guerra marroquí. Primo de Rivera constituye el Directorio Civil el 3 de diciembre, en un intento de institucionalizar de modo permanente la Dictadura.


1926.
Joan Miró está en Mont-roig en enero-febrero y sigue pintando el inmenso ciclo de las pinturas oníricas, como Amour, inspirada en el poema Voyelles de Rimbaud.
Reside en París en febrero-ju­lio, primero en la rue Blomet, 45, y desde marzo se instala en un taller contratado por Viot en el barrio de Montmar­tre, en el pa­saje “cité des Fusains” de la rue Tour­la­que, 22, donde tiene como ve­ci­nos a Max Ernst, Jean Arp, Pie­rre Bon­nard, René Magritte, Max Morise y Paul Eluard. Conoce en este círculo al poeta norteamericano Ezra Pound y al marchante bel­ga Camille Goemans. En estos meses se desata de improviso una fuerte inflación en Francia, lo que perjudica a Miró, cuyos ingresos proceden de España, hasta que cae el valor del franco en marzo.
Es probable que visite la exposición *<Tableaux de Man Ray et Objets des Iles> que significa la apertura de la Galerie Surréaliste (26 marzo-10 abril 1926) en la Rue Jacques-Callot y que reúne pinturas y objetos de Man Ray junto a esculturas oceánicas de las col. de Aragon, Breton, Eluard...
Gracias a la recomendación de Picasso y una visita a su estu­dio de Boris Kochno y Serge Lifar, en mar­zo Diaguilev en­car­ga por 3.000 francos a Miró y Max Ernst la realización de los decorados para la obra Romeo y Ju­lie­ta, de los Ba­llets Rusos, con música de Cons­tant Lam­ver y hacia abril ambos artistas los realizan en Montecarlo. El es­tre­no del ballet el 4 de mayo en Monte­car­lo es un gran éxito y el es­tre­no en París el 18 de mayo en el tea­tro Sarah Bernhardt es un gran éxito teñido de mayúsculo escánda­lo gracias al sa­bo­taje de los su­rrea­listas, que acusan a Miró y Ernst de colaboración con los intereses burgueses y les expulsan temporalmente del grupo, has­ta que Eluard inter­cede por ellos a fines de año, en un escrito en el número siguiente de “La révolution surréaliste”. El escándalo marca el verdadero inicio del lanzamiento de Miró a la fama internacional (Miró coleccionará ávidamente todos los recortes de prensa sobre el incidente). El 21 de junio el ballet es representado en el His Majesty Theatre de Londres, pero no es seguro que asistiese Miró.
Hacia el mes de mayo Miró vende varias pintu­ras al co­lec­cio­nis­ta belga René Gaf­fé y el 8 de mayo visita la exposición de Max Ernst en la Galerie Jeanne Bucher.
Miró fre­cuenta las reu­niones del grupo de la rue du Château, 54, forma­do por Tanguy, Duhamel y Prévert, con los que realiza experi­mentos surrealistas, como varios Cadavre ex­quis, en los que varios artistas trabajan en la misma obra en momentos distintos.
El 9 de julio muere su padre, Miquel Miró Adzerias, en Mont-roig. Joan Miró vuelve de inmediato a Cataluña. Hereda parte de la finca aun­que la ma­dre toda­vía le ayu­dará económica­mente has­ta 1944. Pasa el verano en la finca de Mont-roig, al lado de su madre, con la que realiza una ex­cursión a Sant Hilari de Sacalm (Gerona) a finales de julio-princi­pios de agosto.
A finales de julio su marchante parisino Jacques Viot huye al extranjero, dejando gran­des deu­das y peores pro­ble­mas jurídicos. Como el taller está a nom­bre de Viot, Miró temerá perder las obras que se guardan así como su correspondencia personal. En ese momento Max Ernst (otro que tenía, como Jean Arp, a Viot como marchante) actúa como su fac­totum en París para resol­ver la situación. Después de unas rápidas negociaciones, en agosto Miró firma un contrato con el ­socio de Viot, el mar­chante Pie­rre Loeb, que será su fiel representante parisino hasta 1940.
Desde mediados de agosto a mediados de diciembre Miró está en Mont-roig, salvo breves estancias en Barcelona, donde ha comenza­do una relación amorosa con Maria Pilar Tei y allí le visita Picas­so an­tes del 7 de octubre. Pasa las Navidades en Barcelo­na, junto a su madre y su novia. Probablemente vuelve a París a finales de diciembre.
Miró consigue su primera muestra norteamericana al participar en la exposición internacional de arte moderno organizada en Nueva York por la Société Anonyme de Katherine S. Dreier, Marcel Duchamp y A. E. Gallatin, quien comienza a interesarse por la obra de Miró.
Pinta a finales de 1926 Perro ladrando a la luna, Personaje tirando una piedra a un pájaro, y diversos Paisajes imaginarios, como Paisaje junto al mar (Caballo junto al mar).
El Musée du Luxembourg, bajo la dirección de Charles Manson, promueve los artistas de la Escuela de París. Comienza en enero la revista parisina “Cahiers d’Art”, dirigida por Chris­tian Zervos. Se funda en Sitges la revista “L’Amic de les Arts”, que promoverá las vanguardias (y destacadamente a Miró) en Cataluña. Breton expulsa del grupo surrealista a Artaud y Soupault. Muere el 10 de junio el arquitecto Antoni Gaudí; a su gran entierro no puede asistir Miró, ausente en París. Monet fallece también (5 diciembre).
Hitler asciende a la jefatura del partido nazi.

1927.
Joan Miró comienza el año en París, donde se queda hasta junio en su taller de la rue Tour­la­que, 22. Ocurre su pri­mer encuen­tro con el eminente histo­riador y crítico de arte nor­tea­meri­cano James Johnson Sweeney. Es­trecha su amistad con el poeta Ezra Pound. Celebra una importante exposición individual en la Gale­rie Pie­rre, rue des Beaux-Arts, 2, don­de expondrá regular­mente desde entonces. Vuelve a Bar­ce­lo­na sólo por unos días a finales de marzo, para confirmar su compromiso con Maria Pilar Tei, y retorna a Pa­rís, donde asiste al entierro de Juan Gris el 13 de mayo, y permanece allí hasta ju­nio. Probablemente comienza en esta época a interesarse por el pensamiento de Maritain, al que conocerá el año siguiente. Gasch le explica en una carta posterior al 15 de abril que Dalí le admira. Miró visita la exposición <Max Ernst> en la Galerie Van Leet (15 marzo-15 abril 1927).
El 12 de mayo los Ballets Rusos representan Romeo y Ju­lie­ta en el Liceo de Barcelona.
Miró está en Mont-roig desde prin­cipios de julio de 1927 hasta fe­brero de 1928, salvo unos breves via­jes a Barcelo­na para visitar a su novia Maria Pilar Tei y curarse una enfermedad, y una estancia más larga en la ciudad desde finales de noviembre hasta las Navidades. No puede recibir en agosto a Paul Eluard que había visitado Barcelona y Mallorca, pero sí recibe en Mont-roig en agosto o septiembre a Pierre Loeb, con quien visita a Dalí en Figueras (septiembre). Pinta una segunda serie de ‘paisajes imaginarios’. Probablemente vuelve a Mont-roig a finales de año.
Es el último año de las pinturas oníricas, entre las que desta­can las series de “fondos blancos” y del circo, con El caballo de cir­co (en cat. Pintura), de una serie de más de diez dedicadas al caballo de circo Continúa la serie de pinturas-poema, con Un oiseau poursuit une abeille et la baisse, Musique, Seine, Bataille et moi, 48.
Aparece el primer libro ilustrado con un dibujo de Miró, Gertru­dis de J. V. Foix, cuyo anuncio aparece el 4 de enero en “La Publicitat”.
Miró conoce que se difunde en los círculos parisinos su radical tesis del “asesinato de la pintu­ra”, entendida como una crítica de la pintura tra­dicio­nal; Maurice Raynal, en su libro Anthologie de la peinture en France de 1906 à nos jours (1927), es el primero en recoger la intención de Miró. Proyecta con el compositor George Antheil un fustrado ballet, Ballet mécanique (así lo llama Miró en sus esbozos) o Le jour (nombre para Antheil).
Breton, Aragon, Eluard y Péret ingresan en el partido comunista. Masson inicia sus pinturas con arena. Tanguy comienza a pintar los biomorfismos que caracterizarán su obra posterior. Jacques Maritain publica Primauté du spirituel, que influye sobre los pintores e intelectuales vanguardistas católicos como Cocteau, Reverdy, Foix, Miró... con varios de los cuales se relaciona estrechamente en estos años. Juan Gris muere el 11 de mayo.
España consigue finalizar la guerra en el norte de Marruecos.

1928.
Joan Miró está en enero y parte de febrero en Mont-roig, excepto probablemente unos breves via­jes a Barcelo­na para visitar a su novia Maria Pilar Tei. Hacia el 19 de fe­bre­ro vuelve a París, en la rue Tourlaque, 22.
Miró, gracias a sus amigos Ràfols, Cassanyes y Foix, se relacio­na con el filósofo­ tomis­ta francés Jacques Mari­tain, cuyo pen­sa­miento estéti­co le influi­rá profundamente­ durante largo tiempo, como les sucedió a otros surrealistas catalanes.
Probablemente visita la exposición <Oeuvres Anciennes de Georges de Chirico> en la Galerie Surréaliste (15 febrero-1 marzo 1928), una retrospectiva cuyo catálogo lleva un prefacio de Aragon.
Miró celebra una gran exposición individual en la Galerie Georges Bernheim, rue du Fau­bourg-Saint Honoré, 109, del 1 al 15 de ma­yo, con 41 obras, la mayoría oníricas y entre ellas la serie de los Paisajes imaginarios; cuenta con un excelente ca­tá­logo. Consigue por fin un gran éxito comercial y de crítica en esta tercera expo­si­ción parisina. El MOMA de Nueva York compra entonces dos obras suyas.
Probablemente visita la primera gran exposición de arte precolombino en París, *<Arts anciens d’Amérique>. Musée des Arts Decoratifs, Pavillon de Marsan (abril-mayo 1928), con obras de arte azteca, maya, inca, indios norteamericanos, esquimales... que tal vez influye en su estética del “asesinato de la pintura”.
En 5-17 de mayo viaja a Bélgica y Holanda: el 5 está en Bruselas, donde acude a una exposición de Arp en la Galerie l’Époque, el 11 en La Haya, el 14 en Amsterdam, ­donde visita los prin­cipales mu­seos y adquie­re tarjetas postales de obras del siglo XVII en las que se basa­rá para su famosa serie de tres In­teriores ho­landeses que comienza a pintar después del 17 de mayo, cuando está de vuelta en París. También comienza su experimentación con collages (pa­piers collés), objetos y picto-ob­jetos en los que uti­liza toda clase de materiales y objetos, como cla­vos, cuer­das, es­cuadras, agu­jas de sombrero y paraguas. Des­taca este año la serie de collages-objetos Bailarina española ─Loeb le escribe en julio que Breton y Aragon han adquirido su versión de Bailarina española─, en buena parte inspirada en bodegones holandeses y, en menor medida, flamencos. Acaba asimismo los ocho pochoirs para su primer gran li­bro ilustrado, Il était une pe­tite pie de Lise Hirtz, editado por Jeanne Bucher en noviembre.
Vuelve a Barcelona a principios de junio, con vistas a contraer matrimonio con Maria Pi­lar Tei. La boda estaba prevista para el 21 de junio, pero pocos días antes él rompe su com­pro­miso, al parecer alegando que ella es una mujer demasia­do moderna. Sale de inmediato de Barcelona y el 22 de ju­nio vi­sita por pri­mera vez Ma­drid, donde conoce por fin el Museo del Prado: queda fuerte­mente impre­sionado por el Bosco, Brue­ghel y Goya.
Las noticias de su creciente éxito en París repercuten en España: en junio la revista “L’Amic de les Arts” le dedica un núme­ro espe­cial, con textos de Foix, Gasch y Dalí; el 1 de ju­lio aparece su primera declaración, en “La Ga­ceta Literaria” de Madrid, y el 14 de ju­lio su primera gran en­tre­vista, en “La Pu­bli­citat” de Barcelo­na, por Francesc Trabal.
Miró está en Mont-roig de julio hasta diciembre. Pinta una serie de obras muy detallistas. A mediados o finales de diciembre vuel­ve a París, donde comienza su amistad con Ale­xander Calder (quien le escribe por primera vez el 10 de diciembre) y probablemente también con Alberto Giaco­met­ti.
Breton publica el 11 de febrero en la editorial Gallimard su libro Le surréalisme et la peinture, donde analiza la obra de Miró, Arp y Tanguy; Breton comienza a establecer una posición crítica respecto a aspectos de Miró, como su escaso automatismo y su no compromiso comunista. Dalí, Gasch y Montanyà publican el Manifest groc, una proclama vanguardista. Dalí viaja a París y es presentado por Miró a Breton; al año siguiente se integrará en el grupo surrealista.
En España la Dictadura primorriverista reprime sin contemplaciones la disidencia, al tiempo que se beneficia de una época de gran prospe­ridad económica y cierta paz so­cial en España y Cataluña. No obstante, el exiliado político catalán Francesc Macià va uniendo al catala­nis­mo radical en contra de la dictadura, en el embrión de lo que será Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

1929.
Joan Miró vive en París de enero a junio, en la rue Tourlaque, 22, salvo dos breves visitas a Barce­lona a finales de ­febrero (está el 26) y de marzo, cuando inicia su amistad con el em­pre­sario y fotó­grafo Joaquim Gomis. Pinta la serie de los cuatro Retratos imaginarios, según obras de Consta­ble, Gainsbo­rough, Rafael y Engleheart, respectivamente Retrato de una dama en 1820, Retrato de la reina Luisa de Prusia, La Fornarina, Retrato de Mrs Mills en 1750. Realiza numerosos di­bu­jos así como collages de gran tamaño en varios tipos de papel­.
Probablemente visita la exposición de Kandinsky en la Galerie Zak de París (15-31 enero), así como la de 40 obras de Paul Klee en la Galerie Berheim-Jeune (1-15 febrero).
Miró se distancia de Breton y su círculo más íntimo cuando este reclama el 12 de febre­ro a los miembros del grupo surrealista que se com­prometan más disciplinadamente con la lucha política, pero el artista catalán decide dar una respuesta evasiva, poco comprometida al juicio de Breton, que aparece en junio, en la revista “Variétés”. Miró participa todavía en la reunión del 11 de marzo en el Bar du Château, en la que discuten los grupos vanguardistas parisinos y el 12 de marzo conoce a Luis Buñuel.
A finales de marzo viaja a Mallorca, donde pasa la Semana Santa y comienza a flirtear con Pilar Juncosa. A principios de abril, vuelve a París e introduce a Dalí en el grupo surrealista.
Se celebra su primera exposición individual fuera de España y Fran­cia, en Bruse­las, en la Galerie Le Cen­taure (11-23 mayo). Con esta ocasión Miró vuelve a visitar Bruselas y Amberes a mediados de mayo, y probablemente acude al museo de Jan Steen en Amberes, donde contempla las obras de un pintor barroco que le influye mucho en esta época.
Al tiempo se abre una exposición con visos de per­ma­nente (1929-1943) de obras de Miró en la Gallery of Living Art (colección Galla­tin) de la Universidad de Nueva York.
Miró está en París de nuevo a finales de mayo (el 25 le escribe a Desnos) y en la galería de Jeanne Bucher reencuentra a Giacometti, con quien se consolida una cálida amistad; en la primavera siguiente harán una exposición conjunta en la galería de Pierre Loeb y se influirán mutuamente (Miró con su uso de los objetos, Giacometti con sus esculturas móviles). Asiste el 6 de junio, en el Studio des Ursulines, al estreno del film Un chien andalou, de Buñuel y Dalí.
A mediados de junio via­ja a Mallorca para asistir a la boda de su primo Enrique Juncosa y se reen­cuentra con­ su prima Pilar. A últimos de junio vuelve a Mont-roig, donde trabaja en una serie de collages y comienza a dibujar sus ­lito­gra­fías para L’arbre des vo­yageurs de Tzara, que se publicará en 1930. En julio le visitan en Mont-roig el matrimonio de Ernest y (su nueva esposa) Pauline Hemingway.
A principios y nuevamente a mediados de julio via­ja a Mallorca y en esta última ocasión se declara y se compromete con Pilar Juncosa, antes de su retorno a Mont-roig el 17. En agosto y sep­tiembre viaja varias veces entre Barcelo­na, Pal­ma y Mont-roig para los preparativos de boda y el 12 de octu­bre se casan en Pal­ma, en una pequeña capilla de la céntrica iglesia de San Nicolás. Acto seguido pasan la luna de miel en un hotel de Formentor, en Pollença, al norte de Mallorca.
Hacia mediados de noviembre, probablemente antes del 18 y con seguridad antes del 22, el ma­tri­mo­nio se ins­tala en una casa en Pa­rís, en el dis­trito 15, rue Fran­çois-Mout­hon, 3, donde él acondiciona una habitación como estudio. Vuelven a Barcelona en las Navidades.
Se celebra la Exposición Internacional de Barcelona (18 mayo 1929-15 enero 1930), un gran avance urbanístico y de imagen para la ciudad, con exposiciones, conferencias... pero Miró y las vanguardias catalanas de los años 20 no participan. Acaban las revistas “L’Amic de les Arts” (marzo, nº 31) y “La révolution surréaliste” (diciembre).
El grupo surrealista se separa a partir del 11 de marzo, en la tumultuosa reunión del Bar du Château, divididos en los encendidos grupos de La révolution surréaliste, Grand Jeu y Philosophies, entre partidarios del arte militante (comprometido a la disciplina de grupo) y del “arte puro” (libre de disciplina, entre los que se hallan Miró, Arp y Desnos). En diciembre, en el último número de “La Révolution surréaliste”, Breton publica el Secon­d Manifeste du Surréalisme. Georges Bataille inicia su revista “Documents”. Luis Buñuel, ayudado por Salvador Dalí, realiza el film Un chien andalou.
Se funda el MOMA de Nueva York, inaugurado el 8 de noviembre, en pleno crack bursátil; dirigido por Alfred H. Barr, Jr, cuenta desde el año anterior con dos obras de Miró.
En octu­bre co­mienza en EE UU la Gran Depresión, que se extenderá en sucesivas oleadas por Europa y el resto del mundo, con terribles consecuencias políticas, económicas y sociales; pronto se hundirá también el mer­cado del arte. El Vaticano y la Italia mussoliniana firman el Tratado de Letrán, que fortalece la posición de poder del fascismo.

1930.
Joan Miró vive con su esposa en París desde enero hasta mayo. Conoce entonces a su futuro marchante Pierre Matisse.
En mayo el matrimonio Miró vuelve a Barcelona y desde el 14 está en Palma de Mallorca durante un mes. Nace su hija Maria Dolors en Barcelona, en la casa del Pasa­je del Cré­dito, el 17 de julio (a los nueve meses y cinco días de la bo­da). No tendrán más hi­jos.
Residen en Mont-roig desde media­dos de agosto hasta últimos de noviembre. En diciembre alternan Barce­lona (mediados de mes y fin de año) y Palma (Navidades). Concede una entrevista a Francisco Melgar, publicada el 24 de enero de 1931 en “Ahora” (Madrid), en la que admite ciertas divergencias con los surrealistas (grupo de Breton) y critica el convencionalismo de la pintura tradicional.
En marzo participa con Picasso, Max Ernst, Braque, Pica­bia y Duchamp, en la exposición de collages de la Galerie Goe­mans, 49, rue de Seine, que acompaña el libro de Louis Aragon La peinture au défi. Hacia el 14 de marzo asiste a un potlach en el Musée du Trocadéro para celebrar la llegada de un poste totémico, y cede unas obras primitivas de su pequeña colección para una exposición en la Galerie Pi­galle, *<Exposition d’art africain et d’art océanien> (marzo 1930).
En octubre se celebra su primera expo­sición individual en EE UU, en la Valenti­ne Gallery de Nueva York. Se inaugura una exposición de co­llages de Miró, Mas­son, Max Ernst y Man Ray en el vestí­bulo del Stu­dio 28, París, en el estreno (28 no­viem­bre-3 diciem­bre) de la película L’Âge d’or de Luis Bu­ñuel y Salvador Dalí; las obras son muti­ladas por mani­festantes de extrema de­recha pertenecientes a la Liga de los Patriotas y a la Liga Antijudía. Miró mantiene correspondencia con Brancusi en 1930-1931.
Ahonda en una crisis de ex­presión estética y se vuelca en pinturas airadas y austeras, de influencia abstracta; realiza numerosos dibujos (entre ellos para la posterior serie de pinturas en papel Ingres) y collages; y la serie de las Cons­truc­ciones, sus primeras obras en tres di­men­sio­nes, hechas con ma­dera, hierro y objetos ensambla­dos, como Construcción y Relieve-Construcción, que anun­cian sus posteriores escultu­ras con objets trouvés. Se edita el 31 de diciembre el libro L’arbre des vo­yageurs de Tzara, con lito­gra­fías suyas de 1929.
Deja de publicarse la revista “Documents” de Bataille. 12 disidentes surrealistas atacan a Breton en el panfleto Un Cadavre. Aparece la revista de Breton “Le Surréalisme au service de la révolution”. Las Galerías Dalmau cierran en 1930: el marchante ha quebrado después del gran esfuerzo financiero de las exposiciones con obras de artistas internacionales de 1929 y de jóvenes artistas como Planells. Se funda el GATEPAC, grupo de arquitectos vanguardistas en el que participa Sert.
El dictador español Primo de Rivera dimite el 29 de ene­ro y se exilia de inmediato. El nuevo gobier­no presidido por el general Berenguer inicia una apertura polí­tica, mientras se multiplican las huelgas y aparecen conatos revolucionarios. Se autoriza la bandera catalana, la senyera, el 6 de junio.
La crisis económica se recrudece en EE UU y comienza a extenderse por Europa. Los nazis obtienen su primera gran victoria electoral en Alemania. Se inicia la reforma agraria en la URSS: millo­nes de campe­sinos morirán por el ham­bre y muchos por la violencia política del régimen.

1931.
Joan Miró y su familia viven de enero a principios de junio en París, en su domicilio de la rue Fran­çois-Mouthon, sufriendo crecientes dificultades económicas debido a la crisis mundial, que al parecer afectan también a su productividad artística. Contacta en febrero con Paul Rosenberg, probablemente en un intento de cambiar de marchante. Visita la exposición de Torres García en la galería de Jeanne Bucher (30 enero-14 febrero). Al parecer, es invitado entonces a ingresar en el grupo ‘Abstraction-Création’, que forman amigos suyos como Calder y Arp; pero se niega, aduciendo que su obra es realista porque corresponde a una representación concreta de su espíritu, aunque en estos meses confecciona obras muy cercanas a la abstracción, como la serie de Pinturas sobre papel Ingres (sobre dibujos preparatorios de 1930), en la que utiliza disolvente sobre el papel.
Realiza en marzo Hombre y mujer, primera de su serie de pinturas-objeto (1931-1932); en mayo termina la pintura Cabeza humana, a la que ha añadido alambres, una rodaja de madera y dos discos de papel de lija cosidos directamente en la tela. Asiste junto a sus amigos surrealistas a la gran muestra de arte primitivo *<Exposition Coloniale Internationale> de París (mayo-noviembre 1931).
En ju­nio están en Barcelona, durante la primera quincena de julio están en Palma (no coincidirá con Alexander y Louisa Calder, que viajarán a Mallorca más tarde, donde les atenderán sus parientes, los Juncosa), y en agos­to-noviembre residen en Mont-roig, donde continúa la serie de Pinturas sobre papel Ingres, entre ellas Mujer sentada.
Ejecuta unas esculturas-objetos, que llama Objetos con materiales encontrados, en los que destaca los aspectos matéricos (en contraste con los aspectos ilusionistas del collage y del objeto surrealistas); una, Personaje, es re­pro­ducida en el nº 3 de “Le surréalisme au service de la ré­vo­lution”.
Vuelve a París, con sus obras recientes, a finales de noviembre o principios de di­ciem­bre hasta ­el 20 aproximadamente, cuando regresa a Barcelona. Aprovecha para visitar la exposición de Serge Brignoni en la Galerie Jeanne Bucher (27 noviembre-12 diciembre). Kochno y Massine asisten a su exposición <Joan Miró. Sculptures> en la Galerie Pierre y se interesan por su nuevo estilo para decorar su próximo ballet.
Los efectos de la Gran Depresión se extienden por Francia en este año y el merca­do del arte se hunde hasta sumirse en una terrible postración, y, en consecuencia, numerosos ar­tistas de­berán volver a sus países o buscar otros trabajos. Dalí publica su método crítico-paranoico. Nace el grupo ‘Abstraction-Création’.
En España el go­bier­no del al­mirante Aznar (19 fe­bre­ro), con parti­ci­pa­ción de la Lliga Regionalista, in­tenta fre­nar la agitación po­pular. Francesc Macià fun­da en marzo el partido catalanista Es­querra Repu­blica­na de Ca­ta­luña (ERC). A continuación de la gran victoria elec­toral repu­blicana en las elecciones munici­pales del 12 de abril, el 14 se pro­clama la Repú­blica españo­la y Macià proclama en Barcelona el “Estat català”. El rey Alfonso XIII sale del país y ya no volverá; en noviembre es encausado por alta traición. Comien­za un periodo de ex­traor­di­naria intensi­dad en la vida po­lítica y cultu­ral española. La izquier­da republica­na y so­cialista alcanza una gran victoria en las elecciones legis­la­tivas españolas del 28 de ju­nio, mientras la Lliga retrocede al segundo puesto en Cata­luña, tras ERC. El Gobierno presidido por Manuel Azaña desde el 15 noviem­bre promueve polí­ti­cas de refor­mas económicas, socia­les, culturales... Se pro­mulga­ la Consti­tu­ción de la República en no­viembre, al tiempo que Cataluña consi­gue el Esta­tuto de Autonomía y se ins­taura la Generalitat.

1932.
La familia Miró rompe con su costumbre de viajar a París a principios de año, y des­de ene­ro vive en la casa de Barcelo­na, jun­to a la madre de Joan Miró. Durante los siguientes años resi­den normal­mente en esta casa, aunque pasarán gran parte de los ve­ranos en Mont-roig y breves tem­poradas de vaca­cio­nes en Ma­llor­ca con la familia de Pilar Juncosa, aparte de los breves viajes profesionales del artista a París y otros lugares.
Esta continuidad en parte se explica porque se agrava la crisis del mercado artís­tico por lo que su marchante Pierre Loeb interrum­pe la men­sua­li­dad per­ma­nente al artista; además, su obra de este periodo, con predominio de collages, es de difícil comercialización. Du­rante nueve meses Miró no hace exposi­cio­nes.
El 28 de enero Kochno le encarga decorar el ballet Jeux d’En­fants (Juegos de ni­ños). Pensado para la compañía de los Ba­llets Ru­sos de Mon­tecarlo, es diri­gido por Léonide de Mas­sine, con mú­sica adaptada de Geor­ges Bizet y co­reogra­fía de Boris Kochno. En consecuencia se produce una estancia de Miró en Mon­tecar­lo durante dos meses (14 ­de febrero a mediados o finales de abril), excepcionalmente sin su esposa e hija, que se quedan en Barcelona; hay rumores, seguramente infundados, de que Miró habría tenido una breve aventura sentimental con una bailarina. El vestuario diseñado por Miró lo ejecuta Mme. Karinska y la esce­nografía la realiza A. Schervasidzé, mientras que el telón lo prepara él mismo. El ballet se es­trena con gran éxito el 14 de abril en el Grand Théâtre de Montecarlo, y es pre­sentado en L’Alhambra de Bruselas (28-29 de mayo), en el Théâtre des Champs-Élysées de Pa­rís (11 de junio) ─adonde acude Miró, que conoce entonces a los británicos Ben Ni­cholson y Bar­bara Hepworth─, y un año después en el Liceo de Bar­celo­na (18 junio de 1933), nuevamente en L’Alhambra de Londres (del 5 al 13 julio) y en el St. James Theatre de Nueva York (desde 26 diciembre). Miró retomará los dibujos de este ballet en 1963, que le inspirarán nuevas obras.
En junio Miró firma o más bien se adhiere (es la única ocasión documentada) al manifiesto surrealista en defensa de Aragon, enjuiciado por su poema Front rouge (1932).
La familia Miró reside en Mont-roig desde cerca del 8 de julio hasta finales de octubre o tal vez noviembre. Realiza una suite de pequeñas pinturas sobre tabla de madera o cartón con tema femenino­­, como Llama en el espacio y mujer desnuda, Bañista y Mujer sentada, salvo Cabeza de hombre. Hans Arp probablemente le visita en julio, durante su primera visita a Barcelona. Alexander Cal­der le visita el 12 de septiem­bre y reside en la masía de Mont-roig, donde realiza una re­presen­tación de su Cir­que para los habi­tan­tes del pueblo. Ilustra el libro de Foix KRTU.
Está en Barcelona en noviem­bre-diciembre. El 1-25 de noviembre realiza su primera exposición en la galería de Pierre Ma­tisse en Nue­va York, que en lo suce­sivo expondrá regu­larmente su obra y le repre­sentará en los EE UU, compartiendo con Loeb (mediante un acuerdo entre ambos) el mantenimiento regular del artista.
El 25 de octubre se reúne por primera vez y el 9 de noviembre se funda oficialmente el grupo ADLAN (asociación de Amics de l’Art Nou), promovido por el activo Joan Prats, con la colaboración del arquitecto Josep Lluís Sert y el empresario y fotógrafo Joaquim Gomis ─estos dos entran un poco después, pero son los que más financian las actividades, ceden el local del Passeig de Gràcia y vinculan al grupo con la revista “AC” del GATCPC; es ahora, a través de Prats, cuando se conocen Miró y Sert, que anudarán una perenne amistad─, Cassanyes, Foix, Montanyà, Sindreu y otros amigos de Miró, quien también participa ocasionalmente en las reuniones del Gran Café del hotel Colón de la Plaça de Catalunya. Una de sus primeras actividades, la noche del 18 de noviembre, es una exhibición privada de obras de Miró, antes de que este se las lleve a París. En 1933 y 1934 se repitieron estas exhibiciones privadas.
Pasa dos intensas semanas en Pa­rís hacia el 10-24 de diciembre, para entregar sus obras de pinturas sobre madera y objetos, para una exposición en la Galerie Pierre Colle, y realizar grabados, sus primeros agua­fuertes, para En­fances (1933), de Georges Hug­net, así como sus primeras tallas dulce­s, adies­trado por Mar­coussis, con quien ha entablado amistad tras visitar el taller de grabado de Henri Petiet.
Torres García, debido a su penuria financiera ─como otros artistas, incluido Miró─, abandona París y tras una estancia en Madrid se dirige a Montevideo, donde residirá el resto de su vida. Alexander Calder expone sus mobiles en la Galerie Vignon de Marie Cuttoli.
En política destaca la victoria electoral en Cataluña de ERC­ (20 no­viem­bre) y que acto seguido su líder Francesc Macià es elegido presidente de la Generalitat (14 di­ciem­bre).
En la URSS se declara el realismo socialista como estilo oficial del arte estatal y se reprime a la vanguardia artística revolu­cionaria. El demócrata Roosevelt gana las elecciones en EE UU, con un programa de reformas contra la Depresión, el New Deal. El partido nazi gana las elecciones en Alemania y se acerca al poder.

1933.
Joan Miró reside con su familia en Barcelona desde enero hasta junio, excepto una breve estancia en Mont-roig (c. 22-26 abril).
Rea­liza del 26 de enero al 11 de febrero una serie de 18­ collages, elaborados a partir de ilustraciones de máquinas y de objetos cotidianos, recortadas de catálogos o periódicos; a continuación, en el mismo orden de los collages, realiza en base a estos una serie de 18 grandes pinturas próxi­mas a la abstracción.
Calder expone en las Galeries Syra en febrero, apoyado por Miró y ADLAN, y el mismo mes la muestra pasa a la Residencia de Estudiantes de Madrid, promovida por la Sociedad de Cursos y Conferencias.
Dos obras de Miró de la colección de “Cahiers d’Art” se venden en París el 12 de abril para financiar la revista.
Los Ballets Rusos, en gira por España, presentan el ballet Jeux d’En­fants en el Gran Teatro del Liceo de Bar­celona (dirigido por Juan Mestres, con quien había mediado Miró), del 18 al 21 de mayo, con la probable asistencia de Miró el día del estreno. Del 5 al 13 de julio se representa en el L’Alhambra Theatre de Londres y el 26 de diciembre en el St. James Theatre de Nueva York.
Se celebra una exposición privada de obras de Miró, organizada por el grupo ADLAN, el 4 de junio de 1933 en el piso de la sede en la calle de Muntaner, 348, y tal vez otra vez en el mismo local o en las Galeries Syra, el 18 de junio, para un público más amplio.
Realiza un breve viaje a París a finales de junio-principios de julio (el 22 está en el apartamento de su amigo Calder en rue Colonie, 14), para llevar sus pinturas recientes. Practica el grabado con técnicas de punta seca, buril y aguafuerte con Louis Marcoussis (a quien le ha presentado Tristan Tzara), en el estudio de éste en la rue Hégésipe Moreau. Desarrolla dos proyectos que había comenzado a dibujar en 1932: su primer grabado a la punta seca es Dafnis y Cloe, para la revista “Minotaure” de Albert Skira y Tériade, y las ilustraciones con tres aguafuertes para el libro de Georges Hugnet, Enfances.
Pasa parte de julio en Palma y vuelve a Barcelona, donde conoce al músico Edgar Varèse. Reside en agosto-octubre en Mont-roig, donde realiza collages y pinturas. Realiza un nuevo viaje a París a finales de octubre-mediados de noviembre (reside en Hôtel Recamier, place Saint-Sulpice, 3 bis) y en esta ocasión en­ta­bla amistad con Vassily Kandinsky, cuya obra ya conocía.
A mediados de noviembre vuelve a Barcelona y probablemente reali­za los primeros esbozos de cuatro carto­nes para tapices, que Marie Cuttoli hace eje­cutar en los talle­res de Aubusson: uno en 1933, Perso­najes con estre­lla, y tres en 1933-1934, Golondrina, amor, Per­sonajes rít­micos y Ca­racol, mujer, flor, estrella.
En diciembre aparece su colaboración en la nueva revista “Minotaure”, nº 3-4, con nueve dibujos de La légende du Minotaure par Joan Miró.
Cierra la revista “Le Surréalisme au service de la révolution”. Kandinsky y Brauner se instalan en París.
La crisis económica se extiende por España, con huelgas en Cataluña desde enero. Se produce la victoria de la derecha española en las elecciones gene­ra­les del 19 de noviembre y se constituye un go­bier­no presidido por el radical (ahora moderado) Alejandro Lerroux con apo­yo de la conservadora CEDA de Gil Robles. El presidente de la Generalitat, Francesc Macià, fallece el 25 de di­ciem­bre; le sucede Lluís Companys.
El 30 de enero Hitler se convierte en canci­ller de Alema­nia­; poco después el partido nazi monopoliza el poder y comienza una implacable represión contra los otros partidos políticos y sindicatos; se de­clara “degenerado” al arte vanguardista, se cierra la Bauhaus y numero­sos artis­tas alemanes se ven obligados a emigrar a Pa­rís y otros lugares, algunos incluso a España.

1934.
Joan Miró reside en Barcelona desde enero hasta junio. En Palma de Mallorca a mediados de julio. Pasa desde agosto hasta octubre en Mont-roig. Realiza breves viajes a París en marzo, mayo, julio y noviembre, que aprovecha para visitar en París la exposición de Seligmann en la Galerie Jeanne Bucher (23 febrero-10 marzo 1934).
Firma el 1 de abril su primer contrato con Pierre Matisse y, en mayo, éste (para EE UU y América) y Pierre Loeb (para Francia y Europa) acuerdan compartir su contrato en exclusiva, con tres cuartos para el primero, a cambio de 2.000 francos mensuales para el pintor.
Hay una exhibición privada de obras de Miró, organizada por el grupo ADLAN el 16 de febrero en la librería-galería Catalònia de Barcelona, nuevo lugar de exposición de Josep Dalmau. En mayo se reestrena en el Liceo el ballet Jeux d’enfants.
Se edita el número especial dedicado a Miró de “Cahiers d’Art”, 1-4 (V-1934), con el subtítulo L’Oeuvre de Joan Miró de 1917 à 1933; un hito en su consagración como maestro de las vanguardias.
Durante 1934 y 1935 dibuja un cuaderno de esbozos para los decorados y el vestuario de un proyecto del ballet Ariel (basado en La tempestad de Shakespeare) con libreto de J. V. Foix y música de Robert Gerhard, que nunca será es­ceni­fica­do, pero cuyos dibujos serán reutilizados por el artis­ta en su vejez (desde 1964, especialmente en 1965, 1968, 1973 y 1981) para varias obras. En 1936 se publicará el artículo Ariel, escrito por los tres autores, sobre el proyecto.
Experimenta con nuevos soportes (papel negro, papel lija) y técnicas. Continúa los esbozos de carto­nes (quedan tres este año) para tapices de Marie Cuttoli. Rea­liza pe­que­ñas pinturas y pinturas-collages sobre papel de lija, y un pochoir para la revista “D’Ací i d’Allà”.
En octubre-noviembre trabaja en grandes pasteles sobre papel terciopelo con los que co­mienza la poética llamada “salvaje”, que terminará en torno a 1938, definida por: retorno al modelado, contrastes de colores vivos, empleo de claroscuro sobre un fondo nocturno, distorsión de las formas, personajes monstruosos, angustia, agresividad, crueldad, erotismo, onirismo agobiante; son obras aluci­nadas cuyo inicio se ha relacionado con la revolución de octubre de 1934 y que prefiguran los horrores de la guerra civil española.
En octubre se celebra la apertura del Mu­seu d’Art de Cata­lunya, en el Palacio Nacional en Montjuïc, con obras tras­la­da­das del Museu d’Art i Arqueologia de Barcelona; Miró acude a cono­cer la remodelada colección románica.
Su amigo Masson se afinca desde junio en España (Tossa de Mar, donde nacerán sus dos hijos) y el 28 de diciembre, en Barce­lo­na, Miró ac­túa de tes­tigo en la boda de Masson con Rose Maklès; durante los dos años si­guientes Miró tendrá muchos contactos con el matrimonio y con sus invi­tados en Tossa (Duthuit, Leiris, Chagall, Bataille...). J. V. Foix prepara un libro (no publicado) sobre el surrea­lismo con ilus­traciones de Miró, Max Ernst, Tanguy... Dalí es censurado por los surrealistas debido a su actitud ambivalente respecto a Hitler y su cuadro El enigma de Guillermo Tell. Giacometti rompe con el grupo surrealista a finales de 1934 o principios de 1935. Balthus escandaliza París con su primera exposición en la Galerie Pierre y se da a conocer entre los vanguardistas, pese a su tradicionalismo. Muere en Barcelona su amigo Pablo Gargallo.
En España el 4 de octubre de 1934 se forma un nuevo gobierno de derechas presidido por Lerroux que incluye tres ministros de la CEDA. De inmediato la UGT y luego la CNT declaran la huelga gene­ral en protesta con­tra el nuevo gobierno, derivando en una revolución: huelga en Asturias del 5-18 octubre, fi­nalizada con una san­grienta repre­sión; el 6 de octubre Companys proclama la Re­pú­blica cata­lana y él y el gobierno de la Generalitat son dete­nidos, aunque apenas hay violencia en Cataluña.
El presidente alemán Hindenburg muere y Hitler se hace con el máximo poder en Alemania. En París, los días 6-9 de febrero, las revueltas y manifestaciones de la ultraderecha (que promueve un golpe de estado) y los comunistas ponen la República en una crisis extrema; hay 17 muertos y miles de heridos. Después del asesinato de Kirov comienzan en la URSS las purgas, que se prolongan hasta 1938; en estos años nu­me­ro­sos inte­lectuales eu­ropeos critican los excesos estalinis­tas y la van­guardia pro­gre­sista o de izquierdas se di­vide en bandos: los surrealistas (Breton hace que el grupo condene en 1936 los juicios de Moscú y se acercará a Trotski), los inde­pen­dien­tes (Bataille, Leiris..., y con ellos Mi­ró) y los fieles comu­nistas (Aragon, Eluard).

1935.
Joan Miró reside en Barcelona desde enero hasta junio.
Desde principios de año hasta mayo, realiza pinturas sobre paneles de cartón de tamaño uniforme, destacando Cabeza de hombre, Cuerda y personaje I y II. Realiza la portada del nº 7 de la revista “Minotaure” (10-VI-1935), editada por Skira. Realiza unos dibujos para el vestuario del Arlequín del concierto de danza del bailarín Joan Magrinyà, celebrado en el Teatre Barcelona (5-IV-1935) y organizado por ADLAN.
Miró viaja para asistir a la ex­posi­ción surrea­lis­ta en Tenerife (mayo). En mayo y tal vez principios de junio los Miró y los Sert, junto a unos amigos, viajan por Andalucía y Levante, asistiendo a las fiestas del carnaval de Granada. Miró viaja a Pa­rís (a mediados de junio reside en el Hotel Recamier) para llevar las pinturas recientes sobre cartón y tener un encuentro con Breton hacia el 25 de junio, en el que confirma su entonces buena relación con el jefe del grupo surrealista; viaja desde París a Bru­se­las a fina­les de junio.
Tras un breve paso por Barcelona a fines de junio-principios de julio, donde posiblemente contacta con Óscar Domínguez, Marcel Jean, Remedios Varo y Esteban Francés, pasa el verano con su familia en Mont-roig hasta octubre, salvo unas cortas vacaciones en Málaga. Kandinsky se cartea con él para un proyecto de viaje por Ca­talu­ña, de paso a Baleares, que finalmente no realizará.
En el verano comienza (la acabará a mediados de mayo de 1936) una serie de 12 pinturas “salvajes” so­bre soportes duros: cobre (seis), maso­nita (seis): las escenas fami­lia­res de Mont-roig experi­mentan una metamorfosis monstruosa.
El 11 de noviem­bre deja Mont-roig y tras unos días en Bar­celo­na via­ja a Praga, para asistir el 29 no­viem­bre al ver­nissa­ge de su ex­posi­ción en la gale­ría S.V.U. Mánes, que le dedica una sección es­pecial en una co­lec­tiva. Es probable que pase a principios de diciembre por Berlín, donde Will Grohmann le mostrará más obras de Klee, y, pasando por París, vuelve a Bar­celona hacia el 11 de di­ciem­bre.
El surrealismo se difunde internacionalmente gracias a numerosas exposiciones colectivas, con presencia de obras de Miró en la mayoría. Breton y el grupo surrealista reafirman su compromiso político. Paalen se une al grupo surrealista. El poeta surrealista René Crevel se suicida. Se funda en Nueva York la asociación AAA (American Abstract Painters), que reúne a los primeros expresionistas abstractos, bajo la influencia de Picasso, Klee, Miró...
Se agrava la crisis económica en España, aunque la represión anula a duras penas la con­flictividad so­cial. El 2 de enero es suspendido el Esta­tu­to de Autonomía de Cataluña y el 6 de junio de 1935 los miem­bros del anterior go­bierno de la Generali­tat son condenados a 30 años de pri­sión.
La Alemania nazi promueve la militarización así como leyes antisemitas. La Italia fascista invade Etiopía.

1936.
Joan Miró reside entre enero y junio en Barcelona, donde aumenta su presti­gio. Participa en la exposición de home­naje a Picasso organizada por ADLAN (13-28 febrero 1936). Probablemente viaja brevemente a París hacia el 2 de febrero.
En la segunda semana de mayo recibe a sus amigos del Ballet Ruso de Massine, que representan la Sinfonía fantástica del 19 mayo al 7 junio en Barcelona. Acaba a mediados de mayo la serie de 12 pinturas “salvajes” so­bre soportes duros; des­tacan Personajes presenciando una metamorfosis (20-31 enero) y Hombre y mujer de­lante de un montón de ex­crementos. Termina la serie de 10 Signos y figuraciones (las llama graffiti sobre papel Goudron), sobre un tipo de papel alquitranado y arenado utilizado para recubrir techos de barracas. Realiza la serie de técnica mixta (lápiz negro, acuarela, tinta china, calcomanía, collage sobre papel Ingres) de 25 Metamorfosis. Trabaja probablemente en la primavera en las esculturas Objeto poético y Objeto del poniente.
Hacia principios de junio está en París para llevar su obra reciente y es posible que visite la muestra de Paalen en la Galerie Pierre. Hacia mediados de ju­nio viaja a Londres, por pri­mera vez, para asistir a la Ex­posi­ción Surrealista In­terna­cio­nal en las New Burlington Galle­ries; conoce a Roland Penrose (tal vez lo conocía superficialmente de antes, pues este viajaba a París desde 1922) y probablemente a David Gascoyne y Herbert Read, quienes organizan la muestra junto al primero. El grupo ADLAN de Madrid, organizado por Ferrant, prepara una exposición de Miró, que se frustrará por la guerra. Miró tampoco pudo participar en la gran *<Exposición Logicofobista> en Barcelona (4-15 mayo 1936), también promovida por ADLAN.
De regreso a Barcelona a finales de junio, comienza poco después su estancia de verano en Mont-roig, donde está el 14 de julio, realizando pinturas al temple, sobre plancha de cobre, fibro­cemento y una serie de 27 sobre masonita (utiliza óleo, alquitrán, caseína y arena sobre tablas de madera aglomerada). Ejecuta varios cartones de tapices, inconclusos debido a los avatares que seguirán.
Al esta­llar la guerra civil el 17-18 de julio perma­nece en la masía hasta cerca del 28 de septiembre, cuando vuelve a Barcelona. Por es­tas fechas su cu­ñado Jaume Galobart, un propietario agrario de ideas falangistas, es asesinado por los anarquis­tas. Se teme por la vida de Miró y, con el pre­texto de enviar sus obras a EE UU, mar­cha a Pa­rís antes del 28 de oc­tubre, dejando en Barcelona un centenar de obras inconclusas. El 16 de di­ciem­bre se reúnen con él su esposa y su hi­ja tras conseguir un permiso de las autorida­des locales anarquis­tas y viven en el ho­tel Recamier, Place Saint Sul­pice, 3, hasta marzo de 1937.
En noviembre comienza a escribir un cuaderno de prosa poética y poemas, con el proyecto de publicarlo como libro (finalmente se titulará Juegos poéticos, 1946), que utilizará en sus pinturas-poemas de 1939, fecha en que termina el cuaderno.
Miró visita la exposición de Kandinsky en la Galerie Jeanne Bucher, celebrada entre el 3 y el 19 de diciembre.
La gran *<Exposition surréaliste d’objets> otorga a los objetos plena condición de arte entre las élites intelectuales. Las exposiciones *<International Surrealist Exhibition> en Londres y *<Fantastic Art, Dada, Surrealism> en Nueva York consagran el surrealismo en Gran Bretaña y EE UU. Read publica su libro Surrealism con aportaciones de Breton, Eluard y Hugnet. Los surrealistas condenan las purgas políticas del estalinismo.
El Frente Popular español consigue una amplia victoria en las elecciones generales del 16 de febrero. Sigue una amnistía política y Lluís Companys es reelegido presi­dente de la Gene­ralitat el 29 de marzo. Se suceden graves disturbios, huelgas, tentados, crisis económica, creciente tensión... El 17-18 de julio se rebela el Ejér­cito contra el Go­bierno re­pu­blicano y se ini­cia la Guerra Civil es­pañola. Miró está en Mont-roig mientras se lucha en las calles de Barcelona el 19-20 de julio y estalla una revolución social marcada por el “terror revolucionario” incitado por las organiza­ciones anar­quis­tas CNT y FAI, con una generalizada quema de iglesias y el asesi­nato de numero­sos simpa­tizan­tes de la derecha, entre ellos 930 religio­sos en Bar­celo­na y el cuñado de Mi­ró. A su vez, los rebeldes reprimen a los republicanos en la zona que ocupan a izquierda: entre sus víctimas destaca el escritor Federico García Lorca, un buen amigo de Miró. El 28 de agosto la Genera­litat se hace cargo de todas las com­petencias políticas y administrativas, salvo la soberanía, en Cataluña, y el 9 de octubre di­suelve los comités loca­les que con­trolan los Ayuntamientos y que en alto grado están domina­dos por los anar­quistas; les sus­tituyen representaciones pro­porcio­nales de los partidos políti­cos del Frente Popular. El 24 de octubre se aprueba el decreto de Colectivizaciones y Con­trol Obrero, lo que a­fectará a la finca de Miró en Mont-roig, debido a la co­lectivi­za­ción de la gran pro­pie­dad agraria, la sindicación obligato­ria de los pe­queños empre­sarios agríco­las y el impago generalizado de las rentas de los arrendatarios; es­to se lega­lizó por el decreto de la Genera­litat de 1 de enero de 1937, publicado el 7 de enero, que suprimió la ren­ta de apar­cería o arren­damien­to en Catalu­ña. Los registros de la parroquia y el Ayuntamiento de Mont-rog son incendiados por los anarquistas, que ocupan la finca de los Miró. El cul­to católico es prohibi­do de derecho (se permitió de hecho sólo en algunos lugares) hasta el fin de la gue­rra, lo que daña la imagen exterior de la Repú­blica y afecta a numerosos repu­blicanos ca­tólicos, aunque Miró no mos­trará en pú­blico su preocu­pación.
El Frente Popular gana las elecciones en Francia y el socialista Léon Blum preside el gobierno. Alemania, Italia y Portugal ayudan a los rebeldes en España, mientras las potencias democráticas mantienen su neutralidad y sólo la URSS ayuda a la República.

1937.
Joan Miró reside con su familia en en París, en el ho­tel Recamier, Place Saint Sul­pice, 3, salvo unos días en el hotel Chaplain, de la Rue Jules-Chaplain, 11, hasta que desde principios de marzo viven en el boule­vard Au­gus­te Blan­qui, 98, donde son vecinos del arquitecto vanguardis­ta nor­teameri­cano Paul Nelson.
Trabaja de enero a mayo en un pequeño taller habi­litado en el mezzanine de la Galerie Pierre y depués en una habitación de su domicilio. Pinta (24 enero-29 mayo) el Bodegón del zapa­to viejo, su obra realista más conseguida de esta época. Hace un cente­nar de dibu­jos de prác­ticas con modelos desnu­dos en la aca­de­mia de la Grande Chau­mière. Atendiendo una solicitud de Zervos en marzo prepara en abril el proyec­to de un sello de un franco, el pochoir Aidez l’Es­pag­ne, que se convertirá en un car­tel; la fi­gura del trabajador español con un enorme puño levan­tado será para siempre su obra polí­ti­ca más ex­plícita y realis­ta. También en abril comienza a trabajar en el en­cargo de su amigo Sert para el Pabellón de España en la Exposi­ción Internacional de París, y pin­ta en junio El segador, un gran mural (550 x 365 ‘ 20,075 m5) sobre paneles de celotex; el 25 de noviembre se cierra el pabellón y la obra será retirada para perderse finalmente en París o Es­paña. Recibe a finales de abril a Calder, con el que visita entonces o a principios de mayo las obras del Pabellón español, y gracias a ello Calder recibe de Sert y Lacasa el encargo de la Fuente de Mercurio.
Miró viaja a Londres en mayo. Desde junio pien­sa en volver a Barcelona, al nor­mali­zarse algo la situa­ción en la retaguardia, pero fi­nal­mente se queda en Pa­rís. Asiste a la inaugura­ción del Pabellón de España (12 julio), junto a Picasso, Calder, Huido­bro, Larrea y otros. Pi­casso le pre­sen­ta a Wi­fre­do Lam, re­cién hui­do de Es­pa­ña. En agosto los Miró y los Calder visitan juntos a Varengeville-sur-Mer, donde Paul Nelson tiene su su villa de veraneo.
El resto del año continúa trabajando en París. Rea­liza junto a Magritte, Paalen y Picas­so las ilustraciones para el programa de la re­presenta­ción (22-26 sep­tiembre) de Ubu en­cade­nado de Jarry en el Teatro de la Comedia de los Campos Eli­seos, con decoración de Max Ernst. Comienza la pintura Autorretrato (1937-1938). Es probable que visite la exposición *<Maîtres populaires de la réalité>, que reúne a Henri Rousseau y varios pintores naif en la Salle Royale de París; que más tarde pasa a la Kunsthaus de Zúrich, confirmando la consagración de este arte “ingenuo”. De­ octubre a enero de 1938 posa con su hija para Balthus, un pintor realista que expone también en las galerías de Loeb (que ha encargado el cuadro como regalo al pintor por su 45 aniversario) y Matisse.
Miró colabora ilustrando con reproducciones de sus obras el artículo de Eluard Premières vues anciennes, aparecido en el nº 10 de “Minotaure” (XII-1937), que en el resto de la revista reproducía obras fundamentalmente surrealistas, de Breton, Chirico, Max Ernst, Magritte, Man Ray y Picasso. También colabora en la revista “Verve” de Tériade, cuyo nº 1 (invierno 1937) lleva una litografía del estilo de las “pinturas salvajes”.         
Exposición de *<Entartete Kunst (Arte degenerado)> en Alemania. Picasso pinta el Guernica, para el pabellón español de la Exposi­ción Internacional de París. Masson vuelve al grupo surrealista, al que se unen Matta, Seligmann, Varo y otros.
Muere en Barcelona su primer ga­lerista, Josep Dalmau. La producción artística en España se dedica en su mayor parte a la propaganda bélica.
En febrero se agrava la crisis económica en el territorio republicano: malas cosechas, hambre, quiebra y suspensión de pagos de numerosas empresas... lo que provocará las revueltas sociales de mayo. El 4 de abril sucede una crisis de go­bierno en la Gene­ralitat: el PSUC entra a formar parte hasta la cri­sis del 17, cuando sale el PSUC y entra la UGT. El 26 de abril los alemanes bom­bar­dean Guer­nica. El 4 de mayo de 1937 las fuerzas de orden público de la Repú­blica reto­man el control en Ca­talu­ña, debido a los enfrentamien­tos (3-6 mayo) en­tre el PSUC y la alianza CNT-POUM, que se in­clinan a favor del primero. El 18 de mayo cae el go­bier­no de Largo Caba­llero y comien­za el de Negrín. El 30 de mayo, tras varias crisis de gobierno, Companys encabeza su quinto gobier­no de la Generalitat, que durará hasta el fin de la guerra. El 31 de octubre el gobierno de la República se traslada de Valencia a Barcelona. Desde enton­ces hasta el final de la guerra la seguridad pública mejora mucho, pero la situa­ción económico-social empeora ostensiblemen­te.
Japón invade China y así comienza la guerra que se encadena en Asia con la II Guerra Mundial. El 21 de junio dimite el gobier­no progresista fran­cés de Léon Blum; le susti­tuye Chautemps, menos comprometido con la República española.

1938.
Joan Miró vive en el boulevard Blanqui desde enero hasta al menos junio. Mejora un poco su situación económica gracias a un acuerdo con sus galeristas Loeb y Matisse para reanu­dar los pagos regulares.
Por encargo de sus marchantes rea­liza grabados al agua­fuerte y punta seca, destacando una serie de auto­rretratos a pun­ta seca, técnica que le enseña Marcoussis en su taller. Trabaja en el taller de grabado de Roger Lacourière, rue Foyatier, donde conoce al pintor y grabador norteamericano Stanley Hayter, e ilustra las obras comple­tas de Lau­tréa­mont (junto a Brauner, Domínguez, Max Ernst, Ma­gritte, Man Ray, Masson, Matta, Paalen, Seligmann y Tanguy)... Participa en el álbum co­lectivo de grabados Solidaridad, con prefacio de Eluard, en apoyo a la República. Realiza un grabado con punta seca para el libro de Péret Au paradis des fantômes y su primer grabado sobre linóleo, para el número 4 de la revista “XXe siècle”. Miró colabora en la revista “Verve” de Tériade, cuyo nº 3 (verano 1938), que cuenta con dos litografías suyas.
Termina la pintura Autorretrato I (iniciado el otoño anterior) y realiza Autorretrato II, la pintura-poema Una es­tre­lla aca­ricia el seno de una negra, una serie de Retratos y la trágica Cabeza de mujer.
Visita en marzo el pueblo cos­tero de Va­rengevi­lle-sur-Mer (Nor­mandía, cerca de Diep­pe), in­vitado por Nelson para pintar en la habitación de los niños el fresco Nacimiento del del­fín, en cuatro piezas. Pasa el vera­no (julio-septiembre) en Va­rengevi­lle, realizando esta obra. Aproximadamenet hacia el 17 de agos­to pasa unos días de vacaciones en Cassis (Proven­za), junto a Braque; probablemente busca un taller pero no se decide a tomarlo; y tal vez aprovecha para reunirse con Matisse (hay una fotografía de ambos tomada probablemente este año). En septiembre realiza otras tres pinturas para la habitación de los hijos de Pierre Matisse, Mujer atormentada por el paso del pájaro libélula. Portador de malas noticias. El 24 de diciembre termina Mujer sentada I.
En París asiste como testigo, junto a Le Corbusier, a la boda de Josep Lluís Sert y Ramona Longàs (Monxa).
Pollock visita la galería de Pierre Matisse y comienza a fami­liarizarse con la obra de Miró. Breton vuelve en agosto de Méxi­co y rompe con el estali­nismo y Eluard, y promueve la fundación de la FIARI (Fédéra­tion inter­na­tiona­le des ar­tistes révolutionnaires indépen­dants). Dalí, Eluard, Max Ernst y Hugnet dejan el grupo surrealista. El Musée de l’Homme reabre en el Palais du Trocadéro; Miró lo visitará a menudo.
En España la guerra civil se inclina progresi­vamente del lado rebelde. En Cataluña el gobierno central republicano retoma paulatinamente el control de la economía y la administración y el 11 de agosto se incauta la industria de guerra.
Cae en marzo el gobierno francés de Chautemps y en abril el breve gobierno de Blum, al que sustituye Daladier. Alemania se anexiona Austria en marzo. El 30 de sep­tiembre los aliados occidentales fir­man los acuerdos de Múnich con Hit­ler para detener su expansión, en vano. En octubre se rompe el Fren­te Popular francés.

1939.
Joan Miró reside de enero a julio en París, en el boulevard Auguste Blanqui. Asiste en enero al vernissage de la exposición de Baumeister en la Galerie Jeanne Bucher. El 27 de febrero termina Mujer sentada II. En enero-febrero se publica el nº 4 de “Verve”, con el texto poético de Miró L’echeveau de fil... sobre las pinturas de los años 1924-1925 y, en especial, el Carnaval de Arlequín. Partici­pa en el álbum colec­tivo de grabados Fraternité, con prefacio de Stephen Spender, de apoyo a la Repúbli­ca. En el doble nº 5-6 de la revista “Verve” (primavera 1939) se publican fotos de Brassaï de los talleres de Miró, Bonnard, Bores, Derain, Giacometti...
Miró visita en la Galerie Jeanne Bucher las exposiciones de Hans Arp y Sophie Taeuber-Arp (hacia el 2-16 mayo) y Kandinsky (hacia 2-17 junio). En agosto se instala en Varengeville-sur-Mer, donde al­quila la casa del “Clos des Sansonnets”, en la que su familia vivirá hasta mayo de 1940. Sus vecinos son Braque, Calder, Duthuit, Loeb, Nelson, Que­neau y Read. Kandinsky le visita allí.
Realiza la serie de cuatro pinturas Vuelo de un pájaro sobre la pradera, a partir de bocetos hechos durante el recorrido del tren de París a Dieppe y comienza a trabajar en los 50 dibujos de la serie Barcelona. Realiza dos series de pinturas de pequeño formato: la primera sobre fondo rojo (llamada por Dupin Varengeville I, hacia octubre) y la segunda sobre tela de saco (Varengeville II, entre noviembre y diciem­bre). Junto a Calder colabora en un Objeto.
Cierra la revista “Minotaure”. La mayoría de artistas e intelectuales dejan la creación por ser movilizados, buscar un refugio o exiliarse por culpa de la guerra. Mueren el poeta Antonio Machado y el psicoanalista Sigmund Freud. Se inaugura en Nueva York el nuevo edificio del MOMA, que alberga ya una interesante colección de mirós. Loeb cierra su galería en julio, después de una exposición dedicada a Lam, y se alista en el ejército.
Las fuerzas franquistas toman Barcelona el 26 de enero y se reprimen de inmediato la cultura y la lengua cata­lanas. Finaliza el 1 de abril la Guerra Civil española.
Alemania ocupa Checoslovaquia en marzo. Se firma en agosto un pacto de no agresión entre Alemania y la URSS. Estalla la Se­gunda Gue­rra Mundial el 1 de sep­tiembre con la invasión alemana de Polonia y la ulterior declara­ción de guerra de Francia y Gran Bretaña a Alemania el 3 del mismo mes. Al poco tiempo Polonia es repartida entre Alemania y la URSS.

1940.
Joan Miró reside con su familia en la casa del “Clos des Sansonnets” de Va­ren­gevi­lle-sur-Mer entre enero y finales de mayo, salvo unos bre­ves viajes a París.
Comienza a pintar en ene­ro los gouaches de las Constelaciones; el primero lo termina el 21 de enero. Participa con la litografía Le Coq en el nº 8 de la revista “Verve” (verano 1940), que aparece cuando él ya marcha hacia España.
A finales de mayo, debido a la amenaza de la invasión alema­na y el bombardeo aéreo de Varengeville, huyen: toman un tren desde Dieppe hacia París, con parada en Rouen. En París Miró deposita sus obras a medio realizar en una tienda-almacén de artículos para artistas, Lefebvre-Foinet, que las custodiará hasta 1956.
Antes de la caí­da de la capital, huyen a Per­pi­ñán, desde donde envía correspondencia el 1 y el 6 de junio, con­siguen un visado del cónsul español y pasan la frontera ha­cia el 8 de junio.
En Ca­ta­luña pasans primero por Figueres, Ge­rona y Vic, escondiéndose un tiempo en la casa de su nuevo cu­ñado en Sant Hipòlit de Vol­tregà.
Aconsejado por su fami­lia, para ma­yor se­guridad, final­mente van a Pal­ma de Mallorca, hacia fi­na­les de julio. Resi­den en la casa de sus sue­gros en la ca­lle Minyones, 11; después alquilan un piso propio en la calle Sant Nico­lau, 22; y pasan parte del ve­rano en una casa del Paseo Maríti­mo al­qui­la­da para toda la fa­milia por su sue­gro (al año siguiente, tras la muer­te de éste, la fa­milia ya no se reunió para ve­ra­near). Miró es­cri­be cuadernos de traba­jo con pro­yec­tos, de los que algu­nos se harán años más tarde, y conti­núa rea­li­zan­do las Constelacio­nes, de las que el 4 de septiembre termina la primera de las iniciadas en Palma, El canto del ruiseñor a medianoche y la lluvia matinal.
Aparece en la editorial Atelier la pri­mera monografía sobre Miró, del poeta su­rrea­lista japonés Takiguchi. Se prepara en el MOMA su pri­mera anto­lógica. Pollock y Baziotes visitan la expo­sición de Miró en la galería de Pierre Ma­tis­se y se con­so­lida su temprana in­fluen­cia sobre los artistas del futuro expresionismo abstracto.
La actividad artística de vanguardia se concentra en América, donde hay la primera exposición surrealista en México y la mayoría de los surrealistas se concentrará pronto en EE UU. Paul Klee fallece el 29 de junio.
En España el régimen franquista colabora con el Eje, sobre todo desde que Serrano Suñer es nombrado ministro de Asuntos Exte­riores el 17 de octu­bre. Se endurece la represión interior, así como la exterior de los exiliados repu­blica­nos. Companys, el presidente de la Generalitat, es ejecutado; le sucede en el exilio Josep Irla.
París cae el 14 de junio en manos alemanas; se firma el armisticio franco-alemán el 22; gran parte de Francia es ocupada por los nazis. Pétain es nombrado Jefe del Estado francés, con capital en Vichy.

1941.
Joan Miró reside en los primeros meses en la casa de Sant Nicolau 22, en Palma de Mallorca. Continúa rea­li­zan­do las Constelacio­nes: termina Hacia el arcoiris el 11 de marzo.
Después de Pascua visita Barcelona, donde cuida a su madre y conoce probablemente a Joan Bros­sa, por mediación de Prats. Pasa el verano, parece que algún tiempo solo, después del 12 de junio hasta al menos el 12 de septiembre y probablemente hasta octubre, en Mont-roig, para reorga­nizar la finca familiar ─su princi­pal sustento estos años─, supervisar la reconversión en taller de un almacén y recuperar el centenar de obras abandonadas en 1936. Por entonces piensa en volver a París para recu­perar también sus obras abandonadas allí, pero le disuaden las no­ticias de la represión nazi a los judíos (Miró tenía una lejana ascendencia he­brea) e izquierdis­tas. En julio comienza un diario de apuntes de proyectos (se titulará Cuadernos 1941-1942), el más importante escrito teórico de su vida. Acaba el 12 de septiem­bre en Mont-roig las Cons­tela­ciones: es el gouache nº 23, El paso del pájaro divino.
En octubre, después de una breve visita a Barcelona, retorna a Palma, donde reside en la casa familiar de Minyones 11, con seguridad al menos desde el 15 de noviembre.
Se celebra su primera gran retrospectiva, en el MOMA de Nueva York, cuyo catálogo es la pri­mera monografía importante sobre su obra, por J. J. Sweeney; después sigue itinerante por EE UU, con un gran éxito de público, crítica e influencia sobre los jóvenes pintores.
Los surrealistas exiliados en EE UU difunden las ideas de la vanguardia y el compromiso antifascista. El pintor Robert Delaunay muere en su refugio francés.
Alemania ataca a la URSS el 21 de junio; Japón agrede a EE UU el 7 de diciembre; las fuerzas del Eje avanzan victoriosas en casi todos los frentes. España apoya a Alemania enviando la División Azul al frente ruso y con suministros bélicos.

1942.
Joan Miró reside en Palma, en la casa de sus sue­gros en la ca­lle Minyo­nes, 11, hasta que su madre enferma de gravedad hacia el 26 de febrero y Miró, para cuidarla, vuelve en avión a Bar­celo­na hasta prin­ci­pios de marzo.
En mayo está de nuevo en Palma pero regresa con su familia a Bar­ce­lona a principios de julio y sale después hacia Mont-roig donde residen en ju­lio-septiembre.
Desde octubre residen habitualmente en Barcelo­na, en el antiguo domicilio familiar del Pa­saje del Crédito, 4. Habilita como taller el cuarto piso de la casa, que ha quedado desal­quilado desde la Guerra Civil. Debido a la en­fermedad de su ma­dre y después a la es­cola­ri­za­ción de su hi­ja, viven regu­lar­men­te hasta 1955 en la capi­tal cata­lana, excep­to durante los viajes al ex­tran­jero y las regulares es­tan­cias de ve­rano en Mon­t-roig, Vic y Ma­llor­ca.
Miró en 1942-1943 realiza fundamentalmente obras sobre papel ante la fal­ta de medios materiales (lienzos, pinturas) de calidad: son al menos 121 dibujos, acuarelas, gouaches y pasteles.
Hacia noviembre-diciembre visita la exposición de cerámica de Josep Llorens i Arti­gas en la galería de la Librería Argos Editorial de Barcelona, donde aumenta su interés por cultivar este arte, por lo que visitará des­pués el ta­ller del ce­ra­mista y realizarán sus pri­me­ras experiencias en co­la­bora­ción, basadas en unas piezas frag­menta­das y previamente rechazadas por Artigas, de modo que son verdade­ros objets trouvés.
Los surrealistas exiliados en EE UU prosiguen su tarea de difusión de la vanguardia y compromiso antifascista; publican la revista “VVV”. Fallece Julio González en su exilio francés.
El ré­gimen franquista reduce algo la represión y Serrano Suñer cesa en septiembre de 1942; la Falange reduce su poder polí­tico.
Los aliados comienzan a girar a su favor el curso de la guerra desde junio en el Pacífico y desde noviembre en Stalin­grado y el norte de Africa.

1943.
Joan Miró vive en Barcelona casi todo el año, excepto el verano entre Mont-roig y Vic.
Asiste en octubre a la exposición de cerámica de Arti­gas (junto a una muestra de Ninón) en la Galería Argos de Barcelona y comienza a trabajar con él en cerámica, con magros resultados iniciales, que da sus primeros frutos acabados en 1944, en una primera relación artística que dura hasta finales de 1946 y se reanudará en distintas etapas.
Dada la falta de medios materiales se concen­tra en la obra sobre papel: la serie Barcelona y dibujos, acuarelas, gouaches y pasteles; como una ex­cepción, realiza la Pintura con marco modernista (1943).
Comienza a proyectar su obra escultórica con técnicas tradicionales
Franco cambia su política de “no beligerancia” (a favor del Eje) a “neu­tralidad” y se inicia la retirada de la División Azul del frente ruso.
Los aliados prosiguen su ofensiva victoriosa en todos los frentes. Italia se rinde el 8 de septiembre.

1944.
Joan Miró reside en Barcelona la mayor parte del año. Gomis hace un reportaje sobre su trabajo en mayo.
Fallece su madre el 27 de mayo. Aunque es un duro golpe emocional, la he­rencia mejora su situación económica, gracias a lo cual acome­te­rá artes de reali­zación más costosa.
Vuelve a pintar en tela, con temas que siguen los de las pinturas sobre papel de 1942-1943: mujeres, pájaros y estrellas en soportes pobres: pedazos de tela irregulares, no preparados, de trama burda y orillas deshilachadas.
Se publican en mayo en la im­prenta Miralles las 50 lito­grafías de la se­rie Bar­ce­lo­na (di­buja­das sobre papel reporte desde 1939), promovida­ por Prats, con la colaboración técnica de Enrique Tormo.
Realiza sus prime­ras cerámi­cas de ca­lidad con Artigas y comienza a preparar sus primeras es­cul­turas de terracota y de bronce, como Pája­ro lunar y Pájaro so­lar (1944-46), con la misma téc­nica de en­sam­blaje de sus objetos de estética su­rrea­lista de los años 20 y 30.
La familia pasa una parte del verano en Ma­llorca y el res­to en Mont-roig.
En ju­lio Miró consi­gue en­viar a EE UU las Cons­te­la­cio­nes, la serie Bar­ce­lona y su obra cerámi­ca, gracias a la ayu­da de un di­plomáti­co extranjero, Paulo Duar­te, vía Lis­boa.
Mueren sus amigos Mondrian (1 de febrero en Nueva York), Max Jacob (5 de marzo en el campo de concentración de Drancy) y Kandinsky (13 de diciembre en París), así como tres artistas de influencia menor en su estilo, el expresionista Munch, el presurrealista Ensor y el futurista Marinetti. Se celebra la primera muestra de Pollock. Cierra la revista “VVV” en Nueva York.
En España destaca el fracaso en octubre de una invasión de exiliados republicanos a través del valle de Arán. La comunidad exiliada funda en París el “Boletín de la Unión de intelectuales españoles”, presidida por Picasso y Quiroga Pla.
Los aliados desembarcan en Normandía el 6 de junio y libe­ran París el 25 de agosto, alcanzando la frontera alemana, como los so­viéticos en el Este, donde continúan su ofensiva.

1945.
Joan Miró reside en Barcelona.
En enero comienza la exposición en la Pierre Ma­tis­se Ga­llery de Nueva York de las Constelaciones, que ob­tienen un gran éxito co­mer­cial y críti­co; asimismo vende siete cerámi­cas y sus cinco co­pias de la serie Barcelona. De resultas mejora mucho su situación eco­nómica: Matisse le envía dinero ilegalmente ─incluso le detienen en Andorrra en octubre cuando intenta pasar ilegalmente 3.000 dólares─ y firman un contrato por que le compra toda su producción de 1942-1946 salvo las piezas que quiera mantener en su colección privada.
Miró planifica su vuelta al mercado ar­tístico francés, donde René Drouin organiza en la Galerie Ven­dôme (marzo-abril) una exposición de obras antiguas de Mi­ró, que restablece su relación comercial con Pierre Loeb, que se ha refugiado con su familia en Cuba durante gran parte de la guerra. Los en­víos de obras a Francia probable­mente los reali­za a través de sus contactos en el Ins­ti­tuto Fran­cés de Barce­lo­na.
La familia pasa el verano en Mont-roig de julio a septiembre.
Miró realiza pinturas de gran formato, con tema musical, como Bailarina oyendo tocar el órgano en una catedral gótica. Utiliza las múltiples técnicas de dibujo sobre papel: gouache, acuarela... aplicándolas ahora a la tela y pinta gouaches sobre paneles de corcho. También realiza algunas cerámicas con Artigas.
Se reabre el 5 de junio el Museo de Arte Moderno de Barcelona, cerrado desde 1939, con las colecciones de los artistas hasta el paisajismo de entreguerras, pero sin obras de Miró, Picasso, González... A finales de 1945 el Instituto Francés de Barcelona crea tres círculos culturales: el Cercle Maillol, presidido por Sucre, y que otorgará becas de estudios en Francia a jóvenes artistas; el Cercle Literaire y el Cercle Manuel de Falla.
Muere el poeta Robert Des­nos, gran amigo suyo desde 1922 y un audaz resistente durante la guerra, en el campo de concentración nazi de Teret­zin.
El 18 de julio Franco nombra un nuevo gobierno en Espa­ña, con una fuerte parti­cipación de católicos. Se toman medidas para cambiar la imagen política del régimen, incluyendo los primeros indultos a republicanos. La oposición forma un nuevo gobierno republicano en el exilio.
Alemania se rinde el 8 de mayo y Japón el 2 de sep­tiembre, tras el bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki (6 y 9 de agosto). Empieza el proceso de Nuremberg contra los jerarcas nazis.

1946.
Joan Miró reside en Barcelona.
Pasa el verano desde agosto hasta principios de octubre en Mont-roig, adonde invita a las fa­milias de Joan Prats y de Joaquim Gomis (quien hace un amplio reporta­je foto­gráfico), y a Josep Lluís Sert. Planea un viaje a París (que no rea­lizará hasta 1948), frustrado por el súbito cierre de la fronte­ra francesa, aunque tiene varias obras en ju­lio en los fondos expuestos en las gale­rías Rive Gau­che, Louis Ca­rré, De­nise Re­né y Charpen­tier. En julio Alexina, la esposa de su marchante Pierre Matisse le visita en Bar­celona, para negociar un nuevo contrato. Por su parte, Pierre Matis­se negocia en diciembre con Phi­lip Adams, que, aconsejado por M. Emery (del Museo de Cin­ci­nna­ti), finalmente encarga a Miró el mural de 3 x 10 m para la Gour­met Room en el Te­rrace Plaza Ho­tel de Cin­cin­na­ti.
Pinta sobre tela varios experimentos; destaca la poética Ferme et oiseau au lever du soleil. Realiza sus últimas cerámicas de esta etapa con Artigas. Modela entre abril y noviembre sus pri­meras esculturas en bronce, en la fun­dición barce­lonesa Gimeno, con la técnica del ensamblaje de objetos.
Participa con una ilustra­ción en el primer número (V-1946) de la revista semiclan­destina en catalán “A­riel. Revista de les Arts”, una de las primeras de la posguerra en lengua catalana, editada por un grupo de prestigiosos intelectuales catalanes; Perucho escribirá un importante artículo sobre Miró en el nº 5 de septiembre de 1946 y también aparecerán articulos generalistas a cargo de Foix, Cirici y Tàpies que hacen referencias a su importancia. Se publica en “Cahiers d’Art”, 20-21 (1945-1946) como folleto su Juegos poéticos (1946), basado en el cuaderno de prosa poética y poemas de 1936-1939.
Se inicia la re­cupe­ración (la redreça) de la cultura catala­na, aprovechando una tímida apertura cultural del régimen franquista, muy presionado internacionalmente y que desea eliminar sus rasgos fascistas: se publican algunos libros y revistas en catalán, y Cirici publica su libro Picaso antes de Picasso, la primera monografía española sobre el malagueño después de la Guerra Civil, centrada en su época barcelonesa de 1898-1904.
La Galerie Maeght abre sus puertas en París, con una exposición de Henri Matisse. André Breton retorna a París después de su larga estancia en EE UU.
Se reaviva en España la lucha guerrillera del maquis contra el régimen franquista. Estalla una huelga general en Manresa por motivos salariales el 25 de enero. El 9 de febrero de 1946 la ONU condena al régimen franquista en su reso­lución nº 32 y acto seguido Francia cierra su frontera con España. El 2 de diciembre la ONU recomienda la retirada de emba­jadores en su re­solu­ción nº 39.

1947.
Joan Miró reside en Barcelona en enero. Asiste a las reu­niones del café Bagatela, inspiradas por Joan Prats y M. A. Cas­sanyes, y realiza un dibujo para el segundo volumen de la revista “Ariel” (publicado en 1947), con sus conocidos símbolos de la estrella, el sol, la escalera, el lagarto...
Tras conseguir un visado de via­je para viajar a los EE UU, el 5 de febrero la fa­milia Miró viaja en avión a Lisboa y el 12 llega a Nueva York, donde Calder acude a recogerlos al aeropuerto. Su primer viaje a Norteamérica dura casi nueve me­ses, entre febrero y octu­bre, resi­diendo en Nue­va York casi todo el tiem­po, salvo sus viajes a Cincinnati y Roxbury (Co­necticut), donde visitan a los Calder antes del 7 de marzo. Reencuentra también a Sert, Pierre Matisse, Swee­ney, Soby, Max Ernst y su esposa Dorothea Tanning, Tanguy y su esposa Kay... Tiene por ve­cino al músico Edgar Varèse, gran amigo suyo desde el verano de 1933 en Barcelona. Conoce superficialmente a Greenberg y Pollock. Trata a Louise Bourgeois por prime­ra vez, pues ésta, en el París de los años 30, sólo conocía su obra y tal vez le vio en persona sin más. Es posible que visitase la exposición <Clyfford Still: Recent Paintings> en la neoyorquina Betty Parsons Gallery (14-26 abril 1947).
Rea­liza graba­dos en el taller de Hayter, el Studio 17: tal vez los ocho grabados de Le Désesperanto, ilustra el tercer volumen del libro L’An­titête (ed. 1949) de Tzara, la Serie I de aguafuertes (ed. 1952-1953). Traba­ja en el es­tu­dio del pin­tor Carl Holty en el mural de Cin­cin­na­ti. El cineasta Tho­mas Bou­chard acuer­da con Miró el pro­yec­to del primero de sus dos fil­ms documentales, que comen­zará a rodar­se en este año en Nueva York y proseguirá el año siguiente en Barcelona.En agosto la familia Miró se traslada a la casa de Sert en Nueva York, donde reside hasta el final de su estancia.
El 15 de octubre embarcan en el Habana, en ruta de Nueva York a Barcelona, adonde llegan a finales de mes. Tras una bre­ve estan­cia en Mont-roig, donde reciben a Sert, viven en Barcelona el resto del año.
El 12 de diciem­bre Pie­rre Loeb le comunica que ha roto su acuerdo de 1946 con Pie­rre Matisse, por lo que Miró queda libre para buscar un nuevo mar­chante en Europa.
Participa en la gran exposición del surrealismo en Pa­rís, celebrada en la Galerie Maeght, funda­da en 1945, orga­ni­zada por Bre­ton y Duchamp, ilustrando el cartel de la portada. Miró se relaciona por carta con Aimé Maeght y Louis Clayeux, director de la galería en París, y de vuelta a Europa en octu­bre acuerdan por carta que será su marchante en Europa. Se com­promete con el edi­tor Gérald Cramer para ilustrar la ree­di­ción del libro de Eluard A toute épreuve, comenzando una lar­ga y fructífera relación.
Aparece el único número de la revista “Algol”, editada por Brossa, Pons y Puig. La gran exposición *<Arte Español Contemporáneo>, presentada en Buenos Aires por el MEAC, incluye a Dalí, Ferrant, Solana... pero excluye a Miró y a muchos artistas del periodo de entreguerras. El MNAM de París se inaugura en el Palais de Tokio, con numerosas obras donadas por los artistas de vanguardia: Picasso, Braque... gracias a su director, Jean Cassou; Miró pronto donará una pintura, La corrida de toros.
El general monárquico Aranda es desterrado a Baleares el 8 de enero. Ocurre una huelga general en Vizcaya y Guipúzcoa el 1-6 de mayo.
EE UU promueve el Plan Marshall, que facilitrá la salvación económica de Europa Occidental, pero España no es incluida debido a su régimen político.

1948.
Joan Miró reside en Barcelona, todavía en la casa del Pasaje del Crédito, 4.
En enero conoce personalmente al editor Gérald Cra­mer, para quien comienza a preparar el li­bro A toute épreuve. El 11 de febrero es Miró quien viaja a Ginebra y el 18 pasa a París, por primera vez en ocho años, durante ­dos semanas, y probablemente visita la gran retrospectiva de Klee en el MNAM (datada en febrero). Vi­sita a Arp y rea­lizan una pintura sobre una mesa (hoy desapa­recida). Desde el 3 de marzo está in­vitado en Golfe-Juan (Antibes) por Maeght y hacia el 4 o 5 vi­sita a Pi­casso y a Henri Ma­tisse; vuelve después a París, donde el 13 visita a Giacometti.
El 13 de marzo retorna a Barcelo­na. El 16 de abril está en Palma bus­cando ma­deras para las xi­lo­gra­fías de esta A toute épreuve.
Pasa parte del verano en Mallorca, donde Cra­mer le visita de nuevo, el resto en Mont-roig, donde le visi­ta en septiembre el fotógrafo norteamericano Irving Penn.
Viaja a París en julio y otra vez en octu­bre, donde es posible que visitase las exposiciones de Picasso en la Galerie Louise Leiris y una colectiva titulada *<Le Cadavre exquis et son exaltation> (7-30 octubre 1948), en la Galerie La Dragonne, oficialmente llamada ‘Solution surréaliste’, abierta de octubre 1948 a noviembre 1949 bajo la dirección de Nina Dausset. Finalmen­te, con­tra­ta con Maeght la ex­clusi­vi­dad de la comer­cia­liza­ción de su obra en Eu­ropa, mientras que Ma­tisse mantiene la la exclusiva para EE UU. Ce­lebra en noviembre su primera exposi­ción indi­vidual en la Ga­le­rie Maeght. Breton y los surrealistas que le son fie­les se posicionan temporalmente contra Miró porque Tzara ha prefaciado el catálogo de su exposición en la Galerie Maeght, sobre la que también cae de rebote por un breve tiempo el anatema surrealista.
El 22-24 de diciem­bre, Maeght y Matisse le visi­tan en Bar­celona y cierran definitivamente el doble acuerdo comer­cial que manten­drán con el artista.
Miró pinta en este año relativamente poco; destacan El sol roe la araña y Grupo de per­sonajes bai­lando la sar­dana.
Aprovecha sus frecuentes viajes a París para aumentar progresi­vamen­te desde este año y durante el decenio de los 50 su dedicación a la ilus­tración de libros y al grabado. Ilus­tra el li­bro de Tzara, Parler Seul, edita­do por Maeght. Rea­liza una serie de lito­grafías en el ta­ller de Mour­lot, des­ta­cando una serie dedica­da a la mujer, el Álbum 13. Trabaja la técnica de calcografía en el taller de Lacourière, junto a Jacques Frelaut.
En septiembre se instala el mural de Miró en el hotel Te­rrace Plaza de Cincina­tti, sin la presencia del artista. Gasch publica su artículo Juan Miró en un cuaderno especial monográfico dedicado al surrealis­mo, en la revista “Cobalto” (1948).      
En Barcelona comienza a publicarse la revista vanguardista “Dau al Set”, del grupo homónimo formado por Tàpies, Cuixart, Brossa, Pons, Puig y Tharrats; el grupo está muy influido por Klee y el surrealismo, especialmente Miró.
Muere su amigo Antonin Artaud (4 de marzo en París) y se suicida uno de sus máximos admiradores entre los pintores norteramericanos, Arshile Gorky (21 de julio).
Mejoran las relaciones de EE UU con España. Francia abre la fron­tera con Es­paña el 9-10 de febrero. El maquis es derrotado casi del todo por lo que el PCE y el PSUC renuncian a la lucha guerrillera en octubre; después sólo la mantienen algunos grupos anarquistas aislados. Franco y Don Juan acuerdan que el príncipe Juan Carlos se eduque en España, para asentar una futura sucesión monárquica.
Se acrecienta la Guerra Fría, con eventos como la crisis de Berlín y la guerra en China entre nacionalistas y comunistas. Se aplica el Plan Marshall de ayuda a Europa.

1949.
Joan Miró reside en Barcelona, todavía en la casa del Pasaje del Crédito, 4, aunque ya busca un nuevo domicilio.
Viaja varias veces a París, donde tal vez visita la retrospectiva de Picabia en la Galerie René Drouin (desde 4 marzo), la retrospectiva de Matisse en el MNAM (junio), la exposición de Art Brut promovida por Dubuffet en la Galerie René Drouin (octubre-noviembre). En París conoce a Eduardo Chillida, con el que establecerá una duradera amistad.
Pasa el verano (así como la mayoría de los siguientes) en Mont-roig desde agosto hasta octu­bre, alternando con algunas estancias más puntuales y breves en Palma de Mallorca.
Celebra dos importantes retros­pectivas en la Kunsthalle de Berna y en las Galerías Layetanas de Barcelona, ésta organizada por el grupo Cobalto 49, que publica una monografía de Juan-Eduar­do Cir­lot, la mejor monografía hasta entonces sobre él, y le dedica su primer número de la re­vista “Co­balto 49”. Por mediación de Prats, le visitan en su taller Antoni Tàpies y los restantes miembros del grupo Dau al Set.
Alterna en 1949-1950 dos estilos de pintura, uno pous­sé (reflexivo, elaborado) y otro gestuel (impulsivo, espontáneo), realizando un total de 45 pinturas y 150 dibujos. Usa en sus pinturas múltiples técnicas: al óleo con carboncillo, acuarela, gouache y pastel, sobre variados soportes de cartón, papel de lija, masonita... Trabaja en numerosos grabados y finaliza durante el verano, en Mont-roig, la maqueta de A toute épreuve. Realiza esculturas en bronce y una en granito (Cabeza).
En Barcelona un núcleo de intelectuales moderados promueve a partir de la revista Cobalto el grupo Cobalto 49, transformado con cambios en sus componentes en el más duradero Club 49 (hasta 1971), encabezado por Rafael Santos Torroella (hasta su separación en 1951) y Joan Prats, junto a Sebastià Gasch, Joaquim Gomis... Se celebra la Primera Semana de Arte de la Escuela de Altamira, en San­tillana del Mar (19-26 septiembre 1949), con la asistencia de Llo­rens Ar­tigas, Ángel Ferrant, Eudald Serra, Ricardo Gullón, Eduardo Westerdahl... Joan Miró es invita­do pero no asiste, lo mismo que ocurre en los casos de los artistas extranjeros William Baumeister, Mathias Goeritz, Ben Nicholson y Barbara Hepworth.
Estallan 10 bombas en Barcelona durante la visita de Franco (1 de junio). Se suavizan las medidas de aislamiento internacional sobre España.
Se crean la OTAN y el Con­sejo de Europa. Se confirma la victoria comunista en la guerra civil de China.

1950.
Joan Miró reside a principios de año en la casa del Pasaje del Crédito, donde Maeght y Matisse le visitan. Miró actúa de padrino de la boda de Rafael Santos Torroella y María Teresa Bermejo, el 18 de febrero de 1950; la madrina es Anita Solà d’Imbert y los testigos Sixte Illescas, Victor Mª d’Imbert y Joan Prats. Al parecer, viaja a Londres en febrero, para asistir a una exposición suya.
Realiza varios viajes a París, en uno de los cuales, hacia mayo-junio conoce a Palazuelo y al crítico Enrique Lafuente Ferrari. En uno de estos viajes visita a su amigo Hayter, que ha vuelto a Pa­rís y rea­bierto su Atelier 17 de grabado, pero no reanu­dan su cola­boración, porque Miró ya está vinculado con Maeght.
Acepta en junio de 1950 (aunque la noticia se conocerá en 1951) trabajar en el proyecto de unos vitrales para el baptisterio de la iglesia de Audincourt, por encargo del padre Marie Alain Couturier, pero abandonará el proyecto a finales de 1951 alegando falta de tiempo para hacer una estancia allí, y los finalizará Bazaine.
Pasa el vera­no con su familia en Mont-roig.
En el otoño se mudan a su nue­va casa de Fol­ga­roles, 9, de La Bonano­va, en la par­te al­ta de Bar­celona (cer­ca de las calles Sant Gerva­si, Bal­mes y Tibi­dabo), donde él habilita una habitación como taller, aunque sigue trabajando en el es­tudio del cuarto piso del Pa­saje, y en uno más pe­queño en la galería Maeght de París.
Sigue pintando en sus dos estilos, elaborado y espontáneo, con múltiples técnicas y soportes. Experimenta con añadidos de objetos a la tela, los Cuadros-objeto.
Por encargo de Gro­pius y mediación de su ami­go Sert, ejecuta una pin­tu­ra mural, de 1,90 x 5,90 metros, para la Uni­versidad de Har­vard que se ins­tala en el comedor de la Harkness Law School; más tarde la obra se trasla­dará al MOMA de Nueva York.
La revista “Cobra 5” (Organ der “Internationale des artistes expérimentaux” 1. deutsche Aufgabe 1950), dirigida por Christian Dotremont, publica en otoño una recopilación de citas de Baudelaire, Baumeister, Grieshber, Grohmann, Miró, Novalis y Schlemmer.
A instancias de Prats, el poeta brasileño Cabral de Me­lo pu­blica el libro Joan Miró, ilustrado por al artista con sus primeras xilografías en boj. El libro consolida su fama en Brasil.
Se celebra en San­tillana del Mar la Segunda Semana de Arte de la Escuela de Altamira (21-28 septiembre 1950), un provechoso intento de los vanguardistas españoles de recuperar el impulso innovador. Participan casi los mismos de la Primera Semana, más Santos Torroella, Gasch, Cuixart... Miró tampoco asiste esta vez, aunque colabora a distancia.
El 4 de noviembre la ONU deja sin efecto las medidas de sanción contra España, con lo que finaliza su aislamiento internacional; al poco tiempo se reanudan las rela­ciones diplomáticas con EE UU y Francia.
EE UU fabrica la bomba H. Empieza la guerra de Corea.

1951.
Joan Miró reside la mayor parte del año en Barcelona, en la casa de Folgaroles, donde trabaja en su habitación-taller.
En enero viaja con su familia a Mallor­ca, donde probablemente residen hasta marzo, por lo que no presencia las protestas sociales en Barcelona.
 Viaja a París el 15 de marzo para trabajar con Frélaut en el taller de Lacourière los grabados de A toute épreu­ve. El estilo espontáneo de su pintura se refuerza con una probable visita a la rupturista exposición *<Véhémences confrontées> en la parisina Galerie du Dragon, dirigida por Nina Dausset (marzo 1951; tuvo un precedente menor en la misma galería en 1949), con obras de los expresionistas abstractos norteamericanos De Kooning, Pollock, Rothko, Alfred Russell, Tobey, y los informalistas Bryen, Capogrossi, Hartung, Mathieu, Riopelle y Wols.
Se publica el 15 de marzo en “El Correo Literario” de Madrid una entrevista suya por Santos Torroella, una de las contadas excepciones durante el franquismo.
Hacia abril de 1951 se reencuentran Miró y Baumeister en la Galerie Maeght.
El 10 de mayo fir­ma los bons à tirer pero la tirada defini­tiva se hace esperar has­ta 1956, con frecuentes viajes de Miró y Tormo a París para controlar la edición.
Retorna a Bar­celona hacia fi­nales de mayo, por lo que no puede asistir a la exposición en junio de Giacometti en la Galerie Maeght, después de 19 años sin exponer en París.
Miró participa en la representación oficial de España en la IX Trienal de Milán (junio 1951), junto al pintor Josep Guinovart, los escultores Ángel Ferrant (Medalla de Oro) y Jorge de Oteiza, y los ceramistas Antoni Cumella (Diploma de Honor) y Josep Llorens Artigas; es la pri­mera salida oficial al extranjero del arte moderno español.
Pasa el verano en Mont-roig, donde trabaja sobre todo la escultura.
En julio viaja a Audincourt para trabajar en el proyecto de los vitrales del baptisterio que le encargó el Padre Couturier, pero renunciará a finales de año.
Miró rechaza participar en la I Biennal del Museu de Arte Moderna de Sao Paulo (octubre 1951), otro hito en esta apertura.
El 6 de di­ciem­bre vuel­ve a viajar a París.
Pinta obras de título poético, como Libélula de alas rojas acosa a una serpiente que se des­liza en espiral hacia la cometa, en las que se evidencia la pervivencia de la poética y el universo sígnico de las Cons­telaciones.
Se celebra en Madrid desde el 12 octubre la I Bienal Hispanoamericana de Arte, que marca el ini­cio de la apertura artística en España; Miró y Picasso no participan. Nace en Barcelona el “Grupo R”, formado por arquitectos renovadores (Bohigas, Coderch, Gili, Martorell, Moragas, Pratmasó, Sostres, Valls), al que Miró apoya en sus inicios. Se reanuda la actividad del Cercle de Sant Lluc, que pronto comenzará a promover el arte de vanguardia junto al convencional; la institución contará con el permanente apoyo de Miró.
En Barcelo­na, a partir del 4 de marzo, estalla un boicot espontáneo del transporte pú­bli­co en protesta por el aumento del precio de los tranvías; la tensión crece y se suceden las huelgas (una general el 12 marzo) en muchas fábricas, el transporte público y la universidad; el conflicto se extiende en abril al País Vasco, y en mayo a Madrid; todo acaba con una dura represión de los obreros y anarquistas. La oposición en Cataluña se reorganiza a partir del comunista PSUC, la anarcosindicalista CNT y el nacionalista Front Nacional de Cataluña. El 18 de julio Franco nom­bra un nuevo gobierno, con personalida­des católicas aperturistas como el minis­tro de Educación, Joaquín Ruiz Giménez, y el de Comer­cio, Ma­nuel Arburúa, que promueven una tímida liberaliza­ción cultu­ral y económica.
Se crea en París la CECA, embrión de la futura Unión Europea.

1952.
Joan Miró reside en Barcelona.
Viaja en marzo a París, donde visita y alaba la exposición de Pollock en la galería del Studio Paul Facchetti y conoce la maqueta del libro de fotos que Scheidegger hace sobre Giacometti y acuerdan que le hará uno a Miró. Probablemente todavía está a finales de mayo en París.
El 1 de junio comienza su segundo viaje a EE UU, adonde llega a Nueva York en avión, visita el 4 de junio Cin­cinnati donde contempla su mural en el come­dor del hotel Terrace Plaza, el 5 está en Cambridge examinando su mural de Harvard, el 6-9 en Nueva York y el 10 toma el avión de regreso a Barcelona.
Pasa el verano en Mont-roig, donde le visitan Pierre y Patricia Matisse y le fotografía Scheidegger (aunque su libro tardará en encontrar un editor y saldrá en 1958) con algunas estancias en Palma de Mallorca.
En octubre viaja a Ita­lia. En otoño visita a Artigas en Gallifa, un año después que éste se haya instalado en el pueblo con su familia.
Miró colabora, después de un largo intervalo desde 1940, en la revista “Verve” de Tériade, y aparece en el nº 27-28 (XII-1952) su litografía Le Chien, et le Coq.
Desde 1952 cambia algo su estilo, pues prefiere hacer obras de pequeño formato que anuncian su alejamiento de la pintura de caballete; comien­za a utilizar soportes con proporciones inusuales y fran­jas vertica­les u horizontales, más o menos estrechas; y, contradictoriamente, pinta su primera tela en un gran formato, para el Museo Gug­gen­heim, tal vez su pri­mer trabajo sin apuntes o boce­tos pre­vios, dejándose llevar por el impulso del gesto: es la primera consecuencia del im­pacto del expre­sionismo abstracto.
Muere su amigo Paul Eluard (18 de noviembre).
Se estrena en España el film neorrealista y crítico de Juan Antonio Bardem y Luis García Berlanga, Bienvenido, Mr. Marshall, una prueba de la nueva, aunque mínima, apertura cultural. El fin del racionamiento de alimentos, entre marzo y mayo de 1952, suaviza la situación económica y social interna, al terminar con el mercado negro. La represión policial liquida al POUM en Cataluña. Los nacionalistas conservadores catalanes dan un paso muy arriesgado cuando a finales de mayo de 1952 el pretendiente carlista Javier de Borbón-Parma se autoproclama rey de España en el monasterio de Montserrat, bajo los auspicios del abad Escarré, que apunta a ser un acérrimo opositor nacionalista al régimen; Franco y Don Juan no dan importancia al incidente y pocos meses después el pretendiente se arrepiente.

1953.
Joan Miró reside en Barcelona de enero a mayo.
A principios de enero sufre una operación quirúrgica en la boca, que le impide hablar durante un tiempo, aunque participa en un coloquio en el Ateneo Barcelonés organizado por la Escuela Oficial de Periodismo, presentado por Manuel del Arco, en el que se pregunta a una serie de personajes “¿Cómo conquistó usted la fama?”, entre los que destacan Raquel Meller, Josep Clarà, Josep Maria de Segarra, Josep Samitier e Hipólito Lázaro.
El prometido de su hija es tras­ladado a Mallorca, donde le visitarán los Miró con creciente fre­cuencia, hasta acabar todos por vivir en Palma en 1956.
En febrero-marzo Thomas Bou­chard continúa en Barcelona la filmación de su documental so­bre Miró, quien así conoce al fotógrafo Fran­cesc Ca­talà-Roca, al que Bouchard había con­tra­tado como ayudan­te.
Se celebra en junio un gran homenaje a Miró en París, or­ga­niza­do por Aimé Maeght y Pierre Matisse, seguido sucesivamen­te por grandes ex­posiciones en sus gale­rías de París y Nueva York.
Pinta L’oi­seau au plu­ma­ge deployé vole vers l’arbre argen­té (1953). El Guggenheim Museum le encarga la obra de gran formato Pintura mural (195 x 378).
En París realiza grabados en el taller de Mourlot, donde le fo­to­grafía Liber­man, y en el taller de Lacou­rière.
Se reencuentra con Artigas en Mont-roig y reanudan su traba­jo en cerámica realizan­do en Galli­fa, en el periodo 1953-1956, un total de 386 cerá­micas.
Realiza tres esculturas de madera pintada: Pintura-objeto, Horca y Mesa de planchar.
Se celebra la II Bienal Hispanoamericana de Arte, en La Habana (abril), con la presencia de importantes vanguardistas españoles, pero sin la participación de Miró. Se reúne el I Congreso de Arte Abstracto en Santander (1-10 agosto 1953), promovido por el director del MEAC, el arquitecto José Luis Fernández del Amo, con la presencia de numerosos artistas y críticos de arte. Se abre en Puerto de la Cruz (Tenerife), el primer Museo de Arte Abstracto en España, con un centenar de obras donadas por Westerdahl al Instituto Hispanoamericano: Miró, Arp, Baumeister, Domínguez, Max Ernst, Millares, Penrose, Picasso, Tanguy, Torres García... Se funda en Barcelona la Asociación de Artistas Actuales (AAA), que promoverá el arte moderno (fundará en 1957 el Salón de Mayo); Miró colaborará con sus miembros.
Mueren en París los artistas Raoul Dufy (25 de marzo) y Francis Picabia (1 de diciembre), con los que Miró había tenido en los años 20 algunos contactos.
España firma un Tratado con EE UU y un Concorda­to con la Santa Sede. Termina el raciona­miento de víveres. La represión policial desarticula la UGT y el PSOE clan­destinos.
El 5 de marzo muere Stalin; al poco, el estalinismo comienza a resque­brajarse. La URSS comunica que tiene la bomba H. Se firma un armisticio que suspende la guerra en Corea.

1954.
Joan Miró reside en Barcelona. En enero se abre en Krefeld una im­por­tante an­to­lógica itinerante que le con­sagra en Alemania.
Cumple varias breves estancias en Galli­fa para traba­jar nuevamente con Artigas.
En el primer semestre viaja a París en enero, marzo (donde coincide con una retrospectiva de Dubuffet en el Cercle Volney, que visita junto a Palazuelo) y mayo (probablemente asiste a la exposición de su amigo Giacometti en la Galerie Maeght) para realizar su trabajo de grabador. Co­no­ce en París a Jac­ques Dupin cuan­do este entra a tra­bajar en la gale­ría Maeght; y poco después recibe su visita en Barcelona. Miró regala una obra (Composition) al abad Pierre, para su venta en la Galerie Charpentier (abril 1954) en favor de los pobres; se vende por 220.000 a 230.000 francos.
Viaja a­ Ma­llorca en a­bril, ju­nio y otras fechas, donde prepara su definiti­vo tras­lado junto a su hija (que se­ ca­sa en Barcelona el 12 de octubre con David Fernández), al comprar la finca de Son Abri­nes hacia el 10-13 de junio, y encargar a su amigo Sert el proyecto del gran taller que siempre había soñado (la correspondencia entre ambos comienza en enero, antes de la compra del solar).
Viaja a Vene­cia en junio para asistir a la Bienal, en la que los comisarios Rodolfo Palluchini y Carlo Scarpa le han selecciondo como independiente (por lo tanto, no inscrito en el pabellón español). Ob­tie­ne el Gran Premio de Grabado de la Bienal, mientras Max Ernst gana el de pin­tura y Jean Arp el de escultura. En la Bienal se presentan exposiciones individuales muy controvertidas de Fontana y Capogrossi, que posiblemente influyen en futuras experimentaciones de Miró.
Pasa el verano en Mont-roig.
En el otoño vuelve a viajar a París y visita la exposición *<Les Naifs Espagnols des XVII et XVIII Siècles> organizada por André Laszlo en las Galeries Ambroise.
El MEAC abre la Sala Negra con una exposición pedagógica de “Maestros del Arte Abstracto”, con reproducciones de obras de Miró, Arp, Delaunay, Kandinsky, Klee, Léger y Mondrian. Salvador Espriu publica el poema­rio El cami­nant i el mur, que será emblemático para la oposición de­mocrática catalana.
Mueren los artistas André Derain (8 de septiembre) y Henri Matisse (3 noviembre), influencias destacadas, sobre todo el segundo, en la formación de Miró. Fallecen el escritor Eugenio d’Ors (25 septiembre), una de sus influencias estéticas primordiales en los años 10, y el crítico de arte Maurice Raynal, su primer introductor en París. Ernest Hemingway, uno de los mejores amigos norteamerticanos de Miró, gana el premio Nobel de Literatura.
El PCE promueve un frente nacional antifranquista en España. El presidente de la Generalitat en el exilio, Irla, cede el poder a Tarradellas, elegido presidente el 5 de agosto. Lo grandes empresarios catalanes comienzan a reivindicar una mayor libera­liza­ción eco­nómica interior a la par que se piden que se mantenga el proteccionismo aduanero, al tiempo que reaparece una burguesía catalanista.
Alemania se integra en la OTAN.

1955.
Joan Miró reside en Barcelona. Visita en febrero el vernissage de la muestra *<Arte Popular Japonés>, presentada por el Club 49 con obras (juguetres y objetos) de las col. privadas de Eudald Serra y Celso Gomis; Cirici pronuncia la conferencia La Plástica Japonesa.
Cumple unas breves estancias en Ga­llifa, junto a Artigas, para trabajar en sus proyectos comunes.
Realiza fre­cuentes viajes a Mallorca, donde sus estancias se hacen progresivamente más largas y co­mienzan en ju­lio las obras del taller proyectado por Sert. Nace en Palma su nie­to David­ Fernán­dez Mi­ró el 25 de agosto de 1955.
Fina­liza en la pri­mavera de una se­rie de cerámicas y a continuación realiza una serie de pin­turas sobre car­tón, como El canto del pájaro al rocío de la luna. Después deja de pin­tar hasta 1959 (tres años y medio apro­xi­mada­mente), debido a un conjunto de causas per­so­nales, como son los preparativos y las consecuencias del trasla­do a Palma, y causas artísticas, como son la intensa dedicación a la ce­rámica y el grabado, y la revisión de sus apuntes, aunque hará dibujará con profusión y continuará algu­nos cua­dros comenzados en años anteriores.
El 4 de julio se le encarga (se formaliza el contrato en octubre) una pareja de mura­les para el edi­ficio de la UNESCO en París y poco después co­mienza a pro­yec­tarlos, lo que se en­cade­na con otras series de cerámicas en común con Artigas.
Estancia en París probablemente desde principios de diciembre, pues Giacometti el 3 le regala un dibujo y dialoga el 20 de diciembre con los arquitectos sobre el emplazamiento y la dimensión de los murales.
Se publica el libro Les européens de Cartier-Bresson, con una cubierta ilustrada por Miró. Participa en junio en la *<Documenta I> de Kassel. La primera expo­si­ción de Miró en la Sala Gas­par se celebra en oc­tubre de 1955, en una co­lectiva de grabados; habrá ocho muestras de Miró en esta sala en el pe­riodo 1955-1968, antes de la gran antoló­gica de 1968, con un nulo impacto oficial, pero una gran influencia sobre la van­guardia artística. El 9 de diciembre se presenta el filme de Bouchard, Around and About Miró, en la universidad de Harvard; es una versión oficial, pero que se modifica en 1956, hasta la definitiva de 1958.
Se celebra en Barcelona, en el Palacio de la Virreina y el Museo de Arte Moderno la *<III Bienal Hispanoamericana de Arte> (24 septiembre 1955-6 enero 1956), con una importante representación de pintores abstractos, incluido Tàpies; pero en la exposición anexa *<Precursores y maestros del arte español contemporáneo> en el Palacio de la Virreina (diciembre 1955), en la que hay obras de Picasso (57), así como de Barradas, Gargallo, Hugué, Nonell, Torres García... no se selecciona a Miró, según la prensa por razones “administrativas”. En ocasión de esta Bienal se presenta la exposición *<El arte moderno en los Estados Unidos> (24 septiembre-24 octubre 1955), en los mismos locales de Barcelona, con obras seleccionadas por Dorothy C. Miller, conservadora del MOMA, entre los expresionistas abstractos y otros vanguardistas norteamericanos, como Albers, Baziotes, Calder, Davis, De Kooning, Gorky, Kline, Man Ray, Motherwell, Pollock, Rothko, Still, Tobey... y proyectos de los arquitectos Philip Johnson, Mies van der Rohe, Richard J. Neutra y Frank Lloyd Wright. Probablemente Miró asiste a estas exposiciones y tiene así ocasión de conocer mejor el expresionismo abstracto.
Mueren sus amigos o conocidos Yves Tanguy (15 de enero), Nicolas de Staël (16 de marzo, por suicidio), Fernand Léger (17 de agosto) y Willi Baumeister (31 de agosto).
Es­paña entra en la ONU. Nace el grupo opositor ‘Catò­lics Catalans’, con plantea­mien­tos políticos cercanos a los de Miró; uno de sus miem­bros es Jordi Pujol i Soley, futuro presi­dente de la Gene­rali­tat.
Se celebra la Conferencia Afro-asiática de Bandung, que vertebra el movimiento de países no alineados. Se declara la independencia de Marruecos.

1956.
Joan Miró reside en Barcelona de enero a mayo.
Cumple regulares y bre­ves estancias en Gallifa en abril y mayo, reali­zan­do peque­ñas cerá­micas, y en Palma, donde en fe­brero terminan las obras del taller Sert.
En varios viajes a París trabaja en el ta­ller de grabado de los hermanos Aldo y Piero Cromme­lynck, en el que está Robert Dutrou, su grabador favorito.
Pasa el verano entre Mont-roig y Palma, mientras se hace la mu­danza de sus en­se­res de Barcelona ─adonde acude para las gestiones─ a la casa de Son Abrines en Palma, donde se insta­lan defi­ni­tivamente ha­cia septiembre-octubre. Durante el verano­ ven­den las ca­sas de Fol­garo­les y Pa­sa­je del Crédito, siendo Prats el re­pre­sentante legal y finan­ciero de Miró en Bar­celona. Dupin le visita por primera vez en Palma para preparar una exposición de obra gráfica en Alemania.
En septiembre viaja a Barcelona y comienza su trabajo en Gallifa con Artigas para los mu­rales de la UNESCO.
Desde octubre-noviembre reúne en Palma las obras y apuntes almacena­dos en París des­de 1940. Durante los dos años siguientes revisará estas obras an­teriores y al parecer des­truye una gran parte, sobre todo dibu­jos. Apenas pinta.
Celebra dos grandes exposiciones de cerámicas, <Terres de grand feu> en la Gale­rie Maeght de Pa­rís y en la Pierre Matisse Gallery de Nueva York, para las que concede una importante entrevista a Rosemond Bernier, para la revista “L’Oeil”. Bouchard acaba la versión definitiva de Around and about Miró.
Muere en accidente de automóvil Jackson Pollock (11 de agosto), un artista capital del expresionismo abstracto, a la vez influido e influyente respecto a Miró.
Se celebra en Valencia en mayo el *<I Salón Nacional de Arte No Figurativo>, una gran exposición colectiva del arte abstracto español. También se funda en Valencia el grupo Parpalló, coordinado por el crítico Vicente Aguilera Cerni. Aparece la revista “Papeles de Son Armadans”, en Palma de Mallorca, promovida y dirigida por Camilo J. Cela.
En España, estalla en fe­brero una agitación universita­ria, con lu­chas calleje­ras entre estu­diantes demócratas y falangistas. El 10 de febre­ro se suspenden varios derechos civiles y al poco son cesados los ministros Ruiz Giménez, de Educación, y Fernán­dez Cuesta, del Movimiento. La Iglesia, a través de sus tres cardenales Quiroga, Pla y Arriba, presiona a Franco en contra de los falangistas. Se nota la crisis económica, debido al fracaso de la autarquía.
Se celebra el XXº Congreso del PCUS (14-25 febrero 1956), que desmitifica la figura de Stalin y comienza una apertura en el comunismo internacional. Muchos intelectuales y artistas com­prometidos con el realismo socialista sufren una crisis ideoló­gica y Miró realza su prestigio personal y artístico al reconocerse la coherencia de su independencia an­terior. Cuando ocurre la inter­vención comu­nista en Hungría (oc­tubre-noviem­bre), Picasso pro­testa y la cri­sis del realismo socialista se profundiza.

1957.
Joan Miró reside en Palma de Mallorca.
Desde este año residirá habitualmente en Palma y pasará largas tem­po­radas de ve­rano en Mont-roig (generalmente agosto-octu­bre), viaja­rá cada año a me­nudo a Barcelona (con puntuales estancias en Gallifa para trabajar la cerámica) y más espaciadamente a Pa­rís y Saint-Paul-de-Vence, algunos grandes viajes a EE UU (cinco) y Ja­pón (dos), y otros más cor­tos y excepcionales a Gran Breta­ña e Italia.
En enero recibe la visita en Palma de Soby para comenzar la preparación de la gran antológica del MOMA de 1959.
El 4 de marzo viaja a Santander, junto a Artigas y el hijo de éste, para inspirarse en las pin­turas paleolíticas de la cueva de Altamira, que visita hacia el 4 o poco después, además de Santillana del Mar, Bilbao y otros lugares, y vuelven hacia el 10 a Gallifa para con­tinuar la prepa­ración de los murales de la UNESCO.
A finales de abril viaja a París y el 17 de mayo asiste a la inauguración de una exposición suya en Niza.
En Pal­ma, a principios de agosto, comien­za a pre­parar con Dupin la gran mo­nografía (con el primer catálogo razonado de pinturas) que se publi­cará en 1961 como su bio­grafía o­fi­cial.
No pinta, aunque trabaja el grabado, destacando la li­to­grafía Mujer ante el espe­jo.
A finales de año Camilo José Cela de­di­ca a Miró un núme­ro espe­cial de la re­vista “Pape­les de Son Arma­dans”, con el texto-entrevista La llamada de la tie­rra y numerosos textos de amigos poetas y críticos; Miró ilustra la portada con una obra litografiada.
Se suicida Oscar Do­mínguez el 1 de enero. Muere en París el escultor Constantin Brancusi (15 de marzo).
Aparecen o se consolidan en Es­paña importantes grupos artísticos: el in­for­ma­lista El Paso en Ma­drid, el rea­lista Par­palló en Va­len­cia (fundado en 1956), el analítico Equipo 57 en Córdoba (aunque se funda en París), que sim­bolizan los tres mo­vi­mientos que dominan la vanguardia en 1957-1963. Hay una importante presencia española en la Bienal de Sao Paulo: Oteiza gana el Gran Premio de Escultura y triunfan Feito, Millares, Tàpies...
En febrero de 1957 la Sala Gaspar de Barcelona, antes de su paso por la Sala Negra del MEAC de Madrid (24 abril-mayo), muestra la exposición *<Otro Arte>, que, con la colaboración de las galerías parisinas Staedler y Rive Droite, presenta por primera vez en España una amplia representación de los grandes informalistas europeos, como Appel, Bryen, Fautrier, Mathieu, Riopelle, Wols..., expresionistas abstractos americanos como Pollock, De Kooning, Tobey... así como Canogar, Feito, Millares, Saura, Tàpies, Tharrats y Vilacasas, con un catálogo y una conferencia a cargo del comisario y crítico Michel Tapié (asimismo director artístico de la Galerie Stadler); su impacto es enorme entre los jóvenes artistas (sobre todo catalanes, como Brotat y Ràfols-Casamada, y madrileños) y la crítica (Aguilera Cerni, Ayllón, Cirlot, Cirici, Manuel Conde, Joan Fuster, Moreno Galván, Popovici, Rodríguez Aguilera...), y favorece probablemente la evolución de Miró hacia una pintura más abstracta a finales de los años 50.
Los miembros del Club 49 votan los diez mejores pintores del siglo, saliendo elegidos en este orden: Picasso, Klee, Miró, Chagall, Matisse, Rouault, Braque, Dufy, Kandinsky, Mondrian y Gris.
En Barcelona, en enero comienza el segundo boicot a los tranvías y el 21 de febrero se reúne la primera asamblea estudiantil libre en la universidad, severamente sancionada. Franco nombra nuevo gobierno en febrero, presionado por la grave inflación y el intento falangista del ministro Arrese de promover unas nuevas Leyes Fundamentales; el Opus Dei y los tec­nó­cratas comienzan su ascenso políti­co. La opresión de la vida política y cultural se re­laja relativa­mente desde entonces. El 15 de marzo de 1957 Porcioles es nom­brado alcal­de de Barce­lona e ini­cia una tímida apertura a la sociedad ci­vil, siendo Miró uno de los artistas más solicitados.
Se firma el Tratado de Roma el 25 de marzo: nace la Comunidad Económica Eu­ropea.

1958.
Joan Miró reside en Palma, donde nace su nieto Emili Fernández Mi­ró.
Hace varios viajes a París.
En la segunda semana de agosto los matrimonios Miró (que llega el 4 directamente desde Barcelona) y Sert descansan juntos en Ibiza.
Es el año que confirma la pros­peridad eco­nómica de Miró, pues sus marchantes ven­den súbitamente casi todo el stock de su produc­ción anterior a altísimos precios. Aumen­ta su preocu­pa­ción por con­trolar este repentino bienestar sin perder su dedi­cación a la creación y realiza en Mallorca exitosas in­versiones inmobi­liarias, junto a un cuñado, el arqui­tecto Enric Jun­cosa.
Miró sigue sin pintar, obsesionado con la cerámica y el grabado.
Se publica el libro A toute épreuve, de Paul Eluard, editado por Gérald Cramer e ilustrado por Miró, tras diez años de esfuerzo para realizar sus 80 xilografías sobre madera de boj; es su obra más ambiciosa en la ilustración de libros.
Estreno en Barcelo­na (previsto para el 28, parece que se atrasó al sábado 30 de mayo) del film Around about Miró, en un homenaje que reúne a mil invi­tados, organizado por Prats a través del Club 49 y la Cámara Barcelonesa de Arte Actual.
El 29 de mayo se hace la última hornada para los murales de cerá­mica, que se ins­talan en septiem­bre en la sede de la UNESCO en Pa­rís, que se inaugura en noviembre. Muro del Sol (3 x 15 m) y Muro de la Luna (3 x 7,50) consiguen un gran éxi­to de crítica, y gracias a ellos Miró, conjuntamente con Artigas como au­tores del pro­yec­to, reciben el 16 de octubre el Premio Interna­cio­nal Guggen­heim, en una decisión que se insinuaba desde finales de agos­to y que elevará inmediata y extraordi­nariamente la fama y la valoración económica de Miró.
En noviembre concede su pri­mera entre­vista a Yvon Tai­llan­dier.
Miró aconseja a Pierre Matisse que observe la obra del grupo El Paso, y al poco su galería les abrirá las puertas de Nue­va York. Se reemprenden las obras de la Sagrada Familia de Barcelona, que concitarán las críticas de los círculos progresistas catalanes.
Muere el artista Georges Rouault (13 de febrero).
En España la crisis financiera empeora, dinamitando la base social de la política económica autárquica. El 21 de marzo se produce un paro estudiantil en las universidades de Barcelona, Madrid y Zaragoza. Franco promulga el 17 de mayo la Ley de Principios Fundamentales del Movimiento, 12 ideas que quintaesencian el régimen franquista. Destacan el Principio I: “España es una unidad de destino en lo universal”; II: la Iglesia católica es “la única verdadera”; IV: “la unidad entre los hombres y las tierras de España es intangible”; VII: “la Monarquía tradicional, católica, social y representativa”. Es un triunfo del sector tecnócrata de Carrero Blanco sobre el falangista.
En Francia en mayo una grave crisis política y una sublevación militar en Argelia facilitan el acceso de De Gaulle a la jefatura del gobierno, con plenos poderes, y después a la presidencia; en septiembre un referéndum aprueba la constitución de la V República.

1959.
Joan Miró reside en Palma.
Viaja en enero a Barcelona, donde el 10 asiste al vernissage de la exposición del grupo El Paso *<4 pintores del grupo El Paso> en la Sala Gas­par de Barce­lona (10-23 enero), organizada por Joan Prats y su Club 49. En fechas posteriores también visita, junto a Sweeney, Pierre Matisse, Dupin y Frank O’Hara, la muestra de las escultu­ras móviles de Moisès Villèlia en el Museo Municipal de Mata­ró; todos compran obras de este artista.
Se publica en enero el libro Constella­tio­ns, de Breton, con una repro­ducción de los gouaches de 1940-1941.
Viaja a París hacia abril y visita al taller de Charles Marcq donde admira sus vitrales en colaboración con Chagall, oportunidad en la que vuelve a pensar en este arte, que sólo afrontará en los años 70.
Desde el 21 de abril vue­la a Nueva York, para su ter­cera estan­cia en EE UU (21 abril-29 mayo) y recibir el 18 de mayo de 1959 de ma­nos del presi­dente Ei­senhower el pre­mio Gug­gen­heim, de 10.000 dólares. Aprovecha para viajar a Boston y Filadel­fia. Se abre una anto­lógica de su obra en el MOMA de Nueva York y en Los Ange­les, organizada por Lie­berman con el apoyo de Soby, que alcanza un enor­me éxito. El 29 de mayo embar­ca en el Liberté de vuelta a Bar­celo­na.
Reside en Mon­t-roig a mediados de junio y en agosto-octu­bre.
Franco, por un decreto de 1 de abril con ocasión del Día de la Victo­ria, le concede la Gran Cruz de la Orden Civil de Al­fonso X el Sabio, en una ocasión en que se condecora asimismo a decenas de intelectuales y artistas españoles y que pretende congraciar al régimen con el mundo de la cultura y la opinión pública internacional. Mi­ró no la recoge­rá y procurará silenciar la conde­cora­ción, que en su círculo social pareció una traición.
Tras un periodo de tres años de dedicación a otras artes, de me­ditación y revisión de su obra ante­rior, en enero Miró vuelve a pintar, primero con obras mediano formato. Es especialmente notable la influencia de la gestuali­dad del expresionismo abstracto norteamericano, el mate­ris­mo del informalismo/tachismo europeo y la auste­ridad for­mal del arte oriental más despojado.
Continúa su trabajo de grabador en los talleres de Mourlot y Lacourière y ahora también en el recien abierto por Maeght en Levallois, Imprimérie Arte, dirigido por Dutrou en solitario (hasta c. 1982), donde en los años siguientes se incorporan el cromista René Le Moigne, el litógrafo Gui Veliot y el maquetista Michel Otthofer (hasta su paso a la editorial Flammarion), que también colaboraran estrechamente con Miró desde 1964 en el grabado y la ilustración de libros. Miró estará siempre abierto a sus consejos técnicos, cumpliendo su idea de un verdadero trabajo de equipo.
Miró escribe una dedicatoria al grupo El Paso en el número monográfico dedicado a éste por la revista “Papeles de Son Armadans”, nº 37 (IV-1959). Miró dona, como Picasso y otros artistas catalanes, dibujos para la financiación del Cercle Artístic de Sant Lluc, para lo que se ha organizado un Concurso de Dibujo; las obras donadas se exponen en la librería Porter-Libros en el Portal del Ángel a partir del 23 de mayo y después son subastadas.
Estalla el escándalo de Luis de Galinsoga, director de “La Vanguardia”, quien el 21 de junio interrumpe con insultos un sermón en catalán; sigue una campaña popular que demanda y consigue su destitución. El PSUC arrecia en su oposición al régimen. Se comienza a publicar en octubre la revista “Serra d’Or”, primera íntegramente en catalán después de la guerra civil.
Se celebra la primera exposición española del escultor británico Moore, organizada por la Dirección General de Bellas Artes y el Instituto Británico, en las Salas de la DGBA de Madrid (abril) y el Antiguo Hospital de la Santa Cruz de Barcelona (mayo).
Fallecen la artista Germaine Richier en Montpellier (32 de julio), el escritor Ben­jamin Péret en París (18 de septiembre) y se suicida al artista Wolfgang Paalen en México (24 de septiembre).
Comien­za en España el Plan de Es­tabi­li­zación Económica: apertura y modernización financiera y co­mercial.
El 25 de enero el papa Juan XXIII anuncia la celebración del Concilio Va­ticano II. Triunfo de la revolución castrista en Cuba.

1960.
Joan Miró reside en Palma.
Realiza varios viajes a Barcelona y Gallifa, donde trabaja con Artigas en el mural cerámico de Harvard. Viaja a París para trabajar en grabado y preparar exposiciones.
El 9 de junio el embajador norteamericano viaja a Palma de Mallorca para condecorar a Miró con la insignia de Miembro de Honor de la Academia Nacional de Bellas Artes y Letras de EE UU.
Pasa el verano en Mont-roig.
En septiembre compra la casa vecina de Son Bo­ter. Esta fue alqui­lada en los años 50 por, al parecer, una descendiente del barón de Munch­hau­sen, que la hizo servir como pensión (entre otros, para varios visitantes de Miró: Català-Roca, Dupin, Erben...). Al po­nerse a la venta Miró la adquie­re con el di­nero del premio Gug­genheim y la em­pleará como se­gundo estudio y almacén.
El 5 de octubre visita la fábrica de tapices Aymat en Sant Cugat.
En 1960 es elegido en una encuesta inter­nacional en­tre artis­tas y críticos de arte como uno de los tres grandes de la pintura moderna: Picasso, Miró y Braque. Picasso le arrebata a Miró el encargo de la decoración del Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña y Baleares.
Realiza en 1960-1961, para su ex­po­si­ción de abril de 1961 en la Maeght, mu­chas obras sobre tela (Hom­bre y mujer delante del sol), cartón y arpillera (Mujer y pájaro). Retoma obras anteriores y acaba su Autorre­tra­to 1937-1960. Desde 1960 muestra pre­dilección por los grandes forma­tos, sobre los que elabora pinturas de colores planos, que demuestran su interés por los problemas del espacio y el vacío. Pinta varias series, como una de fondos blancos y las cinco Mujeres sentadas.
Desde 1960 (hasta 1981) mantiene una extraordinaria regularidad productiva en la ilustración de libros y en el grabado, gracias a su ya excelente domi­nio de las técnicas y su voluntad de llegar a un público más amplio. Destaca este año la serie Gigantes, de ocho aguatintas de gran formato (un metro), hechas en piezas de cobre. Realiza las ilustraciones para la cubierta y la sobrecubierta del libro de Sert y Sweeney, Gaudí, publicado en 1960.
Miró dona una obra para una subasta en favor de la “85 Promoción de Arquitectura”, que reúne obras de importantes artistas donadas por sus autores, y que se expone en la Sala Gaspar en mayo de 1960 en la Sala Gaspar.
Exposición de 150 grabados de Picasso en el Museo de Arte Moderno de Barcelona. Espriu publica el poema­rio La Pell de Brau. Alexandre Cirici y Cesáreo Rodríguez Aguilera promueven el Museu d’Art Contemporani de Catalunya (MACC), albergado desde 1960 a 1963 en la Cúpula del Coliseum de Barcelona, con una interesante colección contemporánea, reunida casi toda ella a base de donaciones; su inauguración el 21 de junio de 1960 fue un acto de evidente compromiso de los vanguardistas catalanes en la reivindicación de una cultura autóctona; Miró participa con una obra. Muere el poeta Pierre Reverdy.
Se crea el grupo Estampa Popular en Madrid. La revista “Artes” será en los años 60 el mejor órgano plural de la críti­ca de arte española. En París el MNAM consagra una gran retrospectiva a Kandinsky.
En febrero la presión popular barcelonesa consigue que Luis de Galin­soga (un denostado anticatalinista) abandone su puesto de di­rector de “La Vanguardia”. En España, como primera consecuencia de la estabilización ocurre una grave crisis económica, con aumento del paro y un amasiva emigración, aunque desde el verano se reinicia la expansión económica, con una indus­tria­lización y ter­ciarización in­ten­sivas, en un largo periodo periodo de bonanza que llegará hasta 1973. 339 sacerdotes vascos envían a Franco un manifiesto denunciando los excesos represores del régimen. La revista “Destino” publica un especial dedicado al centenario del poeta Joan Maragall, que se convierte en una reivindicación de la lengua y la cultura catalanas.
Numerosos países africanos alcanzan la independencia.

1961.
Joan Miró reside en Palma.
Realiza varios viajes a París, a veces muy breves, como uno el 17 de noviembre, tras el cual hace a fina­les de no­viembre y hasta principios de di­ciem­bre su cuarto viaje a EE UU, donde es asistido por especialistas en sus problemas de salud (circu­la­ción sanguínea en las piernas, vista débil), aparte de visitar museos, exposiciones… Miró acude al vernissage de la primera exposición de dibujos de Giacometti en la nueva galería parisina de Adrien Maeght.
Entre los eventos de este año destacan las exposiciones en la Ga­le­rie Maeght de París y en la Pierre Matisse Gallery de Nueva York y la de obra gráfica en Ginebra.
Dupin publica la versión francesa de su monografía sobre Miró, que se traducirá a otras lenguas y repercutirá de inmediato sobre la historiogra­fía y la crítica, constituyéndose en el texto de referencia durante tres decenios.
Pasa el verano en Mont-roig.
Pinta los primeros trípti­cos de gran­ for­mato, unas obras casi mo­no­cro­mas y austeras, destacando el Azul I, II, III (270 x 355), terminado el 4 de marzo. Reinicia el traba­jo con ta­pi­ces, di­bujando cartones.Termina el nuevo mura­l cerámico para el Harkness Graduate Center de la Uni­versi­dad de Har­vard (1960-1961), en colabo­ración con Artigas y Sert, quien es decano de la facultad de arquitectura de Har­vard.
Miró participa en un libro ilustrado para un homenaje a Picasso, editado por PAB.
El grupo mallorquín Tago organiza un homenaje a Miró, con la previsión de hacer exposiciones de jóvenes artistas, conferencias y proyección de documentales sobre Miró; pero finalmente no se realiza al no obtener permiso del Gobierno Civil. Miró media ante Pierre Matisse para que Antonio Saura exponga por primera vez en su galería neoyorquina, con un catálogo con textos de José Ayllón y Michel Tapié.
Nace la Nova Cançó catalana, con el grupo Els Setze Jut­ges. Miembros de la burguesía catalana crean la institución del Òmnium Cultu­ral para apoyar la cultura catalana. La Conferencia de Europa Occidental solicita el 25 de marzo la amnistía para los presos y exiliados políticos españoles; firman Picasso, Jean Cassou, François Mauriac, Françoise Sagan, el padre Riquet... Buñuel dirige la película Viridiana. En Nueva York el MOMA presenta la gran exposición *<The Art of Assemblage>. Enest Hemingway se suicida (2 de julio), perdiendo Miró uno de sus mejores amigos norteamericano.
Huelga general en la Universidad de Barcelona el 10 de enero. Acuerdo de los sindicatos clandestinos UGT, CNT y ELA-STV para coordinar su oposición al régimen. ETA atenta contra la línea ferroviaria Madrid-Barcelona el 18 de julio. Se funda en el exilio parisino la editorial Ruedo Ibérico, que publicará importantes textos prohibidos en España.
Crece la tensión de la Guerra Fría: fracaso del desembarco en la bahía de Cochinos en Cuba y se construye el “muro de Berlín”.

1962.
Joan Miró reside en Palma, donde pla­nea construir un taller de grabado anexo a su casa.
Realiza varios viajes a Barcelona, donde conoce al periodista Lluís Permanyer, de la revista “Destino”, quien será uno de sus mejores entrevistadores. Creación del “Premi Internacional de Di­buix Joan Miró”, por el Ciclo de Arte de Hoy, del Cercle de Sant Lluc, en Barcelona; se organizará por la FJM en 1975-1986; desde 1989 es la “Triennal de Dibuix Joan Miró”, ya sin competición, como una selección de obras que muestran el estado internacional del dibujo.
Realiza varios viajes a París para trabajar en grabado. Se celebra en junio una gran exposición antológica en el MNAM de París, con motivo de la cual es nombra­do Caballero (commandeur) de la Legión de Honor francesa.
Realiza un viaje a Saint-Paul-de-Vence, su primera estancia larga en este pueblo, del 7 al 22 de julio, para dialogar con Sert sobre las maquetas de las esculturas para el Laberinto de la Fondation Maeght, y aprovechan para visitar a Picasso en su cercana casa.
Pasa el verano en Mont-roig.
Acaba en mayo el tríptico Pintura Mural para un Templo I, II, III: Amarillo, Verde, Rojo, en gran formato (270 x 355), con colores casi puros. La crítica norteamericana le relaciona con la Escuela de Nueva York. Realiza una serie de pinturas sobre cartón, algunas cortadas y perforadas, como las de Fontana.
Se inaugura en Barcelona la Galería René Métras, dedicada al arte de vanguardia.
En Mallorca se funda, el 21 de diciembre, la Obra Cultural Balear, organización que promoverá la cultura y la lengua cata­lana y con la que Miró colaborará. También en Malora, la revista eclesiástica bilingüe “Lluc” se reconvierte en cívi­ca, editada sólo en lengua cata­lana; el obispo de Mallorca, Enciso, interrumpirá el proceso catalanizador en 1963, pero en 1968 cambiará de­fi­niti­vamente hacia el catalán.
Se funda en Madrid la Asociación Española de Críticos de Arte, formada por Aguilera Cerni, Areán, Azcoaga, Bozal, Cirici, Cirlot, Hierro, Moreno Galván, Santos Torroella... Se inaugura el 29 de abril en Barcelona el edificio del ColAlegi d’Arquitectes de Catalunya i Balears, con un mural de Picasso, que había arrebatado anteriormente el encargo a Miró.
Mue­re el diseñador surrealista Kurt Seligmann (2 de enero). Se celebran los pri­meros con­cier­tos Fluxus en Europa. Se inauguran una gran retrospectiva de Mark Rothko en el MAMV de París y otra de Jean Dubuffet en el MOMA de Nueva York.
En España renace la organización sindical clandes­tina. En abril-ju­nio hay huelgas en Asturias, Madrid, Catalu­ña... En junio se reúne en Múnich la oposición, excepto el PCE, y los par­ticipantes son posteriormente represaliados. El 10 de julio Franco nombra nuevo gobierno, con una fuerte participación del Opus Dei y con Manuel Fraga en el ministerio de Infor­mación y Turismo. Son años de gran creci­miento eco­nómico y aumento de la pobla­ción obrera y estudiantil, que se opon­drá pronto al franquis­mo. La revista “Triunfo” (Valencia, 1946), dirigida por José Ángel Ezcurra, se transforma en 1962 en magazine que promueve la cultura alternativa y la crítica pro­gresista, sobre todo a partir de 1964.
Comienza el Concilio Ecuménico Vaticano II, que se desarrollará entre el 11 de octubre de 1962 y el 8 de diciembre de 1965, que abrirá la Iglesia católica a los tiempos modernos y las otras religiones, y cambiará decisivamente la actitud de la Iglesia y los católicos españoles respecto al franquismo.

1963.
Joan Miró reside en Palma, salvo unas estancias en Gallifa (una en marzo para traba­jar la cerámica) y Barcelona (abril). Pasa el verano en Mont-roig.
Realiza via­jes a París, donde conoce al poeta ruso Evgen Evtu­chenko; con seguridad está en París a principios de junio, cuando asiste con Artigas al vernissage de una exposición de Xavier Valls y poco después, el 7 al suyo de cerámicas en la Galerie Maeght.
Se celebran home­najes en París y Barcelona con motivo de su 70 ani­versa­rio.
Fracasa el proyecto de hacerle una exposición antológica en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona.
Pinta L’envolée. Hace una serie de dibujos relacionados con el ballet Juegos de niños de 1932. Comienza a realizar las esculturas monumentales para el Laberinto de la Fondation Maeght de Saint-Paul; 13 las terminará en 1964, pero no acaba toda la serie hasta 1968; son obras en cemento, hierro, bronce y cerámica, que trabaja en colaboración con Artigas en Gallifa. Ilustra varios libros. Thomas Messer, director del Guggenheim Museum, le encarga el 14 de agosto el mural en homenaje a Alice Patterson Guggenheim.
Fallecen sus amigos Georges Bra­que (31 de agosto), Jean Cocteau (11 de octubre) y Tristan Tzara (25 de diciembre).
Se abre el Mu­seo Picasso de Bar­celona el 9 de marzo, lo que será un referente para las fundaciones de Miró. El Pop-Art triunfa en EE UU y comienza a ser conocido en Europa. Se padece una crisis del arte abstracto, sobre todo el informalismo, ante el avance del nuevo rea­lismo.
En España es fusilado en abril el comunista Julián Gri­mau. Se intensifica la represión sobre las organizaciones cata­lanas de izquierdas y los sindicatos. Se cierra el Omnium Cultural de Barcelo­na. Son famosas las declaraciones de Aureli Esca­rré, abad de Montserrat, al diario parisino “Le Monde” (14-XI): ‹‹El régimen español se dice cristiano pero no obedece los principios básicos del cristianismo.›› Se aprueba el 16 de noviembre el Primer Plan de Desarrollo.
Fallece el papa Juan XXIII y le sucede Pablo VI (el 21 de junio), que continúa la apertura de la Iglesia. El asesinato del presidente norteamericano John Kennedy el 22 de noviembre conmueve a la opinión pública internacional.

1964.
Joan Miró reside en Palma.
Realiza varios viajes a París en el primer semestre para trabajar en grabado.
En marzo efectúa su segunda estancia en Saint-Paul-de-Vence, para trabajar en la instalación de sus esculturas en el Laberinto acude para una tercera estancia con motivo de la inaugu­ración el 28 de julio de la Fonda­tion Maeght. El direc­tor artístico de la Galerie Maeght, Louis Cla­yeux, dimite tras considerar que fue trata­do desconsi­dera­men­te en el acto inaugural; le sustituyen temporalmente Jacques Du­pin y Daniel Lelong; ante la crisis del grupo, Miró permane­ce fiel a Ai­mé Maeght, mientras Gia­co­metti le aban­dona aunque per­mane­ce ligado a la Pie­rre Ma­tisse Gallery.
Miró colabora con la exposición antifranquista *<España Libre>, una itinerante organizada en Italia por el diario romano “Avanti” en favor de los presos políticos españoles.
Pasa el verano en Mont-roig, pero durante estas vacaciones mue­re su yerno en un accidente de automóvil en Mallorca, el 19 de agosto, y la familia regresa a la isla.
Miró, jun­to a sus amigos Arti­gas, Prats y Gomis, viaja el 12 de septiembre a Gran Bretaña, donde conoce al joven pintor Allen Jones y visita la casa-taller de Penrose, en Farley Farm (Chiddingly, Inglate­rra); asiste a su gran retrospectiva en la Tate Gallery de Londres, que pasará ­a la Kunsthaus de Zúrich, a la que también acude.
Miró participa (es su tercera ocasión) en la Docu­men­ta III de Kas­sel (1964).
A finales de año se celebra una triple exposición con­junta en Barcelona, en las salas de Gas­par, René Métras y Belarte.
Pinta numerosas obras, destacando Mensaje de amigo, inspirada en una carta de Calder. Termina la decoración de 13 obras monumentales de escultura y cerámica para el Laberinto de la Fondation Maeght en Saint-Paul-de-Vence. Acaba, con Artigas, el mural cerámico de la Escue­la Supe­rior de Ciencias Económicas, Comer­cio y Adminis­tración Pú­blica de St. Gall, Suiza. Realiza tres cuadernos de dibujos basados en su frustrado proyecto Ariel de 1934-1935, que irá desarrolllando en los años siguientes y que desembocará en el ballet Miró: L’Ucello Luce en 1981.
Aparece la re­vista “Cuader­nos para el diálo­go”, promovida por Joaquín Ruiz Gi­ménez, con una ideo­logía demócrata cristiana de iz­quier­da, abierta a toda la opo­sición. Cirici publica su libro Art i societat, que difunde la teoría sociológica marxista del arte que aplicará en sus siguientes estudios sobre Miró.
Muere su amigo y antiguo marchante Pierre Loeb (4 de mayo), tras cerrar en febrero su Galerie Pierre. Fallece el artista Roger Bissière (2 de diciembre).
El Pop-Art triunfa en la Bienal de Venecia.
En España el 4 de febrero se celebran los “25 Años de Paz” desde la victoria de Franco. Estalla una huelga minera en Asturias (5 de mayo), comenzando un verano agitado de protestas; se publica un manifiesto de intelectuales contra la represión en Asturias y la censura (30 de septiembre). El 11 de septiembre en la prohibida Diada de Cataluña hay una concentración de 3.000 ciu­dadanos en homenaje a Rafael Casanova. Na­cen en noviembre las CCOO de Cata­luña, primer sindicato bien es­truc­tu­rado desde 1939; Miró colaborará con obras a favor del movimiento obrero.
En la URSS Breznev sustituye a Krushev, mientras EE UU aumenta su implicación bélica en Vietnam.

1965.
Joan Miró reside en Palma, salvo unos viajes a Barcelona, para trabajar la escultura en la fundición Parellada, como un el 18 de abril. Miró se opone a la prosecución de las obras de la Sagrada Fami­lia de Barcelona, firmando un manifiesto de intelec­tuales, artis­tas y clérigos, publicado el 9 de enero.
Pasa el verano en Mont-roig.
Viaja a París en varias ocasiones en primavera y otoño, sobre todo para trabajar en grabado e ilustración de libros.
El 23 de octubre inicia su quinto viaje a EE UU, con estancias en Nueva York y Chicago, y vuelve a Palma a mediados de noviembre.
Su hija Maria Dolors contrae nuevo matrimonio con Teodor Punyet el 22 de diciembre y el 31 Maria Dolors sufre un terrible accidente de coche en Mont-roig al ser arrollado su coche por un tren; los Miró acuden de inmediato a su lado.
Pinta varias obras de mediano formato. Continúa la ilustración de libros. Realiza una ilustración para un número dedicado a Cataluña de la revista de arte “Suma y Sigue”, Valencia, nº 5-6 (1965).
Muere su amigo Le Corbusier (27 de agosto).
Se suceden las manifestaciones estudiantiles en Madrid y son represaliados varios catedráticos de compromiso demócrata (García Calvo, López Aranguren, Tierno Galván). El abad de Montserrat, Aureli M. Escarré, se exilia el 24 (algunas fuentes citan el 12) de marzo, por unas declaraciones antifranquis­tas al dia­rio “Le Monde” hechas en noviembre de 1963; volverá en 1968, antes de morir. Es disuelto­ el oficial Sindicato de Estudiantes Uni­versitarios (SEU), al fracasar en su misión de or­ganizar y adoctrinar a los estu­diantes. Decanos demócratas alcanzan el poder en los colegios profesionales barceloneses de Abogados (Roda) y de Arquitectos (Moragas), iniciando una renovación comprometida contra el franquismo. El 7 de julio Franco nombra su octavo gobierno.
EE UU bombardea Vietnam del Norte. La Iglesia católica autoriza la acción de los sacerdotes obreros.

1966.
Joan Miró comienza el año en el Hospital de la Cruz Roja de Tarragona, pues el 31 de diciembre de 1965 su hija Maria Dolors había sufrido un grave accidente de coche en Mont-roig y fue hospitalizada hasta marzo de 1966 en dicho hospital; los Miró pasan varias semanas a su lado y al volver a Palma se quedan con el cuidado, permanente en los siguientes años, de los dos nietos, Emili i David, entonces de nueve y siete años. Después de una breve estancia de Miró en Saint-Paul-de-Vence a principios de febrero, los Miró vuelven a residir en Palma aproximadamente desde el 10 de febrero.
Viaja a Gallifa para trabajar en cerámica con su amigo, como en una estancia el 30 de abril y al parecer participa en un homenaje a Llorens Artigas en el pro­grama televisivo Esta es su vida.
Miró viajará a París en varias ocasiones y así el 7 de junio asiste al primer recital de Raimon en el Olympia parisino, y este mismo año le diseña la cubierta para su disco Cançons de la roda del temps (1966).
La familia vuelve a pasar el verano en Mont-roig.
Prepara su primera viaje a Japón e inicia su relación de correspondencia con el poeta japonés Shuzo Takiguchi, autor de la primera monografía sobre Miró en 1940. El 20 de septiembre inicia su viaje, para asistir al cierre de su gran retrospectiva en Tokio y Kioto, y conoce personalmente a Ta­kiguchi. La influencia del arte japo­nés y de la filosofía budista se intensifica desde entonces. Regresa, pasando por París, hacia el 10 de octu­bre.
En una vota­ción en 1966 de 35 críti­cos de arte norteameri­ca­nos es elegido el segundo entre una lista de 250 pintores actua­les; el indiscutido pri­mero es Pi­casso.
Estalla en los ambientes artísticos e intelectuales una polémica por su elección como aca­démico de San Fer­nando, agravada por su posterior rechazo al soli­darizarse con Picas­so.
Colabora con el músico John Cage, que escribe la partitura Joan Miró en ter­cera per­sona: 8 textos (en Del lunes en un año), y su compañero el coreógrafo Merce Cunningham, para los que realiza un cartel anunciador de su espectáculo en Sitges.
Pinta varias obras de mediano formato, de tema poético, a las que añade letras con plantillas de estarcir; y algunas de gran formato, como La lección de esquí. Trabaja en varios cartones para tapices del taller de los Gobe­lins de París. Continúa la ilustración de libros.
Comienza su larga serie de escul­turas de bronce y al año siguiente de bronce pintado (1966-1969): las primeras es­culturas monu­mentales en bronce, El pájaro solar y El pájaro lunar, más Mujer y pájaro, Mu­jer sentada y ni­ño, La caricia de un pájaro... Utiliza varios talleres de fundición, según su especialización: Sousse y Scuderi en París, Clémenti en Meudon (c. París), Valsuani en Bagneaux, Fratelli Bonvicini en Verona, Parellada en Barcelona. Estos bronces se ejercutan según el método de la cera perdida, a partir del vaciado de objets trouvés ensamblados.
Realiza con Artigas una escultura monumental en cerámica, La Venus del mar, que es sumergida en el Mediterráneo, en la llamada Catedral de la Pierre-Fourmi­gue, en la costa de Saint-Jean-les-Pins, el 28 de julio de 1968.
Mueren sus amigos Alberto Giacomet­ti (11 de enero), Victor Brauner (12 de marzo), Jean Arp (7 de junio) y André Breton (28 septiembre).
En noviembre se abre la gran retrospectiva de Picasso en varios museos de París, con un récord mundial de pú­blico hasta entonces (403.000 asistentes), un modelo y un reto para los futuros homenajes a Miró. Aparece en la escena artística el Minimal Art.
En España la Ley de Prensa aprobada en marzo permite el inicio de una tímida apertu­ra infor­mativa. Los nacionalistas comienzan en Cataluña en febrero la campaña “Volem bisbes catalans”.
Crece la oposi­ción de los estudiantes universitarios al régi­men franquista y se funda el 8 de marzo el Sindicat Democràtic d’Estu­diants en la uni­ver­sidad de Barcelona, que organiza la Caputxinada (una asamblea universitaria en el convento de los Capuchinos de Sarriá, Barcelona) el 9-11 de marzo, acontecimiento clave en el resurgir de la oposición democrática catalana, que poco después creará la Taula Rodona Democràtica; Tàpies es detenido tres días por su participación en los hechos. Miró contribuye con obras de arte para pagar las multas impuestas por la Caputxinada y el 11 de mayo se celebra una manifestación de sacerdotes en Barcelona, contra la tortura aplicada al estudiante Joaquim Boix; la Iglesia catalana se decanta contra el régimen franquista.
Un referéndum aprueba la Ley Orgánica del Estado y se decreta el indulto total para las responsabilidades políticas por la Guerra Civil. Comienza en diciembre la represión contra las clandestinas CCOO, que han vencido en las elecciones sindicales de septiembre-octubre; Miró apoya a los represaliados.
La Iglesia católica anula el Índice de libros prohibidos. Comienza la Revolución Cultural en China.

1967.
Joan Miró reside en Palma, donde nace su tercer nieto, Joan Punyet Miró.
En sus viajes a Barcelona destaca que trabaja en julio la escultura en bronce en la fundición Pare­llada. Pasa el vera­no en Mont-roig.
Viaja a París en mayo, julio y nuevamente en el otoño. Viaja a la Provenza en julio para trabajar en Saint-Paul-de-Vence y el 27 de julio Miró y su esposa visitan a Picasso en su casa de Notre Dame de Vie, en Mougins.
Realiza su sexto viaje a EE UU para trabajar en Nue­va York (del 18 de mayo hasta finales de mes) y asistir a un homenaje en su honor en el Gug­genheim Mu­seum el 18 de mayo, aprovechando la inauguración del mural en honor de Alice Gug­genheim.
Miró patrocina el frustrado homenaje al doctor Jordi Rubió i Balaguer, el 30 de enero; organizado por un grupo de estudiantes universitarios progresistas, fue prohibido por el rector de la universidad de Barcelona.
Miró recibe en octubre el Carnegie International Grand Prize for Painting, en aten­ción a su obra La reina María Luisa de Prusia (1929). Una encuesta del diario “Pueblo” e­lige personaje po­pular del arte a Joan Miró; es la confirma­ción de su creciente fama en España. En octubre es robado un envío de esculturas en bronce que pasaba por el aeropuerto de Orly en París; es el mayor robo sufrido en su vida. Miró y Maeght deciden hacer nuevos ejemplares de las piezas robadas para compensar las pérdidas.
Pinta El oro del cielo azul. Ilustra el libro Haiku (1967) con litografías inspi­radas en los signos caligráficos japoneses. Por consejo de Dutrou comienza sus experiencias en el grabado al carborundo ─método recién inventado por su amigo Henri Goetz, que consiste en reemplazar el grabado en hueco por un grabado en relieve con una superestructura dura instalada sobre la superficie del cobre, como Miró agradece en una carta reproducida en el reverso del libro de Goetz, La Gravure au carborundum (1968)─. Este método le permite abordar el gran formato (106 x 72) de varias series de grabados así como El gran tríptico negro (160 x 120).
Josep Melià publica Els mallorquins y comienza su relación con Miró. Muere el artista René Magritte (15 de agosto). Aparecen el Art Povera en Italia y el Conceptual Art y el Land Art en EE UU.
Eduardo Arroyo presenta su serie Miró rehecho, basada en obras mionianas reelaboradas con ánimo crítico hacia éste y el mundo del arte oficial, en las exposiciones <Miró rifatto> en la Galleria De Forcherari de Bolonia y en la Galleria Il Fonte di Spade de Roma (1967), reproducida en <Miró refait> en la Galerie André Weil de París (17 febrero-3 marzo 1969).
En España se pro­mulga la Ley Orgánica del Estado, desde entonces pieza de clave de las siete leyes fundamentales y que sienta las bases ins­titu­cionales del régimen franquista durante sus últimos años. Se recrudece la dura repre­sión de la oposición política: el sindicato CCOO es declara­do ilegal. La organización separatista vasca ETA se radica­liza. Franco nombra un nuevo gobierno, con el almirante Carrero Blanco de vicepresidente.
El Papa publica la encíclica Populorum progressio. El obispo vallisoletano Marcelo González Martín es nombrado arzobispo coadjutor de Barcelona en enero de 1967 (estará hasta 1971, cuando es nombrado arzobispo primado de Toledo), con el previsto derecho de sucesión del arzobispo de Barcelona, Gregorio Modrego Casaus, lo que recrudece la oposición catalanista de la campaña Volem Bisbes Catalans (Queremos opispos catalanes), ante la cual La Santa Sede cede en parte al nombrar cuatro obispos auxiliares catalanes, para las tareas pastorales.

1968.
Joan Miró reside en Palma, salvo varias estancias en Barcelona (febrero, abril, septiembre, diciembre) y Gallifa (finales de febre­ro), para trabajar en el mural cerámico para la Fondation Maeght de Saint-Paul-de-Vence. Se orga­nizan varios actos de homenaje y exposicio­nes para cele­brar su 75º aniversario, entre los que destacan las grandes exposi­cio­nes de la Fon­da­tion Maeght de Saint-Paul-de-Vence, del Antic Hospi­tal de Santa Creu de Bar­celona, y de la Kunsthaus de Zúrich. Comienzan los homenajes con los actos de Barcelona del 23 de abril, con una lápida conmemorativa en su casa natal.
Viaja a París (junio), Gi­nebra (6 de junio) y Nueva York (hacia 10-15 junio), en su sépti­ma estancia en los EE UU, para recibir el título de doctor “hono­ris cau­sa” por la Univer­si­dad de Har­vard y también visitar el MO­MA.
Realiza una larga es­tan­cia hacia finales de ju­nio-ju­lio en Saint-Paul-de-Vence, desde donde hace una vi­sita a Pi­casso, y asiste el 21 de julio a un homenaje a Calder por su 70 aniversario que el marchante Klaus Perls le ofrece en la Fondation Maeght. Traba­ja allí prepa­rando sus escul­turas y la cerá­mica mural para la expo­si­ción en la Fondation de fines de ju­lio, donde se celebra una gran fies­ta de homenaje, la mayor de su vida, el 22 de julio, en la que se confirma que Miró y Ar­tigas han recibido el en­cargo de la de­co­ración del pabe­llón “La Casa de la Sonri­sa” en la Expo de Osaka de 1970,
Pasa la par­te final del verano (agos­to-oc­tubre) en Mont-roig.
En octubre, a título gra­tuito, Miró y Ar­tigas aceptan el encargo del mural cerámi­co del ae­ro­puerto del Prat en Barcelona.
La primera gran retrospectiva de Miró en Barcelona se inaugura en no­viembre, lo que significa por fin su mayor reconoci­miento por la sociedad catalana.
Pese a tantos viajes es un año de extraordinaria vitalidad artística y en sus nu­me­rosas obras destaca la síntesis expre­siva, con pintu­ras como el tríptico Pintura de fondo blanco para la cel­da de un solitario, Cam­pe­sino ca­talán a la luz de la lu­na, Per­so­naje delante del sol, Cabello perse­gui­do por dos pla­netas, Poema I.
Entre los gra­bados destacan La escalada, Partida de campo y Tra­zado en la pared en los que rea­parece el motivo de la escale­ra, como sig­no de eva­sión hacia la libertad. Ejecuta los carte­les Salvat Català y 1 de Maig 68.
Reali­za es­cul­turas en bronce y de bronce pintado Pá­jaro so­lar, Lu­na, sol y una es­trella, Tor­so de mujer... La serie de esculturas de este año las hace con su vie­jo méto­do: recoger objetos que encontraba en el cam­po, guar­dar­los y utilizarlos para componer extrañas figu­ras.           
Realiza los cua­dernos de dibujos para los vestuarios y obje­tos artís­ticos del ballet L’Oeil-oiseau, con argu­mento de Dupin­, mú­sica de Patrice Mestral, esceno­grafía de Pabori, co­reo­grafía de Joseph Laffiti; se planeó su estreno por el ballet de la Ópe­ra de Mar­se­lla, en septiembre de 1968, en la Fonda­tion Maeght, pero el proyecto se frustró, hasta que se ejecutó su música en la Fondation Maeght en septiembre de 1973, mientras que el ballet es representado por primera vez en la Bienal de Venecia.
La galería René Métras, una de las más visitadas por Miró en estos años, presenta la exposición *<Men­te 1, Primera Muestra Española de Nuevas Tendencias Estéticas>, en realidad dominada por el ex­perimentalismo cinético, con artis­tas (Claret, Pericot, Sempere, Sobrino), arquitectos (Bofill, Bohi­gas, Fernández Alba), ci­neas­tas, músicos... La revista “Mosca” publica un número en el que Galí, Jové, Llena y Sílvia Gubern defienden el art povera, explicando la nueva actitud estética.
Mue­re su amigo Marcel Duchamp (2 de octubre). Se abre en Londres en abril el Ins­titute of Contemporary Arts (ICA). El Pop Art domina la Documenta 4 de Kassel dirigida por última vez por Arnold Bode, y se hace una primera antológica de Art Minimal en La Haya (Holanda).
En España se multiplican las huelgas y manifestaciones estudiantiles. Se declara el “esta­do de excep­ción” (sólo se hizo en 1968 y 1975); la revista “Destino” es suspendi­da dos meses y su di­rec­tor, Néstor Luján, es cesado. En junio se crea la Universitat Autònoma de Barce­lona y en agosto se restablece la Ley de Bandidaje y Terrorismo, después de varios atentados de ETA. España concede la independencia a Guinea Ecuatorial.
Estallan las grandes revueltas estudiantiles en París (mayo) en demanda de una libertad radical, y las manifestaciones en EE UU contra la guerra del Vietnam. La inva­sión soviética aplasta la Primavera de Pra­ga. El Papa publica la encíclica Humanae Vitae.

1969.
Joan Miró reside en Palma, salvo breves estancias en Barcelona (marzo, abril) y Gallifa, y varios viajes a París. Pasa el verano en Mont-roig.
Entre el 16 de noviembre y el 7 de diciembre vive su último gran viaje: acude por segunda vez a Japón, con motivo de pre­parar sus obras para la Exposición Internacio­nal de Osaka del año siguiente (1970)­, en el Pabellón de la Aso­ciación Japonesa del Gas, llamado de la Ri­sa. Pinta otro mural efímero, Risa inocente, que será destruido al cerrar el pabellón, una serie de bronces pintados, y los vestidos naturalistas (calabazas gigantes) de los figurantes de una pantomima en el vestíbulo; colabora en el espectáculo con el músico japonés Hattori. Miró vuelve el 10 de diciembre a Palma de su viaje, vía París. Muy cansado (tiene 76 años), se le prescribe un descanso abso­lu­to de 10 días debido a su debilitado corazón.
Se realiza la exposición <Miró, otro>, en el Colegio de Arqui­tectos de Barcelona, promovida por un grupo de jóvenes arquitectos, con un carácter contestario y de crítica encubierta contra el régimen franquista; forman parte las lito­grafías de la serie Barcelona. Miró impro­visa en abril sobre los paneles de vidrio del edi­fi­cio una pintura de 70 metros cuadra­dos (en la muestra hay una película de Pere Portabe­lla sobre su realización) y el 30 de mayo, una vez concluida la exposi­ción, realiza una acción en la calle: la destrucción del mural, con la colaboración de sus jóvenes ayudantes.
En el segundo recital del cantautor Raimon en el Olympia, se presenta la canción A Joan Miró, que, como las otras, la censura franquista prohíbe por su alto simbolismo político.
Pinta entre otras obras La cierva cantando Tosca, un óleo tra­vieso, lúdico y oní­rico, y Marcha peno­sa guia­da por el pá­jaro resplan­deciente. Realiza numerosas esculturas en bronce y bronce pintado: Mater­ni­dad, Señor y señora, Per­sonaje... Comienza a meditar su futuro trabajo en vitrales con Charles Marcq.
Co­mienza la edición de la Gran En­ciclopèdia Catalana, apo­yada por Miró. En junio el Art Povera llega a Barcelona con una exposición de esculturas efímeras en el jardín de la casa de Ga­lí, en el Maduixer.     
Eduardo Arroyo presenta <Miró refait>, París, Galerie André Weil (17 febrero-3 marzo 1969), con obras de Miró reelaboradas con ánimo crítico hacia éste y el mundo del arte oficial.
En España se crea la Coordinadora de Forces Polítiques de Catalunya, cuya primera acción es comunicar su constitución a Tarradellas, el presidente de la Generalitat en el exilio (sin gobierno). Miró será un colaborador constante de la Coordinadora en los años venideros.
Desde el 24 de enero al 24 de marzo hay nuevamente “estado de excepción”, por los disturbios universitarios; numerosos alumnos y profesores son encarcelados o desterrados.
El 22 de julio el príncipe Juan Carlos es nombrado sucesor de Franco, a título de rey, en un intento de consolidar el futuro institucional del régimen y desalentar a la oposición; al día siguiente jura el cargo. Ante los rumores de una pronta sucesión hay un conflicto en el Gobierno entre los ministros del Opus Dei y los del grupo falangista liderado por Fraga. El 29 de octubre triunfa el Opus Dei y Fra­ga es cesado en el nuevo Gobierno, sustituido en el ministerio de Información por Sánchez Bella (hasta 1974). El almirante Carrero, como mano derecha de Franco, domina cre­cientemente la po­lítica española en ­1969-1973. Fra­ga inicia su liderazgo del sec­to­r con­ser­vador aunque refor­mis­ta dentro del régimen.
De Gaulle dimite de la presidencia de Francia. EE UU comienza la retirada de Vietnam. Armstrong pone el pie en la Luna (21 de julio).

1970.
Joan Miró reside en Palma, salvo en sus viajes a Barcelona (abril), Gallifa (abril) y París (mayo). Pasa el verano en Mont-roig.
El 15 de enero es visitado en Son Abrines por el dirigente olímpico español Miquel Samaranch y su esposa Mercè Viñas, en representación de la Feder. Recibe el 22 de enero la Medalla de Oro de la Crí­tica, de la temporada 1968-1969, de la Asociación Española de Críticos de Arte (AECA).
Desde principios de 1970 se im­pli­ca en la defensa del Pro­yec­to del Parc de la Mar, junto con Sert, impi­diendo su con­ver­sión en un inmenso aparca­miento, y se com­prome­te con los plan­tea­mientos ecologis­tas.
Destaca, sobre todo, su participación en diciem­bre en el encierro de Montserrat.
Celebra una exposición en la Sala Pelaires de Palma en octubre, su primera pre­sen­ta­ción importante al público mallorquín.
Concentra crecientemente su actividad en la obra de difusión más pública: murales, esculturas, tapices y grabados.
Se inaugura en marzo el Pa­bellón de la Aso­cia­ción Japonesa del Gas, llamado de la Ri­sa, de la Ex­posición Universal de Osa­ka, un gran trípti­co mural de cerá­mica de Miró y Ar­tigas, de 64 metros cua­drados, sobre el tema de la Risa pura, la pin­tura efí­mera Risa ino­cen­te, más un con­junto de bronces pin­ta­dos y las “cala­bazas pin­ta­das” (perso­najes miro­nia­nos que deam­bulan en el vestíbulo)­. El mural es ex­puesto en un contexto de luces, juegos de agua, cas­cadas y efectos sono­ros, y se conser­vará, pero el resto de las obras se­rán des­trui­das junto con el Pabe­llón.
Des­taca entre sus pinturas Pá­jaros al alba del día. Intensifica su obra textil, en colaboración con Josep Royo, que empieza con el tapiz para el Hospital de la Cruz Roja en Ta­rrago­na. Entre los graba­dos destacan los 15 aguafuertes y agua­tin­tas para Fis­su­res de Michel Lei­ris, y las 11 litografías para Pro­verbes à la main de Shuzo Ta­kigu­chi.
Co­mienza sus escultu­ras más monumenta­les, con encargos a la fundición Bonvici­ni de Ve­rona y trabaja en abril en la fundición Pa­re­llada de Barcelona y en mayo en la fundición Clementi de Meu­don­.
Se instala en septiembre para la facha­da del aero­puerto del Prat de Barce­lo­na el mural cerámico en colaboración con Artigas, su obra de mayor tamaño con sus 500 m5 (10 x 50 m).
Muere el 14 de octubre su mejor amigo y consejero, Joan Prats. Miró redacta su propio testamento y considera con sus asesores el destino de sus talle­res de Palma.
La Fondation Maeght de Saint-Paul-de-Vence comienza a ser dirigida por Jean-Louis Prat (durante 35 años, fue elegido en 1969 y desempeñó el cargo desde 1970 hasta su dimisión el 14 de octubre de 2004), que reúne a lo largo de estos años una extraordinaria colección de 275 obras de Miró: 8 pinturas, 160 esculturas, 73 obras sobre papel, 29 cerámicas, un tapiz y un vitral.
Se suicida el artista Mark Rothko (25 de febrero), muy influido por Miró en los años 40 y a su vez una influencia importante sobre él mismo desde los años 50.
Se celebran retrospectivas de Henri Matisse en el Grand Palais de París y de Picasso en el Palais des Papes de Aviñón. Se celebra la I Feria de Arte de Basilea, que abre el camino en los años siguientes al surgimiento de las ferias de Düsseldorf (1971), Colonia (1972) y París (1974).
El Colegio de Arquitectos de Barcelona reivindica, con la colaboración de Miró, en una expo­sición al grupo ADLAN como paradigma de la cultura catalana innovadora de los años 30. Las exposiciones en Barcelona de las últimas tendencias se multiplican, de manera que se difunden el arte povera, el minimal, la poesía visual, etc., y así la séptima edición de la Muestra de Arte Nuevo (MAN), en el Pa­lau de la Virreina, muestra obras de artistas consa­grados como Ràfols-Casamada, Guinovart y nuevos como el pintor Robert Llimós y el escultor Josep Ponsatí, y estos dos organizan en la galería Anthropos la acción Assassinat de l’espectador en la que el público se enfrenta a la ausencia total de obra y ha de pisotear sus imágenes personales. La Sala Gaspar expone litografías de Tàpies y grabados de Picasso. En el extranjero dominan el arte conceptual, el arte povera y el Land Art. Se publi­can li­bros importantes: Antoni Tàpies, La pràcti­ca de l’art, en el que alienta el compromiso del artista con la sociedad, y Alexandre Cirici, L’art ca­talà con­tempo­rani.
En España se realizan en enero y febrero actos Pro-Amnistía en la Facultad de Derecho de Barcelona y otros lugares, y en octubre hay una manifes­tación de obreros de SEAT. La última visita de Franco a Barcelona se efectúa el 18 de junio y se acepta el nombramiento de Narcís Jubany comos el primer obispo catalán para la diocesis de Barcelona desde 1939. El gobierno todavía intenta, infructusamente, acercarse a los sectores más moderados del centro, con tímidas reformas como la ley de Educación (1970) que extiende la edu­ca­ción hasta los 14 años.
Pero la represión continúa: desde el 3 de di­ciem­bre de 1970 se juzga­ a 16 separatis­tas vas­cos en el pro­ceso de Bur­gos, ante lo cual duran­te esas se­manas se mul­ti­pli­ca­n los actos de pro­testa, con huelgas, mani­fes­ta­cio­nes y actos pú­blicos entre los que destaca el “en­cie­rro” en el mo­nas­terio de Montse­rrat, donde unos 300 pro­fe­sio­nales, in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas se reú­nen los días 12-14 de diciem­bre. Miró, a sus 77 años, acude allí la primera noche para ma­ni­fes­tar su soli­da­ri­dad y levantar el ánimo de los asistentes. Se celebran manifestaciones de protesta en el extranjero, al tiempo que la pren­sa ex­tran­jera pu­blica va­rias no­ti­cias so­bre su pre­sencia en el acto, lo cual con­tri­buyó a que en el ex­te­rior se prestase más aten­ción a la si­tua­ción po­lí­ti­ca es­paño­la. La pre­sión interior e internacional consigue la conmutación de las penas de muerte. Al parecer, Miró es cas­tigado en enero de 1971 mediante la retirada de su pasa­porte. En esta corrien­te de entu­siasmo por la lucha a favor de la democratiza­ción, mu­chos ar­tistas e intelectuales del círculo cata­lán de Miró se afilian o cola­boran con los par­ti­dos de la oposi­ción, en especial el PSUC, desde los ve­teranos como Antoni Tàpies (quien, al igual que Miró, no se afi­liará) a los más jóvenes como Josep Ro­yo.
El socialista Salvador Allende gana las elecciones generales en Chile.

1971.
Joan Miró reside en Palma, donde nace su cuarto y último nieto, Teo­dor Punyet Miró. Viaja a Barcelona y Pa­rís. Pasa el verano en Mont-roig.
Una grave en­fer­medad de Llorens Artigas, declarada en 1971, pone punto final a su rela­ción de trabajo en común; pero su puesto lo ocupa el hijo, Joan Gardy Arti­gas, aunque las estancias de Miró en El Racó de Gallifa se espaciarán hast que vuelva a menudo en 1976-1977.
Destacan las exposiciones en Knokke-le-Zoute, Barce­lona, Minneapolis y París. Clovis Pré­vost realiza el cortometraje sobre Miró Litogra­fía de un car­tel, importante documento sobre su obra gráfica, con imágenes de la serie Barcelona, relacionada con la Guerra Civil.
Se constituye, el 12 de mayo, la Fundació Joan Miró de Bar­ce­lona, centro que nace a raíz de las conversa­ciones de Miró y Prats después de la exposición antoló­gica de 1968 en Barcelo­na. Su idea es crear en la ciudad de Barcelona un museo mono­gráfico de obras de Miró y a la vez un centro de estudios y actividades para el arte de vanguardia y contemporá­neo, abierto a la crea­ción de los artistas jóvenes. Josep Lluís Sert asume el proyec­to arquitectónico.
Realiza la escultura Mujer, en resina sintética, y esculturas en bronce.
Se inaugura el mural del aeropuerto de Barcelona el 18 de marzo de 1971, con la presencia de los ministros de Gobernación y del Aire, pero no asisten Miró ni Artigas.
Comienza una cerámica mural para la Kunsthaus de Zúrich.
Realiza 15 litografías en <Home­naje a Joan Prats>, con un predominio del color ne­gro, como expresión de un sentimiento trágico ante la muerte. Se publica en noviembre Le Lézard aux Plu­mes d’Or, con poe­mas ma­nuscritos de Miró de un viejo proyecto poético de 1936 y 15 litogra­fías; otra gran parte de esos viejos poemas se publica en otro libro ilustrado, Ubu aux Baléares, también de 1971.
El Colegio de Arqui­tectos dedica exposiciones al GATCPAC y al Equipo Crónica. Las nuevas galerías en Cataluña (Aquitània (1970-1973), Joan Massanet, Llotja del Tint...) promueven las últimas tendencias. Miralda se significa como artista innovador, con exposiciones en Barcelona y París. Se celebran en Granollers, con asistencia de Miró a ambas, la Primera Mostra In­ternacio­nal d’Art (15 mayo-15 septiembre 1971), celebrada en homenaje suyo, y la Mostra d’Art Jove (agosto 1971), organizada por la Escuela de Diseño Eina, que pre­senta obras en la calle y en la que participan Abad, Jordi Benito, Garcia Sevilla, M. González, Jové, Sílvia Gubern, Pazos, Josep Ponsatí, Teixi­dor, Utrilla, Vilade­cans, Vilageliu y o­tros, que marca el inicio definitivo del arte conceptual en Cata­luña; se publica un manifiesto en defensa de las obras efí­meras, del arte en la calle y de la participación del espectador. Jové hace environments como el de la galería Snark. En octubre la crí­tica oficial ataca la obra pop de Arranz Bravo y Bartolozzi en los muros de la fábrica de Parets de Va­llés. En no­viembre la Sala Gaspar organiza la expo­si­ción homenaj­e de los 90 años de Picasso.
En España el régimen continúa con su doble juego de concesiones formales y de la represión. Así, la Ley Sindical de 1971 es el último intento de institucionalizar el régimen franquista bajo una apariencia de libertad sindical, pero que esconde un férreo control de la clase trabajadora. La extrema derecha comienza en Barcelona sus atenta­dos an­ticatalanistas (una veintena entre 1971 y 1975). En mayo, la policía impide la primera reunión de la Assem­blea de Catalunya, que se reúne por primera vez el 7 de noviembre y reúne casi toda la oposición democrática y catalanista durante el periodo 1971-1977. La re­vista “Triunfo” es suspendida en julio hasta el mes de noviembre.
La China comunista entra en la ONU sustituyendo a Taiwán y ocupando un asiento en el Consejo de Seguridad.

1972.
Joan Miró reside en Palma. Realiza varios viajes a Barcelona, Tarragona y París.
En enero viaja a Ma­drid, para asis­tir a la exposición de homenaje a Joan Prats en la galería Vandrés, y con Sert visita (última vez cono­ci­da) el Museo del Prado. Viaja en febrero a Santa Cruz de Tenerife junto a su amigo Sert para asistir al vernissage de la *<Exposición Homenaje a Josep-Lluís Sert>, en el Colegio Oficial de Arquitectos de Tenerife (17 febrero-mayo 1972) cuyo cartel ha realizado. Asiste el 29 de febrero, con su esposa, a la inauguración de la muestra <Joan Miró. Home­natge a Joan Prats: 15 litografías origi­nales> en la Sala Pelaires de Pal­ma de Mallorca. En marzo viaja a Gran Breta­ña, en Lon­dres, para asistir a una exposición de sus esculturas en bronce; visita a Henry Moore en su ta­ller de Much Hadham.
Pasa el verano en Mont-roig.
La revista “XX Siècle” le dedica un número especial, Hom­ma­ge à Joan Miró.
Destacan las exposiciones en Estocolmo, Nueva York, Sala Gaspar de Bar­celona, Hayward Gallery de Lon­dres y Kunsthaus de Zúrich.
El Ayuntamiento de Madrid inaugura en el Paseo de la Cas­tellana, al aire libre, el Mu­seo de Escultura Abstracta, con obras de Alberto, Julio González, Sem­pe­re... y Miró protesta por la negativa del Ayuntamiento a admitir una obra de Chillida, La sirena varada. Miró donará una versión de su escultura Madre Ubú (1976), titulada en Madrid Mirando a Cataluña, que donará y se instalará definitivamente sólo en 1978, una vez resuelto el conflicto que acabará en 1979 con la inauguración de la obra de Chillida.
El 27 de junio se constituye y clasifica legalmente la Funda­ció Joan Miró de Barcelona.
Miró y Gardy Artigas acaban el mural de ce­rámica Pájaros que levantan el vuelo para la Kunsthaus de Zúrich, em­pezado el año ante­rior. Posteriormente realizan otro mural ce­rámico para la Cine­mateca de París, encargado por el director, Henri Langlois; finalmente se instalará en el Museo de Vitoria, en el País Vasco, por falta de financiación del proyecto parisino.
Realiza cinco graba­dos para El espejo del hombre para los animales del poeta André Frénaud.
Finaliza en la primavera la primera serie de sobretei­xims (unión de tapiz, collage y pin­tura), en cola­bora­ción con Royo. Publica un poema en el catálogo de 52 pp. para la exposición de homenaje <Calder> en la Sala Pelaires de Palma de Mallorca (septiembre-octubre), que reaparecerá en el catálogo de 32 pp. de <Calder. Exposició antològica (1932-1976)> de la Galeria Maeght de Barcelona (abril-mayo 1977) junto a otros poemas de Carlos Franqui y Pablo Palazuelo.
Ilustra con unos lavis el último número de la revista “l’Éphémère”, nº 19-20 (invierno-primaver 1972-1973), editada por Maeght; en este número cuenta con dibujos de Lam, tintas de Louis Bruzony Wols, y textos de Pascal Quignard, Pierre Clastres, Bernard Collin, André du Bouchet (dos), Ossip Mandelstam, Alain Veinstein, Heinrich von Kleist, Clemens Brentano y Achim von Arnim, Robert Walser, Michel Leiris, Paul Celan, Peter Szondi, Robert Jaulin, Jacques Dupin.
El hiperrealismo aparece por primera vez en junio en la Documenta de Kassel. Las exposiciones de las últimas tendencias se mul­tiplican y radi­calizan. Simón Marchán Fiz publica el libro Del arte objectual al arte del con­cepto que será la biblia artística para muchos de los jóvenes artistas. En enero la Sala Gaspar inaugura una colectiva de nuevos valores, con algunas obras minimalistas de Fran­quesa, S. Saura, Pablo, Pau, Camps. El Instituto Alemán de Bar­celona, con el nuevo director (desde enero) Hans-Peter Hebel, ayuda a la vanguardia artística. Se muestran los environments de Jordi Benito en el convento de Sant Francesc de Granollers (enero) y en la calle Brusi de Barcelona (febrero), este con el nombre de <La descober­ta Frégoli>; una obra suya (segundo premio) en el Concurs Ciutat de Terrassa es destruida por un sector del público (era una caja con una silla y una camisa reales). El Colegio de Arquitectos de Barcelona y el Instituto Alemán hacen la exposición *<Impulsos: arte y computa­dor>. Aparece en junio en la revista “Serra d’Or” el Grup G4, integrado por los críticos de arte Mercè Vidal, Alícia Suà­rez, Cèlia Canyelles i M. T. Borrajo, que aporta una nueva visión. En junio-julio se realizan los Encuentros de Pamplona, orga­nizados por el Grupo Altea, con presencia de la mayoría de los ar­tistas conceptuales catalanes y españoles y destacados extranjeros (Arakawa, Christo, Kosuth).
En España estalla en Madrid una huelga masiva en la universidad, y se difunde por el resto del país y después la oposición aparente inacción pero en realidad se organiza y extiende, mientras CCOO se infiltra en los sindi­catos verti­cales del régimen. Aparece un conflicto social en el campo con protestas de los pe­queños campesinos. Nacen movimien­tos reivin­dicativos de asocia­ciones de vecinos en las ciudades. La Assemblea de Catalunya promueve campañas para la solidaridad y la autonomía, y reúne 3.000 personas en Ripoll en la celebración en noviem­bre de su primer aniversario; Xi­rinachs, detenido­, hace una huelga de sed y hambre. Finaliza la huelga de Citroën y otras empresas, con muchos sancionados. Miró y otros artistas ayudan donando obras para sufragar las sanciones.
Gran Bretaña, Irlanda y Dinamarca entran en la CEE.

1973.
Joan Miró reside en Palma. A comienzos de año visita Roma. Realiza varios viajes a Barcelona, y al menos uno más largo a París y Saint-Paul-de-Vence (junio-julio). Pasa el verano en Mont-roig.
Hay numerosas celebraciones de su 80 aniversario. A principios de enero recibe la Orden de Bernardo O’Higgins, la más alta distinción del gobierno chileno, en agradecimiento del presidente Allende a su donación de una pintura al Museo de la Solidaridad de Santiago de Chile (conocido más tarde como Museo Resistencia Salvador Allende).
Recibe el Premio del Fomento de Turismo de Mallorca, otorgado también a Robert Gra­ves, en diciembre de 1973. Destacan las exposiciones de so­bre­teixims en Galerie Maeght de París y la de escultura y cerá­mi­ca, con un homenaje, en la Fon­da­tion Maeght de Saint-Paul-de-Vence.
En Bar­ce­lo­na, en las cuatro galerías Adrià, Sala Gaspar, René Métras y Nova, se rea­liza la exposi­ción *<Man73> (desde 3 mayo), una colec­tiva de 65 ar­tistas en homenaje a Miró.
Desta­ca entre todos los actos palme­sanos la exposi­ción *<Per a Miró o Exposición Homenaje Miró 80> (23 abril-15 mayo 1973) en la galería 4 Gats de Pal­ma, en la que parti­cipan 112 artistas (con 120 obras), entre los que desta­can: Amalia Avia, Cano­gar, Arranz Bravo, Chilli­da, Pan­cho Cos­sío, Bartoloz­zi, Juana Fran­cés, Ama­deo Gabino, Pepe Her­nán­dez, An­to­nio Loren­zo, Milla­res, Mouliaá, Lucio Muñoz, Benja­mín Palen­cia, Roca Fus­ter, Saura, Pablo Se­rra­no, Vicente Ve­la, Da­río Vi­llal­ba... Muchas de las obras se hi­cie­ron expresamente para este ho­menaje y todas se dedicaron al artista. El pe­riodista José Bauzà pidió que las obras se que­dasen en Pal­ma, para conformar el embrión de un futuro museo de arte contemporáneo. Miró visitó la muestra­­­, con su es­posa y su amigo Sert. Finalmente, le regalaron las obras a Miró en un acto público en Son Abrines (16 de mayo de 1973), y la mayoría pasaron a la exposición *<Miró 80> (1973).            
Realiza una serie de telas pintadas, quemadas y laceradas, como una experiencia de búsqueda de efectos matéricos y una provoca­ción contra el sis­tema comer­cial del arte. Destacan entre sus pinturas el Tríptico de los fue­gos artificiales y La sonrisa de una lágrima.
Realiza los grabados de la se­rie Mallorca, con 9 aguafuertes, los 13 agua­fuertes y agua­tin­tas de la serie Barcelona y las 89 lito­gra­fías de Oda a Joan Miró, de Joan Brossa.
Realiza el decorado para el ballet L’Oeil-oiseau, con texto de Dupin y música de Patrice Mestral, presentado en septiembre en la Fondation Maeght en 1973, mientras que el ballet es representado por primera vez en la Bienal de Música de Venecia, como Miró: L’Ucello Luce en 1981.
Muere el 8 de abril Pablo Picasso, lo que afecta profundamente a Miró; desde entonces la opinión pública le considera el más importante ar­tis­ta superviviente de las vanguardias. Fallece Asger Jorn (1 de mayo), destacado miembro del grupo Cobra, muy influido por Miró. Se efectúa una amplia retrospectiva de Barnett Newman en el Gran Palais de París. Se fun­dan las revistas de arte “Gace­ta del Arte”, Ma­drid, diri­gida por Benito Hernández, y “Batik”, Barcelona, di­rigida por Daniel Giralt-Miracle. En enero, en Eina, García Sevilla, del grupo Comuni­cació, hace experiencias concep­tuales sobre semàntica. Menudean las muestras de vanguardia en otras localidades catalanas fuera de Barcelona, como Hospitalet de Llobregat, Banyoles, Ribes de Fre­ser, etc. La poesía visual se consolida en las exposiciones de Eina (junio) y Dalla (agosto), donde participan los poetas-artistes Joan Brossa y Guillem Villadot, y los artistas Francesc Torres, Ramon Canals, y los nuevos Gabriel Guasch, Santi Pau, Josep Igle­sias del Marquet... Muntadas expone en la Galería Vandrés de Madrid sus videos, jun­tamente con otros video-artistas internacionales. En el verano se crea en Prada de Conflent el Grup de Treball, formado por artistas conceptuales (Muntadas, Abad, Selz...), que inmediatamente polemizará con Tàpies cuando este publique en “La Vanguardia” el artículo La creación. Arte concep­tual aquí, al que responden en la revista “Nueva Lente”, Madrid, 21 (XI-1973). En el Colegio de Arquitectos hay una polémica sobre la exposición <TRA (art a l’inrevès)>, en la que finalmente faltan los mejores artistas conceptuales. Aparece en “Destino” (14-VII-1973) el primer artículo del grup TMGFD (Triadó, Miralles, Gu­diol, Fontbona, Dols Rusiñol), titulado ¿El fin de las academias? En septiembre se celebra una exposición homenaje a Mar­cel Duchamp en Cadaqués (donde el artista acostumbraba veranear), con participación de Miró, Tàpies, Guinovart... y los más jóvens Pazos, Utrilla... En marzo, Vinçon, conocida tienda de objetos de diseño, abre una sala de exposiciones dedicada a los con­ceptuales y las nue­vas tecnologías, que aguantará hasta 1977. Se inaugura en diciembre la galería Dau al Set, con una antológi­ca de Tàpies.
En España la oposición sigue su lucha contra el régimen franquista: hay un muerto en las manifestaciones estudiantiles en Barcelona (4 de abril). La Assemblea de Catalunya reúne 12.000 trabajadores en Sant Cugat del Vallés (mayo). El 16 de mayo Porcioles es cesado como alcalde de Barcelona. El 9 de junio Franco cede la Jefatura de Gobierno al almirante Carrero Blanco, reservándose la Jefatura del Estado. En el nue­vo gobier­no no figuran los simpatizantes del Opus Dei.
La represión se a­centúa. La extrema derecha ataca en agosto los locales de la Gran Enciclopèdia Catalana, una de las instituciones catalanas que Miró más apoya. En octubre la policía detiene 113 personas en la reunión de la Assemblea de Catalunya en la i­glesia de Santa Maria Mitjancera de Barcelona. Comienza el 20 de dici­embre el proceso 1001 con­tra los diri­gentes sindicales, como Marcelino Camacho, de CCOO. El 20 de diciembre Carrero Blanco, presi­dente del gobierno, es ase­si­nado en un atentado de ETA. Franco nombra un nuevo gobier­no, presidido por Arias Nava­rro.
En Chile el general Pinochet acaba mediante un golpe de estado con el gobierno progresista de Allende el 11 de septiembre; Miró colaborará con los exiliados y presos chilenos.

1974.
Joan Miró reside en Palma. Realiza frecuentes viajes a Barcelona, preparando la Fundación Joan Miró (FJM); a Tarragona (abril) para trabajar en el taller tex­til de Royo (la Fari­ne­ra); a París (abril, mayo, octubre), en abril para la edi­ción final de Le Courtisan Grotes­que y el resto para su antológica.
Pasa el verano en Mont-roig pero en octubre Miró está ya a punto de cerrar definitivamente su taller en esta localidad, donde siempre habían quedado algunas obras, y sus estancias se irán abreviando progresivamente.
Destaca sobre todo la gran antológica doble en París des­de mayo: pintura, escultura y cerámica, con importan­te sec­ción retrospectiva, en el Grand Palais, y la obra gráfica com­pleta en el Musée d’Art Mo­derne de la Ville (MAMV). Es el punto cul­minante de su obra en los últimos años de su vida, tras traba­jar cinco años (1969-74) en la preparación de esta muestra. Las críticas son bastante duras con­tra su nuevo estilo casi salvaje y expre­sionista, con predominio del negro.
Destaca también la gran exposición de Sala Gaspar, con la serie Bar­ce­lona, una carpeta de grabados con poemas de Espriu, y los pri­meros tapi­ces de Miró-Royo, llamados sobre­teixims por el crí­tico Ale­xandre Cirici.
Inaugura la escultura El pája­ro lunar en los jardi­nes de la plaza Robert Desnos de París, del barrio Blomet en el distrito XV, donde estu­vo si­tuado el 45 de la rue Blomet, lugar de residencia de Miró en 1922-1925.
Realiza obras de fuerte compromiso político. Pinta el tríptico La esperanza del condenado a muerte a principios de marzo, coinci­diendo con la ejecución por agarrotamiento del anar­quista cata­lán Puig Antich el 2 de marzo; y escoge el título­ en su homenaje. Elabora un cartel para la Unes­co, en favor de la campa­ña Pro-derechos hu­manos: Unesco-Droits de l’homme. En este año realiza también los car­teles de Òmnium Cultu­ral y el Futbol Club Barce­lona.
Termina la pintura Paisaje en la noche (1966-1974). Pinta “mamarrachos” (así los llama) encima de pinturas “pompier” de baja calidad, adquiridas en los mer­cados parisinos de segunda mano de Les Puces.
Realiza los grabados para un libro de Salvat-Papas­seit, los 15 grabados y aguatin­tas del libro Le courtisan grotes­que para el edi­tor Iliazd, 32 litografías del libro Les Pénalités de l’enfer ou les Nouvelles-Hébrides de Robert Desnos, y 17 puntas secas del li­bro L’issue dérobée de Dupin.
En Barcelona el Colegio de Arquitectos intensifica la promoción de las vanguardias: *<Mostra d’Art Realitat> (enero); ciclo Nuevos Comportamientos Artísticos (febrero); *<Ceremonials 1969-1973> (abril), con Mi­ralda, Rabascall y Xifra. El Instituto Alemán, el Instituto Británico y la Sala Vinçon son también centros muy activos de las últimas tendencias. Del 21 al 30 de agosto de 1974 la Universitat Catalana d’Estiu, con sede en Prada de Conflent (Pirineo francés), ofrece el curso “L’Art Català de 1940 fins avui”, con lecciones impartidas por Francesc Vicens, Albert Ràfols-Casamada, Maria Lluïsa Borràs, Ricardo Salvat, Ferran García Sevilla y Alexandre Cirici, más diversos actos pedagógicos; hay numerosas referencias a Miró y su influencia sobre los artistas de la posguerra. En octubre abre la Galería Ciento en Barcelona y en noviembre la Galería Maeght, con una colectiva de clásicos de la modernidad, incluyendo a Miró. Muntadas hace su gran exposición individual de <Video-art> en la Galería Vandrés de Madrid.
En España la descomposición del régimen franquista se acelera. El nuevo gobier­no presidido por Arias Na­va­rro (2-I-1974 a 1-VII-1976), se enfrenta a la opo­sición democrática, a los sindicatos obre­ros y a los es­tu­dian­tes, mientras que pierde el apoyo de la Iglesia y la burguesía. El gobierno cuenta con bas­tantes aperturistas y lanza un tímido pro­grama de libe­ra­liza­ción polí­tica: el “pro­grama del 12 de febre­ro”, pero fra­ca­sará debido a la irresolución de Arias y por el desprestigio que causa su represión de la oposición más radical. Con todo, en esta etapa se liberaliza bas­tante la vida política gracias a la ma­yor libertad de prensa auspiciada por el minis­tro Pío Cabani­llas y a la tolerancia respecto a la oposición moderada (desde la democracia cristiana hasta los aledaños del PSOE). En febrero surge un conflicto con la Iglesia, por una pastoral en defensa de los de­rechos del pueblo vasco­ del obispo de Bilbao, García Añoveros, al que se intenta expulsar del país. Son ejecutados el 2 de marzo el terrorista anarquista catalán Puig An­tich y el delincuente alemán Heinz; Miró y otros artistas e intelectuales se conmueven. Franco es hospitalizado y cede temporalmente sus poderes al príncipe Juan Carlos del 19 al 30 de julio. Se presenta el 31 de julio en París­ la Junta Democrá­tica, que reúne a gran parte de la opo­si­ción. En a­gosto son deteni­das 67 personas de la Assemblea de Cata­lunya en Sabadell. Huelga en SEAT en octubre cuando son detenido­s trabaja­dores durante la presentación de la Junta Democràtica en la empresa. El 11 de octubre el Congreso de Suresnes del PSOE elige primer secretario a Felipe González. El apertu­rista Pío Ca­banillas, mi­nistro de Infor­ma­ción desde ene­ro, es destituido ­(formalmente fue una dimisión), el 28 de octubre por­­ Na­varro, cerrándose así la etapa reformista. Nace en noviem­bre la Convergència Democràtica de Cata­lunya y en diciembre la Unió de Pagesos.
En abril estalla en Portugal la revolución de los claveles: los militares derrocan al régimen de Caetano e ins­tauran la democracia.

1975.
Joan Miró reside en Palma. Pasa un verano más breve en Mont-roig. Viaja a Barcelona (junio, diciembre) y París.
Se celebra la apertura no oficial al público de la ‘Fundació Joan Miró. Centre d’Estudis d’Art Con­tem­porani’ (FJM) en Barcelona el 10 de junio, con una colección entonces de unas 200 pintu­ras, cin­cuenta esculturas, 5.000 dibujos, toda la obra grabada, so­bre­teixims, cerámicas, obje­tos... En total más de 10.000 pie­zas. Miró poco antes decora con pin­turas el techo del audito­rio.
Destaca la exposición antológica en la Galería Maeght de Barcelona, a finales de año, al mismo tiempo que trabaja con Raillard en un volumen de conversaciones.
Miró lee este año a los poetas Gón­gora (Soledades, Polifemo), Corbière y Nerval, para estimularse para sus grabados, e ilustra varios libros que aparecen en Barcelona, con tex­tos de Espriu, Francisco de Asís, Alberti, Foix, Brossa. En París, Maeght publica Adonides, de Jacques Prévert, con poe­mas manuscritos ilustrados con 45 aguafuertes y aguatintas, y Jour­nal d’un graveur, con 54 puntas secas.
Recibe a finales de año el premio Liechten­stein.
En Barcelona el Cole­gio de Abo­gados pro­pone en enero ce­lebrar el Congrés de Cultura Catala­na. Las exposiciones vanguardistas son cotidianas. Se inaugura la Galeria G, en Barcelona, dedicada a los conceptuales. La Caixa de Barcelona convoca en abril la Pri­mera Bien­nal de Pintu­ra Contemporània, dedicada a artis­tas ­no onsagrados. Aparecen las revistas “Estu­dios Pro-Arte” y “Artes Plásticas”, dedicadas sobre todo a las últimas tendencias.
El 11 de julio se inaugura en Madrid la nueva sede del Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC) en la Ciudad Universitaria, dirigido desde enero por Carlos A. Aréan, que intentará pronto conectar con Miró y los artistas progresistas, pese a que la polémica y las críticas le acompañarán el resto de su breve mandato (hasta 1977); junto a la apertura un mes antes de la FJM son dos pasos fundamentales en la oferta museística de arte contemporáneo en España. Aparece la revista de arte “Guadalimar”, dirigida por Miguel Fernández-Braso, que dedicará mucha atención a Miró.


En España fraca­san los intentos de abrir la parti­cipación a nue­vos secto­res sociales, ante la insuficiencia del Estatuto de Aso­ciacio­nes que Arias presenta: no sólo es rechazado por la opo­sición, sino incluso por los reformistas más cerca­nos al régi­men (Areilza, Fraga, Cabanillas, Fernández Ordóñez...). Se declara el estado de excepción el 25 de mayo en Vizcaya y Guipúzcoa; y se recrudecen la oleada terrorista en el verano de 1975. El 27 de septiem­bre son ejecutados dos militantes de ETA y tres del Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico (FRAP). La opo­sición arrecia su lucha en la calle. Se constituye la Plataforma Democrá­tica en junio, que reúne a varios partidos opositores, y acto seguido las dos organizaciones más representativas, la Junta y la Plata­for­ma, exigen unos puntos mínimos: amnistía, libertad de partidos políticos, convocatoria de Cortes constituyentes. Un juez secuestra en agosto los sema­narios “Cambio 16”, “Destino” y “Posible”, de acuerdo con la nueva Ley Antiterrorista. Se completa la descolonización, con la evacuación del Sahara Occidental español en beneficio de Ma­rruecos y Mauri­tania, impelida por la Marcha Verde de 100.000 marroquíes.
Franco, tras una larga enfer­medad y agonía (desde el 15 de octrubre), durante la que cede sus poderes al príncipe Juan Carlos el 28 de octubre, muere el 20 de noviembre. El 22 se produce la coro­na­ción del rey Juan Carlos. El 25 se promulga un primer in­dulto de gran parte de los prisioneros polí­ticos. Se inicia una di­fí­cil transi­ción a la demo­cracia, primero con Arias Navarro como jefe de su segun­do go­bierno, que incluye reformistas como Fraga, Areilza y Garri­gues. Se promulga un in­dul­to específico para dirigentes sindicales. El 9 de diciembre en Barcelona se crea el Consell de Forces Polítiques de Catalunya, que aglutina once organizaciones de la oposición.
Después de una breve ofensiva comunista Vietnam se reunifica. Se firma la Acta de Helsinki por casi todos los países europeos, para la protección de los derechos humanos y las libertades.

1976.
Joan Miró reside en Palma, salvo una corta estancia de verano en Mont-roig y frecuentes via­jes a Barcelona y unas breves estancias de Miró en Gallifa para visitar a su amigo Artigas y trabajar con Joan Gardy, con quien continuará trabajando hasta 1977.
Viaja a París en junio y el 15 de junio vuelve a Palma para asistir al vernissage de la exposición <Joan Miró. 5 gravats més 1 portada. Acompanyant el poema “El Pi de Formen­tor” de Miquel Costa i Llobe­ra> en la Galeria 4 Gats, y el mismo día acepta la vicepresidencia del honor del Congrés de Cultura Catalana que le ofrece en este acto el presidente del Colegio de Abogados de Barcelona, Coll de Carreras.
El 18 de junio se celebra la inauguración oficial de la Fun­dación Joan Miró de Barcelona, con una exposición de 475 dibujos (1901-1975) selec­ciona­dos entre cinco mil dibujos donados por Joan Miró a la Funda­ción; asisten numerosos amigos (Sert, Calder, Maeght...). Los actos continúan los días 19 y 20.
El 11 de octubre se difunde el manifiesto del Comité Español de Solidaridad con el Pueblo Chileno, que pretende defender a los exiliados y presos chilenos, víctimas de la represión de Pinochet; Miró es uno de los firmantes.
Se inaugura el 23 de diciembre de 1976 el pavimento de cerámica del Pla de l’Os, en la Rambla Santa Mònica de Barcelona. Prepara el mural cerá­mico para el edificio IBM de Bar­ce­lo­na y proyecta el del Wilhelm-Hack Mu­seum de Ludwigshafen (RFA), que se apro­bará en 1978 y se rea­lizará en 1979 finalmente.
Realiza sus mejores vitrales, en colabora­ción con Charles Marcq, del taller Simon de Reims, con el que reali­zará nueve vitrales en total.
Realiza 26 aguafuertes y aguatin­tas para Le Marteau sans maître de René Char; cinco aguafuertes y una cubierta para la edición del poema El pi de Formentor de Cos­ta i Llo­bera. Tra­baja en estas y otras obras en su taller gráfico de Son Boter, con Joan Barbarà para los grabados y Da­mià Caus para las lito­grafías. Reina el color en estas obras, en una progre­sión cromática que había comenzado en 1948, tras el predominio anterior del color negro, evidente en la serie Barcelona. Realiza un cartel para Amnesty Interna­tio­nal y otro cartel de propaganda para el primer número del diario “Avui”, el primero en catalán después de la guerra civil, y otro para el Centre Excursionista de Catalunya, en colaboración con Subirachs, Gelabert, Tharrats, Roca-Sastre…
Mueren cuatro de sus amigos desde los años 20: Max Ernst (1 abril), Ray­mond Queneau (25 octubre), Ale­xander Cal­der (11 no­viembre) y Man Ray (18 o 23 noviem­bre); la muerte de Calder le afecta especialmente. También fallecen dos conocidos, el escritor y politico André Malraux (23 noviembre), con quien había colaborado en varias actividades oficiales; y Joseph Albers, un maestro de la abstracción en la Bauhaus, el Black Mountain College y Yale.
En Barcelona, en enero abre la Galería Trece en la su ter­cera etapa, totalmente orientada al arte contemporáneo; en marzo Manuel de Muga y su hijo Joan inauguran la Galeria Joan Prats, en el local de su sombrerería, con el apoyo de Miró; la Galeria Vinçon realiza exposiciones de los conceptuales, como Carles Pazos, y acciones. Otro foco alternativo es el Instituto Ale­mán.
En España la presión popular debilita al gobierno Arias. En enero y fe­brero estalla la mayor oleada huelguística desde la Guerra Ci­vil, llegando las protestas por primera vez a Baleares. Se produce una manifestación masiva en Barcelona el 8 de febrero, con el lema ALlibertad, Amnistia i Estatut d’Autonomia”. En marzo se unen la Junta Democrática y la Plataforma de Convergencia en un solo organis­mo de la oposición, la Coordinación Democrática, que pide la ruptu­ra política y la amnistía. Un encierro de artistas y artígrafos en el Palau de la Virreina pro­testa contra la nueva ley de cultura (marzo). En abril aparece el diario “El País”, abanderado de los sectores sociales más progresistas, y se celebra en Madrid el XXX Con­greso de UGT; también en abril se aprueba la ley de reunión y en junio la creación de partidos políticos. Pero la lentitud de las reformas y la represión enrarece la situación hasta que en julio el rey destituye a Arias Navarro y nombra primer ministro a Adolfo Suárez, un joven político del régimen, que lo desmontará desde dentro con acierto, al reunir parte de los programas de los reformistas y los rupturistas. Inmediatamente se proclama una amplia amnistia (julio) y se aprueba en septiembre el proyecto de Ley de Reforma Política que es aprovat en el referéndum de diciembre. El 11 de septiem­bre se celebra la Diada catalanis­ta en Sant Boi, con ochenta mil asisten­tes.
Se produce un golpe de estado militar en Argentina (marzo). Muere el presidente chino Mao Ze Dong (9 septiembre).

1977.
Joan Miró reside en Palma. Sólo pasa parte del verano (¿septiembre?) en Mont-roig. Via­ja a Barcelona (enero, marzo, julio, noviembre y ¿diciembre?), París y Chartres (mayo), Céret (julio). Realiza sus últimas y breves estancias en Gallifa.
Se hacen sólo unas pequeñas exposiciones, debido a la es­casez de obra original en los últimos años y apenas destaca la exposición de Céret mientras que son muy inferiores las muestras de Reus, Valen­cia y Manre­sa. El Consejo de Europa con­cede a la Fundación Joan Miró el Premio Especial de 1977.
El 13 de enero recibe la medalla del Mérito a la Vocación, en un acto en la biblioteca de la Fundación Joan Miró. Miró firma el 29 de enero un manifiesto de apoyo a Josep Tarradellas, presidente de la Generalitat en el exilio, y de restablecimiento de ésta: “Hacemos nuestro el llamamiento del presidente Tarradellas, por la unidad de todos los catalanes a su alrededor, con el objetivo de obtener los derechos de Cataluña”. Miró estrecha sus relaciones políticas, tanto con Josep Tarra­dellas, presidente de la Generalitat restaurada en Catalu­ña, como con Pío Cabanillas, ministro de Cultura de España. Se le concede el 30 de abril la Medalla de Oro del Trabajo, concedida por el Ministerio de Trabajo. El 30 de noviembre acepta el ofrecimiento del ministro Pío Cabanillas de la presidencia del Patronato del Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC) y del Centro de Investigaciones de Nuevas Formas Expresivas.
Se publica el libro de conversaciones con Georges Rai­llard, Ceci est la cou­leur de mes rêves.
En diciembre Miró asiste en la Galeria Ignacio de Lassaletta de Barcelona a la inauguración de una exposición (diciembre 1977-enero 1978) del libro de Rafael Alberti Poemas y retornos, junto a los gouaches y litografías de Antoni Tàpies que lo ilustran (probablemente también asiste a la exposición coetánea de éste en la Galeria Maeght); le acompañan Alberti, Tàpies y Juana Mordó, en cuya galería madrileña también se presentan estas obras.
Se instala el mural mosaico Personajes y pájaros (7 x 13 m) en la Univer­sidad de Wichita (Kansas, EE UU)­.
Realiza, con Josep Royo, un gran tapiz, el mayor hasta entonces (11 x 6 m), para la National Gallery de Washington, que se presenta el 14 de octubre en la FJM.
Pinta en Sant Esteve de Palautordera, entre el 25 y el 30 de marzo, el material escenico (dos telo­nes, máscaras y las marionetas gigantes de los perso­najes) de Mori el Merma, espec­táculo de la compañía La Cla­ca, de acuerdo a las ilustraciones de Miró para Ubu Roy, con un fuerte conte­nido de crítica política a Franco. En esta época, coincidiendo con una exposición suya en Jerusalén, el Ayuntamiento de esta ciudad intenta que Calder (instala un stabile) y Miró (su enfermedad frustra el proyecto) donen esculturas monumentales.
Miró colabora en “Nadal en el subterrani”, una actividad organizada por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona, en la que una veintena de artistas catalanes ─Tàpies, Guinovart, Esther Boix…─ sitúan unos plafones artísticos en un gran vestíbulo de la Estación de la Universidad del Metro barcelonés, desde el 17 al 27 de diciembre.
Muere su amigo Jacques Prévert (11 abril).
El 31 de enero se inaugura la nueva sede parisina del MNAM, en el Centre Georges Pompidou, con una excelente colección de mirós; comienza con una retrospectiva de Marcel Duchamp y entre el 1 de junio y el 19 de septiembre presenta la magna exposición *<París-Nueva York>. Sert acepta en mayo la oferta del alcalde de Palma de Mallorca de presidir el jurado del concurso de proyectos del Parc de la Mar; recibe igualmente el Primer Premio Internacional de Arquitectura del Colegio de Arquitectos de Boston, por el edificio de la FJM de Barcelona.
Se consagran los nuevos artistas catalanes en los principales museos y galerías de Pa­rís, Nueva York... Mi­ralda, Muntadas y Zush expo­nen en junio en la VI Documenta de Kassel; Garcia Sevilla, J. Pa­blo i J. Miralles (la comisaria es Victòria Combalía) en la X Biennale des Jeunes de París. En Ibiza se realizan en junio los actos finales del Àmbit d’Arts Plàstiques del Congrés de Cultura Catalana, con un manifiesto redactado por el crítico Tomàs. Llorens, con la colabo­ración de T. Camps y J. Dols Rusiñol. Miró es invitado pero no puede acudir. En diciembre se celebra, con el apoyo de Ferrán Cano, la primera exposición de los jóvenes artistas mallorquines en Barcelona, concretamente Neó de Suro en la Galeria Mec Mec, que acababa de presentar una exposición de Ja­vier Mariscal <Gran Hotel>.
La reforma democrática avanza con éxito en España. En marzo se proclama una amnistía salvo para delitos de sangre, y en abril la legaliza­ción del partido comunista y el retorno de exilia­dos. En las elecciones generales del 15 de junio, las primeras democráticas desde 1936 en España, gana el partido de Unión del Centro Democrático (UCD) dirigido por Suárez. En Cataluña gana la izquierda: el 11 de sep­tiem­bre se celebra una entusiasta Diada nacional en Barcelona, con casi un millón de asisten­tes y el 23 de octubre se res­table­ce la Generalitat provisional, con Tarradellas de presiden­te. Finalmente se firman los Pactos de la Moncloa entre las más importantes fuerzas políticas, lo que estabiliza la situación social y económica del país.

1978.
Joan Miró reside en Palma. Parece que por primera vez no viaja a Mont-roig durante el verano. Realiza viajes al menos a Madrid (29 abril a 4 mayo), Barcelona (junio) y París (noviembre).
Durante el viaje a Madrid asiste a una gran exposición suya y otra de Sert en el Museo Español de Arte Contemporáneo (MEAC); por estas fechas, Miró dona una versión de la escultura Madre Ubú (1976, titulada en Madrid Mirando a Cataluña) al Mu­seo de Escultura Abstracta en el Paseo de la Cas­tellana, al aire libre, que el Ayuntamiento de Madrid había inaugurado en 1972, sufriendo pronto un conflicto por su censura a una obra de Chillida, resuelta en 1979 por fin.
En febrero la BBC comienza a grabar en Palma y Barcelona un docu­mental sobre Miró entrevistado por su amigo Roland Penrose.
La obra tea­tral Morí el Merma, de la compañía tea­tral La Claca, con esce­nografía de Miró, con­cebi­da por Joan Baixas y Teresa Cala­fell, se estre­na el 7 de marzo en el Tea­tro Principal de Pal­ma, y se representa­rá en el Liceo de Bar­celo­na (7-12 junio, una sesión diaria a las 22.30), Berlín, Roma, Bel­gra­do, Cen­tro Geor­ges Pompi­dou de Pa­rís (fina­les de sep­tiembre) y en la Fon­da­tion Maeght, más otras dos gi­ras, la última en 1988.           
Gana el Premio Internacional “Antonio Feltrinelli”, otorgado por la Academia Nazionale del Lincei Lei (críticos de arte italianos), el primer español en recibirlo.
Miró ilustra con un dibujo la portada del Cuaderno-78 de Santos Torroella (1978).
Hacia el 6 de agosto, una mañana, al salir de su es­tu­dio­ de Palma, sufre un desvanecimiento por el calor y al caer por la escalera se lesiona. Se repone al poco tiempo, pero desde en­ton­ces su sa­lud físi­ca disminuye rápida e imparable­mente, sobre todo por una afección­ de cir­culación en las pier­nas, lo que irá re­percu­tiendo en una dis­minución de su acti­vi­dad ar­tísti­ca. En esos días Miró tiene 85 años y escribe: “8 + 5 = 13, je m’en vais...”
El alcalde de Palma le concede la Medalla de Oro de la ciudad el 3 de septiembre. El Ministerio de Asun­tos Exte­rio­res le concede la Gran Cruz de Isabel la Católi­ca, que Miró re­cibe en la inau­gura­ción de su exposición en la Llot­ja de Pal­ma, el 4 de sep­tiem­bre, de manos del rey Juan Carlos I. El mismo día, la Generali­tat de Ca­taluña le concede la Medalla de Oro. Se suceden varias exposicio­nes antológicas en Madrid, Palma, Pa­rís y Lon­dres. También en septiembre se celebra una muestra de homenaje a Miró en el Palau Solleric de Palma, *<Homenaje a Miró>, organizada por Serra, con obras sobre papel de 218 artistas, e inaugurada por los Reyes de España.
Se intala en París en noviembre el grupo escultórico Couple d’a­moureux aux jeux de fleurs d’amandiers (Pareja de enamorados con juego de flores al almendro) de 12 m de alto, en la plaza del barrio de la Dé­fen­se.
Miró dona 80 dibujos al MNAM de París, después de una antológica de aquéllos, en su nueva sede del Centre Georges Pompidou, abierta este año. Ilustra con unas tintas la revista “Argile”, nº 18 (invierno 1978-1979), dirigida por Claude Esteban y editada por Maeght; en este número cuenta con textos de Pascal Quignard, Homero Aridjis, Philippe Jaccottet, Charles Juliet, Claude Esteban, Vera Linhartova, Christian Guez Ricord y John Donne.
Miró ofrece do­nar tres vitra­les a la Cate­dral de Pal­ma de Mallorca, por mediación de Serty y a instancia de Baltasar Coll, director del Museo Catedralicio; pero el Cabil­do de la Seu re­chaza en 1979 la ofer­ta de Miró y cuando finalmente cede en 1981 la mala salud del artista le impedirá realizarlos.
Mueren el artista Chirico (20 de octubre), con quien tuvo cierta relación en los años 20, y su cineasta más admirado, Charles Chaplin (25 de diciembre), de quien fue amigo desde los años 60.
En octubre de 1978 la Escola de Belles Arts de Barcelona pasa ser Fa­cultad, camb­iando el plan de estudios, dando más importancia al mundo de la imagen y a los aspectos teóricos. La FJM, con el soporte de Miró, apoyará con sus exposiciones este cambio de rumbo. Garcia Sevilla renuncia al conceptualismo y gana el segundo premio de la II Biennal de Pin­tura Contemporània de Barcelona, con la o­bra Pintura.          
El 19 de marzo las islas Baleares consiguen la preautonomía, con un Consell presidido por Albertí. Se aprueba en referéndum la Constitución española (6 di­ciembre), lo que marca la consolidación del sistema democráti­co, y Miró se entusiasma con el evento.
Muere sucesivamente en poco tiempo los papas Pablo VI y Juan Pablo I, y es elegido Papa el cardenal polaco Karol Woitila con el nombre de Juan Pablo II, que seguirá una política contradictoria: conservadora en el plano organizativo y moral, y progresista en el ecuménico.

1979.
Joan Miró reside en Palma. Visita por última vez el pueblo de Montroig, el 29 de abril, para un home­naje, y es posible que volviera unos días en octu­bre sólo a la masía para una última estancia. Via­ja a Barcelona al menos una vez en oc­tubre, y a París poco después de su visita a Barcelona, pa­ra tra­bajar con el vi­drie­ro Charles Marcq, siendo la última ocasión en que viaja a Francia. El 2 de octubre es inves­tido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Barcelona, don­de se pronun­cia un impor­tante dis­curso de compromiso políti­co-cultural, La responsabilidad del artista, pero él no ha­bla en pú­blico, por su agotamiento.
Es un año de rela­tivo des­canso crea­tivo, ya que con un traba­jo moderado in­ten­ta repo­ner­se de las consecuencias de la caída del septiembre del año an­te­rior. Pero en noviembre sufre un ataque al cora­zón, que se mantiene en secreto (se habla de un impor­tante cansan­cio fí­si­co) y le obli­ga a un reposo comple­to: deja de bajar a su estu­dio; a par­tir de entonces acostum­bra dibujar en una pe­queña habitación situada cerca de su dor­mi­to­rio. Esto frustra un viaje a EE UU, que hubiera sido el octavo.
Se crea la Fundación Pilar i Joan Miró de Palma de Mallor­ca, con la donación de los talleres de Miró en Son Abrines y Son Boter.
Prosigue la co­laboración con el vidriero Charles Marcq y se inaugura el 7 de julio un vitral de la Fondation Maeght (2 x 7,20 m) y el 22 de septiembre los tres vitrales para la Capi­lla Real de Saint-Frambourg-de-Senlis, encargados por la Fonda­tion Gyorgy Cziffra para su gran sala de actos culturales; los otros cinco se realizan en 1986-1987.
Ilustra con aguafuertes y aguatintas el libro Miranda, la Spirale y Passage de l’Égyptienne, de André Pieyre de Mandiar­gues. Destacan las exposiciones retrospectivas de Ginebra y la triple en la Toscana: Flo­rencia, Siena y Prato. Rosa Maria Malet publica el primer catálogo de los fondos de la FJM.
Fallece Sonia Delaunay (5 de diciembre), a la que había conocido en Barcelona en 1917 y posteriormente en París.
El Espai 10 de la FJM expone a destacados artistas conceptuales.


En España el 3 de marzo la UCD vuelve a ganar las elecciones generales. El 1 de abril la izquierda, especialmente el PSOE, triunfa en la mayoría de las ciudades del país. Miró mantiene buenas relaciones tanto con la UCD como con el PSOE, lo que facilita sus proyectos de estos años: las dos fundaciones, los encargos de obras monumentales.
El 25 de octubre se aprueba en referéndum el Estatuto de Autonomía de Cataluña. La crisis económica se recrudece en todo el país.
EE UU y URSS acuerdan limitar sus armas estratégicas. Estallan sendas revoluciones en Irán y Nicaragua. Se produce la invasión soviética de Afganistán.

1980.
Joan Miró reside en Palma. Ya no viaja a Mont-roig y París, pero sí aún a Barcelona, donde su hermana Dolors Miró Ferrà fallece el 15 de mayo a los 83 años y donde mueren también sus grandes amigos Sebastià Gasch (9 diciembre) y Llo­rens Artigas (11 diciembre). Viaja también a Madrid (su último viaje a la capital), don­de el Rey le impone el 6 de oc­tubre de 1980 la Medalla de Méri­to de las Be­llas Artes en su cate­goría de oro, inaugura una plaza con su nom­bre en un acto pre­sidi­do por el alcalde Tierno Gal­ván y el gran mural cerámico del Pala­cio de Con­gre­sos y Exposiciones de Madrid, aparte de asistir a un homenaje organizado en Madrid por la galería Theo.
Dona dos esculturas a la ciudad de Pal­ma. Celebra exposi­ciones retrospectivas en el Museo de Arte Mo­derno de México y en el Museo de Bellas Artes de Caracas. Una expo­sición itinerante de pin­turas y dibujos pasa por varias ciudades de Japón.
Fallece un escritor norteamericano amigo suyo, Henry Miller (7 de junio).
La XL Bienal de Venecia consagra la transvanguardia de los italianos Sandro Chia, Francesco Clemente, Enzo Cucchi, Nicola de Maria y Mimmo Paladino, y sus cercanos neoexpresionistas alemanes Georg Baselitz y Anselm Kiefer, todos ellos influidos al menos en parte por Miró.
En 1980 se abre Metrònom en la calle Berlinès (hasta su cambio en 1984 a un nuevo local junto al mercado del Born), un centro artístico fundado por el coleccionista Rafael Tous, que será un refugio para los artistas alternativos o conceptuales de los años 1980-1983; la muestra inaugural, *<Tramesa postal/Mail art>, reúne 2.000 obras de ar­tistas de todo el mundo, entre los que abundan los mallorquines como el grupo Neó de Suro. Miralda organiza en la galería Joan Prats <Mona a Bar­celona>, con la ayuda de 21 pasteleros. Lluís Utrilla publica Cròniques de l’era concep­tual, que fluctúa entre el balance objectivo y el recuerdo desen­cantado de unas experiencias todavía recientes: las últimas tendencias se están aburguesando.
En España comienza el desmoronamiento interno de la UCD y la crisis económica y social continúa. ETA aumenta su presión terrorista. El 20 de marzo hay elecciones al Parlamento en Cataluña, que gana la coalición centrista Convergència i Unió y el 9 de mayo Pujol forma su primer gobierno como presidente de la Ganeralitat. Esta mantiene buenas relaciones con Miró, como lo había hecho en la etapa de Tarradellas. El paro aumenta espectacularmente en Cataluña.
Se funda el sindicato Solidaridad en Polonia. Reagan gana las elecciones en EE UU.

1981.
Joan Miró reside en Palma, con ocasionales y muy breves viajes a Barce­lona, el último en diciembre, después del cual ya no sal­drá de Mallorca.
Su sociedad-marchante en Europa la forman desde este año Daniel Lelong, Jacques Dupin y Jean Fremon, con galerías en París y Zúrich, mientras que en Nueva York sigue Pierre Matisse como su representante.
Se le concede la Medalla de Oro de la Genera­litat.
En los tres últimos años de su vida Miró dona nume­rosas obras, de­seoso de que tengan obra suya los principales museos o insti­tucio­nes que juzga importantes. El 7 de marzo se firma el acuerdo de donación de los es­tu­dios de Miró en Palma a favor de la Ciudad.
El 20 de abril se inaugura la escultura monumental Miss Chicago (12 m. altura) en la Bruswick Square de Chicago.
El 25 de septiembre se estrena en el teatro La Fenice de Venecia el ballet-pantomima Miró: L’Ucello Luce, encargado por Luigi Carlucci, director de la Bienal de Venecia, con vestuario y decorados de Miró (basados en su proyecto Ariel de 1934-1935, retomado desde 1964 en el frustrado L’Oeil-Oiseau), texto de Dupin, música de Sylvano Bussotti, coreografía de Josseph Russillo; en enero de 1982 se presenta en Florencia.
El 6 de noviembre se inauguran en las calles de Palma, tras largos años de deba­te, dos es­culturas de bronce, Monumento (1970), en la Plaza Pío XII, y Person­aje (1971), en la calle Conquistador.
En noviembre trabaja en Palma en el proyecto de la es­cultura de 22 m del Parc de l’Escorxador de Barcelona; termina los esbozos y el 23 de noviembre viaja por última vez a Bar­ce­lona, donde quie­re con­cluir 50 escul­turas de bron­ce. También visita a prin­ci­pios de di­ciem­bre la expo­sición anto­lógica de Llo­rens Arti­gas en el Pa­lau de la Virreina.
El 17 de diciem­bre vuelve exhausto a Pal­ma, donde planea des­cansar unos días ants de reanudar su labor, pero durante la noche del 22-23 sufre una trombosis, derivada durante el día siguiente en una grave apo­ple­jía que pone punto final a su capa­cidad crea­tiva.
Fallece un conocido enemigo suyo, el escritor catalán Josep Pla (23 abril). Muere su amigo y marchante Aimé Maeght (5 septiembre), aunque continúa su relación con los colaboradores de éste, Lelong y Dupin.
El 25 de octubre, coincidiendo con el centenario de Picasso, se inaugura la instalación del Guernica en el Casón del Buen Retiro, dependiente del Museo del Prado; Miró escribe una pequeña nota de celebración en “El País”.
La situación política, económica y social se complica en España. La UCD acrecienta su descomposición interna y Suárez dimite de presidente del Gobierno en enero. Mientras se dan los pasos constitucionales para su sustitución por Leopoldo Calvo Sotelo, el 28 de febrero unos militares y miembros de la ultraderecha lanzan un fracasado golpe de estado contra la democracia, frenado gracias al rey Juan Carlos y la lealtad de la mayoría de las Fuerzas Armadas.
En China los maoístas pierden el poder y comienza un proceso de reformas hacia el capitalismo. El socialista Mitterrand alcanza la presidencia de Francia.

1982.
Joan Miró pasa la mayor parte del año 1982 en su casa de Son Abri­nes, sufrien­do por los efectos de su apoplejía del año anterior, sumi­do en una terrible depresión y casi sin hacer nada, salvo algunos esbozos infructuosos.
En enero le ponen un marca­pasos en su corazón. Sert, su último gran amigo vivo, le visita por última vez, antes de morir el año siguiente.
En abril se queda temporalmente cie­go, lo que agrava su de­presión, hasta que es ope­rado con éxito de cata­ra­tas el 2 de julio por un emi­nente ocu­lis­ta, el doctor Cas­trovie­jo. Desde el mes de agosto puede vol­ver a ver, aun­que sigue sin realizar activi­dad artís­ti­ca alguna. No se resigna a morir: quie­re exponer en Chi­na (‹‹allí está el fu­tu­ro›› dice) y pre­servar su obra de fal­si­fica­dores y es­pe­cula­dores.
Se inaugura en el centro de Houston el 20 de abril la escultura monu­mental Personaje y pájaro, cuya maqueta dona al Houston Museum of Fine Arts, coincidiendo con su antológica <Mi­ró in America>.
Se inaugura en el Parque del Es­corxa­dor de Bar­ce­lona (24 junio) la escultura Dona i Ocell (Mujer y pájaro), donada por el artista a la ciudad; el éxito de crí­tica es casi unáni­me, aunque algunas voces le acusan de provocador e incluso pornógrafo.
Para el Campeonato Mundial de Fútbol que se celebra en España en el verano de 1982 el Comité Organizador encarga 14 carteles a artistas españoles y extranjeros: Miró (que cede un diseño anterior), Adami, Alechinsky, Arroyo, Bury, Chillida, Saura, Tàpies...
Muere su amigo Louis Aragon (24 de diciembre). En 1982 en la Documenta de Kassel triunfa la transvanguar­dia italiana y el neoexpresionismo alemán.
En España el PSOE gana las elecciones generales de noviembre y Felipe González preside el nuevo gobierno.
Estalla la guerra de las Malvinas entre Argentina y Gran Bretaña, y la derrota de la primera precipita el final de su dictadura. En la URSS se inician un proceso de cambio marcado por los fallecimientos sucesivos de sus líderes Breznev (1982), Andropov (1984) y Chernenko (1985), dando paso al liderazgo de Gorbachov, que iniciará las reformas que llevarán a la caída del bloque soviético en 1989 y la desaparición de la URSS en 1991.

1983.
Joan Miró reside en Palma, de la que no se mueve.
Josep Lluís Sert fallece el 15 de marzo, seis meses después de su último encuentro con Miró, y le entie­rran en Ibiza; Miró aumenta su ánimo depresivo al enterarse.
Cumple 90 años el 20 de abril y se celebran diferentes actos de homena­je por los Ayuntamientos de Barcelona y Palma, pero debido a su quebrantada salud no puede participar en ellos, así como tampoco puede ya votar en las elecciones del 8 de mayo, y durante estos festejos, el 19 de abril se inaugura la escultura Mujer en la planta baja del Ajuntament de Barcelona.
Se celebran exposiciones en numerosas ciudades extranjeras y en la Sala Pelaires de Palma. La Universidad de Murcia le nombra el 2 de mayo Doc­tor “Honoris Causa”. Recibe el Premio Universalia-82, en junio, conce­dido por me­dios de comunica­ción de Terrassa. Es nombrado Socio de honor de la Fe­de­ración de Clu­bes de Ami­gos de la UNES­CO. Se le conce­de en di­ciembre la Meda­lla de Oro al Mérito Tu­rístico. En julio se instala en el Parc de la Mar de Palma de Mallorca un mural cerámico, realizado por Lluís Castaldo por encargo del Ayuntamiento de Palma, basa­do en el cuadro Para David Fernández Miró (1964).
Muere otro amigo suyo, el cineasta surrealista Luis Buñuel, el 29 de julio.
El último acto político de Miró es el 1 de octubre de 1983, cuando firma un comunicado de soli­da­ri­dad con la manifes­tación ecologista en con­tra de la urbanización de Es Trenc en Mallorca.
En noviembre su colaborador Josep Royo le visita en Palma y Miró se despide de él con un ‹‹para siempre››, previendo su pronta muerte. Su salud se com­plica a principios de diciembre: in­ternado cinco días en la clínica Femenías, regresa a su hogar, ya desahu­ciado, donde muere el domingo 25 de diciembre. Su fallecimiento causa de inmediato una conmoción en el mundo de la cultura. Se celebra su funeral el 28 y se le entierra el 29 en el cementerio de Montjuïc, en Barcelona, donde su tumba mira al mar y hacia Mallorca.
El gobierno socialista español promueve reformas en numerosos sectores. Las fuerzas políticas de derecha, Alianza Popular (AP) y Unión Mallorquina (UM), ganan las elecciones regionales de Baleares y se forma un gobierno presidido por Cañellas (AP).
El demócrata cristiano Kohl gana la cancillería alemana, desde la que promoverá decisivamente la unidad europea.

Antonio Boix, en Palma de Mallorca (10-VIII-2011).

Este texto es una versión para blog de la monografía de Boix Pons, Antonio. Cronología biográfica de Joan Miró (1893-1983).  “Octopus” RDCS, nº especial (verano 2011) 4-118.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada